México, nunca dejes de manifestarte

Permítanme amigos manifestar mi postura de mi estado anterior, referente a la manifestación en contra de AMLO, donde salen en vehículos costosos, casi inalcanzables para la clase trabajadora de este país.

Les platico…

Aproximadamente en México existen 119 millones de mexicanos: 52 millones son pobres y viven en miseria extrema, 39 millones de personas constituyen la clase media y el resto es clase media-alta y ricos.

La gran mayoría de estas personas en nuestro país se parte el lomo a diario para poder medio comer, medio vestir, medio educarse y medio curarse.

Comprarse un coche de marca europea, lujoso o no, es casi inalcanzable hasta para la clase media.

Cierto es que la desigualdad social que sufre mi país es abismal, aunque ser rico no signifique ser malo o sea malo. Llega a ser insultante y lastimoso.

Debemos, si queremos salir de este atolladero, de tener empatía con todas las personas que sufren el abandono, rezago e indiferencia de una sociedad y un sistema que durante años (décadas) sólo los utilizó y los engaño para sus beneficios electorales.

Yo no deseo que todos nos hagamos pobres, en lo absoluto. Es un absurdo y una verdadera estupidez. Solo hablaría de un resentimiento y profunda envidia.

Todos sabemos que el comunismos ha sido un sistema fallido, lo único que provocó en los países que lo practicaron fue pobreza.

Los pobres desean una vida mejor. No despiertan deseando que ojalá el rico se haga pobre. La prueba está en nuestros paisanos que emigran valientemente, con el alma desecha dejando a sus familias, a otros países o la mayoría a Estados Unidos buscando el “sueño americano”; son millones. Donde ahí sí, trabajando, pueden aspirar a una vida digna y hasta les alcanza para mandar a sus comunidades, poder construir con ladrillo y cemento su hogares, comer mejor, comprar una tele etc… que con un salario mínimo de nuestro país, con jornadas de 8 horas, o más, insisto, solo alcanza para medio vivir.

Cabe recordar que de las fuentes de ingresos más fuertes e importantes de México son las remesas.

Es cierto que hay miles de parásitos y holgazanea que desean el dinero rápido y a costa de los demás, de la gente buena que trabaja y se esfuerza, que se prepara y lucha.

Pero es la minoría como los narcos, ladrones, secuestradores y los corruptos.

La mayoría somos mexicanos que sostenemos este país y no, no alcanza para esas preciosas marcas de automóviles, pero buscamos una vida digna y también tenemos derecho a decidir qué gobierno queremos, así como manifestarnos si nos gusta o no como nos dirige y/o como administre nuestros impuestos. Tenemos derecho a expresar si estamos de acuedo o no del rumbo que vemos que lleva nuestro país y nuestro patrimonio.

Me gusta ver a mi país manifestándose. Así es la democracia. El sistema de gobierno que nosotros, todos, decidimos tener y por el que luchamos muchos años y que no acaba sólo en ir a votar. La democracia es esto. La expresión y participación ciudadana. Te manifiestes en avión o en patín del diablo, bicicleta o caminando, todos merecemos respeto, porque todos somos mexicanos.

Tal vez sería bueno ver en qué falló el sistema político, financiero, fiscal, etc de nuestro país, para saber cómo llegamos hasta aquí.

Tal vez habría que voltear a ver a Suecia, Finlandia, Dinamarca, Suiza, donde la pobreza no es extrema, pero tampoco hay los hombres más ricos de mundo.

Tal vez sería bueno dejar de dividirnos y violentarnos.

Tal vez sería bueno empezar a escucharnos y buscar un punto medio, sin odios ni resentimientos. Sintiéndonos orgullosos de lo que somos. Dejar de recalcar lo malo, enalteciendo todo lo fantástico que hemos logrado cuando nos unimos.

Mi país no es un Presidente. Hay que mantener el poder en equilibrio con oposición y crítica constructiva, señalando los errores.

¡Vamos México, nunca dejes de manifestarte!

 

MARÍA TELLO / Opinión / San Luis Potosí, S.L.P. / Mayo 31 de 2020.