Tiempo sin vernos

Como todas las catarsis, en ésta me alcanzó el estado de shock, un estado que me impidió escribir, pensar claramente, volvernos a ver.

Es bien sabido por lo que estamos atravesando como humanidad y toda la incertidumbre por la que pasamos, hemos atravesado momentos históricos que si se los contáramos a nuestros antecesores difuntos no lo creerían; momentos apocalípticos, escalofriantes, incómodos y por demás inquietantes que quisiéramos darle reversa, aunque sea un año y parar al estilo «dark».

Pensábamos apenas hace unos meses que sí, esto es feo, pero aún no sabíamos por cuanto ni cuánto; no sabíamos las consecuencias a nivel mental, económico y social, ni sabíamos la catástrofe que habría para algunos ante la pérdida de familiares, amigos o conocidos o simplemente ante el horror de diariamente escuchar y vivir con el miedo.

«Tiempo sin vernos» le diría a mi yo de antes, pues muchas veces ya no nos reconocemos, ante la adaptación y el cambio drástico de forma de vida, somos nuevos humanos sobreviviendo en un mundo bárbaro creado por nosotros mismos.

“Tiempo sin vernos» dirán las generaciones Covid-19, dirán los escolares que pasaron de escuelas privadas a escuelas públicas, que perdieron el año escolar, que no lograron  entender, por qué ahora su mamá o alguien más les daba clase en el comedor, y que de pronto despertaron en una nueva realidad.

Que historias nos traerán las madres y padres que perdieron o dejaron sus empleos a causa de la pandemia y que tuvieron que enfrentar la responsabilidad de ser facilitadores de unos niños y unas niñas hiperactivos por salir de casa.

¿Qué tantos ataques de pánico, ansiedad, estrés post traumático sufriremos? Y las personas que sufren algún trastorno psicológico o condición neurológica ¿Lograrán la batalla contra las paredes y la inminencia de un germen en el ambiente?

Es difícil volvernos a ver y actuar como si no pasó nada, y aunque tengamos una sola certeza, que todo principio tiene un final, no sabemos si lo que se avecina es de facto el final de la vida como lo conocíamos, o el principio de un periodo complicado.

Tiempo sin vernos, baby showers, bodas, cumpleaños acalorados, graduaciones, viajes y paseos, buffetes gastronómicos, convenciones y ferias, conciertos, y demás. Tiempo sin vernos sonrisas, labios pintados, barbas y bigotes. Tiempo sin vernos queridos lectores que a pesar de este post un poco dramático le encontraron ya el lado bueno, pues es mejor dejarnos de mirar que perder de vista todo el panorama, todo el contexto y todas las situaciones y me resulta injusto juzgar ante un ambiente en donde nadie debería ser juzgado sino comprendido, en donde todos debemos entendernos y apoyarnos, a distancia, sin vernos, pero con empatía y corazón.

¡Ánimo! Nuestra generación no se olvidará y seremos héroes de nuestra propia historia e independientemente de que valga o no la pena como individuos, como un todo lo vale, pues lo que mas nos mata es el odio y nuestra falta de entendimiento.

@roxaniutz

ROXANA OLVERA ROSILLO / San Luis Potosí, S.L.P. / Agosto 12 de 2020.

Si desea suscribirse a nuestro canal de Telegram, sólo de click aquí!

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.