“Parecía Bombardeo». La Tragedia que Estremeció a Beirut: Daniela Dahd

 

 

“Supuse que probablemente había sido una bomba», narra Daniela Dahd, mexicana radicada en Líbano, al referirse a la segunda explosión en el puerto marítimo de Beirut el pasado 4 de agosto, por la onda expansiva que alcanzó los 10 kilómetros. “Estaba en la cocina. El piso y el refrigerador empezaron a moverse. Sentí que el edificio me caería encima, las puertas se empezaron a mover y por instinto lo que hice fue abrir la puerta del departamento y bajar por las escaleras”.

Daniela Dahda, nació en San Luis Potosí, contó a En Punto de Noticieros Televisa, que en el momento de las detonaciones se encontraba sola en su vivienda, ubicada a unos 8 kilómetros del puerto donde ocurrió la catástrofe.

“El reloj marcaba mas de las seis de la tarde. Primero, un incendio comenzó a propagarse por el almacén número 12 del puerto de la ciudad, donde se sabe que había una carga de más de 2 mil 750 toneladas de nitrato de amonio, un químico altamente inflamable utilizado a menudo por grupos terroristas para fabricar bombas caseras.

El estruendo inicial asustó a la población que se hallaba en las inmediaciones del muelle. Muchos sacaron sus celulares y comenzaron a grabar la escena. Sin embargo, instantes después, una segunda explosión de gran magnitud sacudió a Beirut y la onda expansiva se sintió a más de 10 kilómetros del puerto marítimo.

Explicó que se encontraba en la cocina guardando algo de lo que compró en el supermercado, un proceso que duró no más de 20 minutos, tomó un teléfono, pero ni siquiera alcanzó a realizar la llamada, porque el piso comenzó a moverse y escuchó ruidos que provenían del subsuelo, como los de un sismo, durante unos segundos.

“Lo primero que hice fue llamarle a mi esposo, pero se cortaba la llamada y me fui a su oficina”, contó Daniela Dahda, reviviendo los segundos que siguieron a la tragedia. “Durante el trayecto de la oficina fue algo impresionante lo que ví. Los carros estaban manejándolos como locos; la gente como loca, la gente «apanicada». Yo volteaba a ver a la gente que estaba manejando: mujeres llorando, los hombres enojados y niños gritando”, añadió.

Las imágenes que vio la estremecieron. Todo a su alrededor era devastación y confusión. La embriagaba el miedo de no saber lo que había pasado, o lo que ocurriría en los minutos siguientes.

“Fue impresionante para mí ver todos los locales, restaurantes, las tiendas… Tenían todos los cristales rotos y sobre todo en esta área. Me entró un ataque de pánico, hasta que llegué a la oficina y vi a mi esposo”, expresó a Noticieros Televisa.

“Sentimos miedo, sentimos pánico de vivirlo tan cerca, de no saber qué es lo que va a pasar después. Muchísimas personas buscando a sus familiares en hospitales”, añadió.

 

Daniela reside en Beirut, capital del Líbano, desde hace un año, cuando ella y su esposo decidieron mudarse y relató cómo vivió el pasado martes la explosión que asoló la ciudad y que dejó un saldo de al menos 137 fallecidos y más de 5 mil heridos, según declaraciones del portavoz del ministerio de Salud libanés a la agencia AFP. Hay además, decenas de personas desaparecidas y más de 300 mil desplazados.

Vive justo donde pasa la autopista de la orilla del mar, a 9 minutos de distancia del epicentro de la explosión, aproximadamente a 8 kilómetros, y hasta allá, la onda expansiva cimbró las viviendas.

Ella nació en San Luis Potosí, es hija de don Antonio Dahda, su abuelo, Gabriel Yapur, es originario del Líbano, de las proximidades de Edén. Radicó desde los 13 años de edad en el municipio de Cárdenas, San Luis Potosí, con sus primos de la época y posteriormente en la capital potosina.

Por su parte, el Embajador de México en Beirut, José Ignacio Madrazo, informó al Secretario de Relaciones Exteriores del gobierno federal, Marcelo Ebrard, que ningún mexicano perdió la vida o resultó herido en el incidente.

“El primer ministro @Hassan_B_Diab de Líbano establece estado de emergencia en todo el país por 15 días. Beirut declarado zona de desastre. […] Afortunadamente no tenemos hasta ahora víctimas de México. Nuestra bandera a media asta”, escribió en Twitter José Ignacio Madrazo.