Problemas de Salud de México, NO se Resuelven con Impuestos

Educar con impuestos o peor aún, pretender resolver un problema de salud como la obesidad, mediante una carga tributaria no es de las mejores decisiones que puede tomar un gobierno y es precisamente lo que busca el poder ejecutivo federal con su iniciativa de reforma fiscal, aseguró el presidente del Parlamento Ciudadano de México Capitulo San Luis Potosí Jaime Chalita Zarur.
La propuesta de reforma al IEPS aprobada, que grava de manera ambigua las botanas, mejor conocidas como comida chatarra, definitivamente no es la forma para abatir el problema de obesidad que padece el país, cuando el problema se basa en mala alimentación por la escases de recursos para acceder a una dieta balanceada.
Chalita Zarur lamentó que el Presidente de la República llegue al final de su gestión dándose cuenta de que esa no era la forma más adecuada para combatir un problema de salud, que quizá desemboque en muchos otros problemas como la desnutrición, ya que para algunas familias ese es la única fuente de alimento con la que cuentan debido a su nivel de ingresos.
Reconoció que es difícil crear una política fiscal que pueda beneficiar a toda la ciudadanía, pero las reformas para obtener dinero no pueden tener una excusa de ese tipo, debe haber otros mecanismos mucho más interesantes, coherentes  para educar y resolver problemas de salud, programas fiscales que eviten todo un laberinto burocrático para quienes pagan impuestos y motive a los que no pagan a una regularización pero sobre todo dejar la informalidad para acceder a programas de beneficio mutuo.
Ahora ya tenemos un problema de salud pública, en el futuro próximo, si no se hace nada, también será un problema de finanzas públicas, pues nuestro presupuesto se tendría que dedicar en gran proporción a curar enfermedades causadas por la obesidad y el sobrepeso.
El presidente del Parlamento Ciudadano comentó que esta excusa, pudo haber iniciado como herramienta de las tantas que se tienen que desarrollar para el combate a ese problema, de los altos niveles de obesidad en el país, fundamentalmente en la población infantil, sin embargo parece que otros actores políticos encontraron en ella un motivo más para sangrar nuestro bolsillo.
No se puede tampoco desestimar que el gobierno federal inició ya una campaña contra las bebidas endulzadas, contra las grandes marcas refresqueras no solo del país, sino los monstros corporativos que son, enfrentamiento que no debe parecer castigo pero a la industria sino que, debe ser una medida que disminuya la ingesta de este tipo de productos, en un país que se encuentra dentro de los 3 mas grandes consumidores del mundo.
El galeno también hizo mención de que será difícil combatir estos productos, a los que se les intentó llamar de bajo nivel nutrimental, pero que hasta las papas fritas, panecillos y todo tipo de golosina,  finalmente tiene un valor dentro de la dieta alimenticia.
No se puede menospreciar la idea de que se trata de un impuesto peculiar, dentro de la realidad que vivimos como país en vías de desarrollo que de ocupar el lastimoso primer lugar en obesidad infantil y adulta, mientras que la industria de las sabritas, submarinos y refrescos de cola tienen ganancias multimillonarias a costa de la salud pública.
Finalmente Chalita Zarur consideró que estamos pagando las consecuencias de no educarnos en una alimentación sana, de la permisividad de nuestras autoridades que permiten la venta de todo tipo de productos, sin regulación, sin revisión y peor aun sin una advertencia de consumo.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.