La OMS Pide una Acción Mundial Contra la Sepsis, Mata a 1 de Cada 5 en el Mundo

El primer informe mundial de la Organización Mundial de la Salud encuentra que el esfuerzo por abordar millones de muertes y discapacidades debido a la sepsis se ve obstaculizado por graves lagunas en el conocimiento, particularmente en los países de ingresos bajos y medianos. Según estudios recientes, la septicemia mata a 11 millones de personas cada año, muchos de ellos niños e inhabilita a millones más.

¿Qué es la sepsis?

La sepsis o septicemia es una afección médica grave, causada por una respuesta inmunitaria fulminante a una infección. El cuerpo libera sustancias químicas inmunitarias en la sangre para combatir la infección. Estas sustancias químicas desencadenan una inflamación generalizada, la cual produce coágulos de sangre y fugas en los vasos sanguíneos. Como resultado, se altera la circulación sanguínea lo que, a su vez, priva a los órganos de nutrientes y oxígeno, y causa daños en los órganos.

En casos graves, se presenta insuficiencia de uno o varios órganos. En los peores casos, la presión sanguínea disminuye, el corazón se debilita y el paciente se precipita a un choque septicémico. Una vez que esto sucede, varios órganos (los pulmones, los riñones, el hígado) pueden dejar de funcionar rápidamente y el paciente puede morir.

La sepsis es uno de los mayores desafíos en los hospitales, en donde es una de las principales causas de muerte. También es uno de los principales motivos por los que las personas deben reingresar en el hospital. La sepsis se presenta de modo imprevisible y puede avanzar rápidamente.

¿Qué causa la sepsis?

Hay muchos tipos de microbios que pueden causar sepsis, entre ellos, bacterias, hongos y virus. La mayoría de los casos de sepsis son causados por infecciones bacterianas, pero pueden resultar de una complicación de otras infecciones, incluidas las infecciones virales, como el COVID-19 o la influenza.

A menudo, los casos graves de sepsis son el resultado de una infección generalizada que se propaga por todo el cuerpo a través del torrente sanguíneo. En algunos casos, no se puede detectar la infección en el torrente sanguíneo y los médicos recurren a otra información, como la temperatura corporal y el estado mental, para diagnosticar la sepsis.

Con frecuencia, la sepsis es el resultado de infecciones en los pulmones, el estómago, los riñones o la vejiga. A veces, la sepsis puede ocurrir en personas que no sabían que tenían una infección.

La OMS menciona en un comunicado de prensa que existe una necesidad urgente de mejores datos. La mayoría de los estudios publicados sobre sepsis se han realizado en hospitales y unidades de cuidados intensivos en países de ingresos altos, lo que proporciona poca evidencia del resto del mundo. Además, el uso de diferentes definiciones de sepsis, criterios de diagnóstico y codificación del alta hospitalaria hace que sea difícil desarrollar una comprensión clara de la verdadera carga global de la sepsis.

“El mundo debe intensificar urgentemente sus esfuerzos para mejorar los datos sobre la sepsis para que todos los países puedan detectar y tratar esta terrible condición a tiempo”, dice Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS. «Esto significa fortalecer los sistemas de información sanitaria y garantizar el acceso a herramientas de diagnóstico rápido y una atención de calidad, incluidos medicamentos y vacunas seguros y asequibles».

La sepsis ocurre en respuesta a una infección. Cuando la sepsis no se reconoce a tiempo y no se trata con prontitud, puede provocar un choque séptico, insuficiencia orgánica múltiple y la muerte. Los pacientes que están críticamente enfermos con COVID-19 grave y otras enfermedades infecciosas tienen un mayor riesgo de desarrollar sepsis y morir a causa de ella.

Incluso los sobrevivientes de sepsis no están fuera de peligro: solo la mitad se recuperará por completo, el resto morirá en 1 año o sufrirá discapacidades a largo plazo.

Una complicación grave de la infección.

La sepsis afecta de manera desproporcionada a las poblaciones vulnerables: recién nacidos, mujeres embarazadas y personas que viven en entornos de bajos recursos. Aproximadamente el 85,0% de los casos de sepsis y las muertes relacionadas con la sepsis ocurren en estos entornos.

Casi la mitad de los 49 millones de casos de sepsis cada año ocurren entre niños, lo que resulta en 2,9 millones de muertes, la mayoría de las cuales podrían prevenirse mediante un diagnóstico temprano y un tratamiento clínico adecuado. Estas muertes suelen ser consecuencia de enfermedades diarreicas o infecciones de las vías respiratorias inferiores.

Las infecciones obstétricas, incluidas las complicaciones posteriores al aborto o las infecciones posteriores a una cesárea, son la tercera causa más común de mortalidad materna. A nivel mundial, se estima que por cada 1000 mujeres que dan a luz, 11 mujeres experimentan disfunción orgánica grave relacionada con infecciones o la muerte.

El informe también encuentra que la sepsis con frecuencia es el resultado de infecciones adquiridas en entornos de atención médica. Aproximadamente la mitad (49%) de los pacientes con sepsis en las unidades de cuidados intensivos adquirieron la infección en el hospital. Se estima que el 27% de las personas con sepsis en los hospitales y el 42% de las personas en las unidades de cuidados intensivos morirán.

La resistencia a los antimicrobianos es un desafío importante en el tratamiento de la sepsis, ya que complica la capacidad de tratar infecciones, especialmente en infecciones asociadas a la atención médica.

Mejorar la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de la sepsis

La mejora del saneamiento, la calidad y disponibilidad del agua y las medidas de prevención y control de infecciones, como la higiene adecuada de las manos, pueden prevenir la sepsis y salvar vidas, pero deben ir acompañadas de un diagnóstico precoz, una gestión clínica adecuada y el acceso a medicamentos y vacunas seguros y asequibles. Estas intervenciones podrían prevenir hasta el 84% de las muertes de recién nacidos debido a la sepsis.

Por eso, la OMS insta a la comunidad mundial a:

Mejorar los diseños de estudios sólidos y la recopilación de datos de alta calidad, especialmente en países de ingresos bajos y medianos.

Ampliar la promoción mundial, la financiación y la capacidad de investigación de la evidencia epidemiológica sobre la verdadera carga de la sepsis.

Mejorar los sistemas de vigilancia, comenzando en el nivel de atención primaria, incluido el uso de definiciones estandarizadas y factibles de acuerdo con la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-11), y aprovechando los programas y redes de enfermedades existentes.

Desarrollar herramientas de diagnóstico rápidas, asequibles y apropiadas, en particular para los niveles de atención primaria y secundaria, para mejorar la identificación, vigilancia, prevención y tratamiento de la sepsis.

Involucrar y educar mejor a los trabajadores de la salud y las comunidades para que no subestimen el riesgo de que las infecciones evolucionen hacia la sepsis y para buscar atención médica de inmediato para evitar complicaciones clínicas y la propagación de epidemias. / Ginebra / 8 de septiembre de 2020.