Una nueva Ley Electoral que protege privilegios

“Con las leyes pasa como con las salchichas: es mejor no ver cómo se hacen». Otto von Bismarck.

No van a pasar a la historia como grandes demócratas. Más bien ya se han ganado el título de adversarios de la democracia. Me refiero a nuestros diputados y diputadas de la LXII Legislatura local.

En un desaseado proceso legislativo que culminó el pasado 30 de junio nuestros incorregibles legisladores, con honrosas excepciones, aprobaron con 24 votos a favor, uno en contra y una abstención, la nueva ley electoral que regirá el proceso electoral 2020-2021.

Tuvieron la oportunidad de hacer avanzar hacia una etapa más promisoria nuestro inacabado proceso de desarrollo político y no lo hicieron, prefirieron aprobar una ley electoral que conserva los privilegios de camarillas envicias que manejan a sus partidos como provechosos negocios particulares.

Para aprobar esta ley se tejió una red de complicidades que incluyó negociaciones en lo oscurito, violaciones al procedimiento legislativo e intercambio de favores entre grupos parlamentarios. Los legisladores se convirtieron en parteros del nacimiento de una ley electoral que quizás en unos meses sea declarada inconstitucional por violaciones a derechos humanos consagrados en nuestra Constitución.

El papel de villanos lo ejecutaron magistralmente los diputados de los partidos Conciencia Popular, Movimiento Ciudadano y Verde Ecologista que contaron con la complicidad de Morena. Esta confabulación provocó el aborto de las propuestas de vanguardia que contenía el proyecto original de reformas y que fue presentado y luego desechado el domingo 28 de junio.

Y no es por intrigar, pero una vez más el diputado Edson Quintanar que coordina al grupo parlamentario de Morena se confirmó como uno de los peores legisladores que han ocupado una curul en el congreso local. Este imberbe diputado sigue inundando de indignidad al poder legislativo.

A pesar de su juventud ya es un caso perdido por tantos desfiguros e incongruencias que comete. Para nada es un digno representante de los valores democráticos que dice defender Morena (No mentir y no engañar al pueblo).

Edson Quintanar dirigió por más de un año la Comisión Especial para la Reforma Político Electoral y fue incapaz de liderar productivamente los trabajos de esta comisión. Nunca entregó resultados. De forma ladina se dedicó a sabotear el trabajo de otros legisladores y se prestó a negociaciones indignas con los partidos de minoría para protegerles sus privilegios.

La indolencia mostrada por Edson Quintanar durante el proceso de construcción de la ley electoral casi mata de angustia y desesperación a las diputadas Sonia Mendoza y Paola Arreola que sí se tomaron muy en serio su trabajo en la comisión de dictamen legislativo encargada de presentar al Pleno la propuesta final. Proyecto que como ahora sabemos fue desechado el domingo 28 de junio por el concubinato que se dio entre la “Chiquillada” y Morena pues en esa iniciativa se contemplaba desaparecer la figura de Alianzas Partidistas y además aumentar de 3% a 3.7% la votación para que los partidos conservaran su registro y tuvieran derecho a las diputaciones plurinominales. Esta propuesta hubiera provocado la extinción de los partidos morralla que desde hace años se benefician de convenios leoninos a través de los cuales se les transfieren votos que obtienen en las Alianzas Partidistas que firman con los partidos grandes, artimaña que les permite sobrevivir artificialmente puesto que en la vida real no cuentan con el apoyo de los electores.

Los partidos minoritarios, en complicidad con Morena, han ganado una batalla que puede ser temporal ya que pronto se interpondrán amparos y acciones de inconstitucionalidad que pueden echar por tierra estas deshonestas maniobras.

CARAS Y CARETAS.

I.-La única diputada que mantuvo una posición firme y congruente durante el proceso de aprobación de la nueva ley electoral fue María Isabel González Tovar, del Partido de la Revolución Democrática. Con argumentos sólidos puso en duda la legalidad de la iniciativa, porque sostuvo que la publicación de una fe de erratas a destiempo por parte del Periódico Oficial afecto de inconstitucionalidad el proceso legislativo.

II.- Hay algunos aportes positivos en la nueva ley electoral. Destacan por su importancia los nuevos dispositivos que ordenan la paridad de género en la integración de los Cabildos y del Congreso local. Igualmente significativo es el Capítulo II que se refiere a las Medidas Cautelares y de Reparación en materia de Violencia Política contra las Mujeres en razón de Género.

ÁNGEL CASTILLO TORRES / Panóptico / San Luis Potosí, S.L.P. / Julio 7 de 2020.