“Gracias conservadores”

Cuando hablamos de un México conservador nos referimos a un país con un sistema heteronormativo totalmente arraigado en la política, cultura, costumbres y todo aquello que conforma a la nación y que no quiere ser eliminado por ninguna circunstancia por el sexo dominante y la cultura machista que está a nuestro alrededor.

Siempre se habla del desarrollo y la entrada de nuevos pensamientos o filosofías que logren igualdad y el respeto de derechos a todo individuo pero, con los conservadores, difícilmente se generan cambios desde la raíz, pues esto es lo que atenta contra el poder dominante: el machismo.

La clase conservadora no se ha cansado de exponer discursos que maquillen la desigualdad y la privación de los derechos de un grupo dominado: las mujeres. En una lucha larga que ha realizado el feminismo se han tenido que ganar derechos que, por el simple hecho de ser individuos, tendrían que estar garantizados. Pero claramente para el sistema heteronormativo, el asegurar y respetar los derechos de una mujer atenta a un status quo que sólo los beneficia a ellos.

Esa misma clase conservadora ha sido la que a lo largo del tiempo a tratado de gobernar apelando a un fin moral que ha generado mucho daño a las mujeres. Son los mismos que ignoran la discriminación a las mujeres, los roles que ha asignado el machismo, la pederastia, la pobreza y todo aquello que la religión ha enseñado que es correcto para el desarrollo humano y para una vida plena.

Esta semana se buscaba la aprobación del aborto legal en Veracruz la acompañó el feminismo pero no se aprobó. Para los conservadores ganó “el salvar dos vidas” mientras que para las feministas ganó el machismo, el incremento de muertes por aborto clandestino, ganó también la prohibición de decidir en su cuerpo, ganó la pederastia, la ignorancia y una obligación de ser madre sin importar el contexto y la violencia que sufren las mujeres.

Ningún argumento lógico fue válido para ellos, ni la misma biología funcionó para acabar con el conservadurismo en la política porque un argumento en el que se escudaron todos fue la muerte de un feto sin consciencia. Pareciera que las mujeres deberían dar un agradecimiento porque se evitaron más asesinas, porque para ellos eso son las mujeres que buscan practicarse el aborto. Gracias a los conservadores, las mujeres no estarán abortando cada mes para no hacerse responsables de sus errores porque el aborto sería un privilegio, también gracias a ellos las mujeres entenderán que sólo es su obligación cuidarse sexualmente para no ser madres; porque ningún hombre tiene la culpa, ellos no tienen la obligación de protegerse y si uno de ellos anhela tener un hijo es deber de la mujer dárselo aunque no exista responsabilidad paternal ni condiciones para el pleno desarrollo de un hijo.

La religión y la moral pesan más que los derechos de las mujeres. Gracias conservadores por salvar a dos vidas que después ignoran o señalan dependiendo el caso que vivan. Su moral solo sirve cuando se busca la igualdad de derechos, porque para responder, esa misma moral es la que les hace no pensar en las consecuencias que la prohibición del aborto legal generan. Eso no les pesa a comparación de la vida de un feto.

Hoy sólo la Ciudad de México y Oaxaca permiten el aborto sin importar la causa. Hoy, las mujeres tienen que acudir a clínicas clandestinas y no mueren si tienen suerte. Hoy, las mujeres son señaladas si pronuncian la palabra aborto, hoy también sufren de problemas psicológicos si se practican un aborto; hoy, solo algunas cuantas tienen ese privilegio, las demás, tienen que sobrellevar la carga que significa ser madre.

Gracias conservadores, por hacer una lucha que a ninguno de ustedes les corresponde. Gracias por seguir alimentando al machismo y demostrar que no les importa hacer válidos los derechos de las mujeres.

Solo recuerden que la batalla no ha terminado y que las mujeres seguirán luchando por obtener todos sus derechos y erradicar ese sistema, mismo que tanto los privilegia.

Twitter: @Yulicg19

YULISSA CEDILLO GUADARRAMA / La Nacional / Toluca, Edo Mex. / Julio 31 de 2020.