Primero yo, luego yo

Que ingenuos son los políticos cuando piensan que sus aliados los defenderán a capa y espada en todo momento, aún cuando cada quien toma su rumbo, pues, cuando tienes la soga al cuello es mejor protegerte sin importar cuánto dañes a los demás.

Esta semana explotó un “secreto” más del expresidente de México tras la denuncia interpuesta por Emilio Lozoya ante la Fiscalía General de la República (FGR) por presuntos actos de corrupción de Peña Nieto vinculados a Odebrectch, acto que refleja el miedo de sentencia de Lozoya cuando era su único camino…la cooperación con autoridades.

Aquel político que defendieron y que fue orgullo priísta a nivel estatal y luego federal ya no existe más, ahora se ha convertido en una amenaza más para el partido que perdió tanto campo y privilegios para gobernar.

Su trayectoria corrupta sigue creciendo y, en una forma rápida de escape, han buscado deslindarse de una vergüenza más, en la que tanto Lozoya como el partido, tuvieron que participar.

Un partido que busca restaurarse para combatir en próximas elecciones desconoce a un priísta que ganó una elección presidencial, absurdo pensar que no estaban enterados de los sobornos de campaña cuando es la propia estructura la encargada de movilizarse para lograr una victoria electoral.

Cuando los logros son alcanzados todos pelean por ganar la admiración y reconocimiento de los demás, cuando algo sale mal, huyen para no perder más. Así son los partidos políticos en México.

Aunque buscan no ser arrastrados por las malas decisiones de los demás, ya no pueden ocultar la grieta que tiene su estructura y más aún, su falta de credibilidad.

Y así van todos los partidos, sin reconocerse entre unos y otros para no terminar mal, claro ejemplo fue Morena en su campaña electoral. Porque cuando existe otro ideal o una mala administración es fácil desconocer.

Esta semana el país se ha enterado de sobornos incluso para la aprobación de la reforma energética, cosa que ya no sorprende porque la corrupción no es sólo de partidos, es de la sociedad en general; el hartazgo por el PRI remueve sentimientos al saber sobre más actos de corrupción; pero ¿qué pasa cuando otro partido lo hace también?

Así sea por sobornos o amenazas, la política de México sigue girando, la diferencia es que ahora con otro partido al frente, porque de eso se basan las acciones desde nivel municipal hasta estatal.

Veamos que reacción seguirá teniendo el “Primero yo, luego yo”, porque esa mentalidad expondrá a más y a más pero nadie se escapará. Esta semana fueron pasadas administraciones, tal vez el día de mañana aliados de MORENA también se protegerán, tenemos el antecedente de las renuncias de elementos del gabinete presidencial, todo tiene trasfondo, no solo es un disgusto por no concordar.

YULISSA CEDILLO GUADARRAMA / La Nacional / Toluca, Edo Mex. / Agosto 14 de 2020.

Twitter:@Yulicg19

Si desea suscribirse a nuestro canal de Telegram, sólo de click aquí!