Primera dama: cinismo y desinterés

Tras festejar un año más de la victoria de la “esperanza de México” y el ascenso de López Obrador a la silla presidencial, la primera dama se encargó de compartir un emotivo mensaje de victoria para recordar buenos tiempos…lástima que un simple comentario “la agredió”.

Difícilmente, encontraremos personas que estén preparadas para convertirse en una imagen pública. A lo largo de la vida política se han encontrado errores garrafales y uno de los maestros en su momento fue Enrique Peña Nieto: sus libros favoritos y la confusión de autores, el “estamos a un minuto, no menos, como cinco” y el emblemático “¿Qué hubieran hecho ustedes?”, fueron solo unos ejemplos en su administración. Pero claro, todos somos humanos y cometemos errores.

Algo que el ex presidente supo manejar, fueron las críticas y el ver graciosos sus errores, aunque no se pueda decir lo mismo de la ahora primera dama, Beatriz Gutiérrez Müller, pues de forma arrogante respondió no ser doctora cuándo un usuario en Twitter le preguntó que cuándo recibiría a los padres con niños con cáncer y tal vez lo aprendió del presidente.

La 4T se ha caracterizado por mostrar su intolerancia a la opinión política, se les olvidó que se dedicaban a eso antes de llegar al poder. Su imagen sincera y humilde ha permitido que se posicionen como un grupo incluso vulnerable frente a todo un país, incluso frente al llamado Bloque Opositor Amplio.

Tanto partidos políticos, empresarios, medios de comunicación y todo aquel que no camine por la ideología de la 4T es un agresor al presidente y a la primera dama.

“La Esperanza de México” está acostumbrada a culpar y decir que la afectada fue ella pero ahora le fallo a la primera dama, a lo mejor pensó que su respuesta sería aplaudida y la defendería su grupo porque piensa que toda opinión es dicha con coraje.

No es política, todos lo sabemos, la preparación no es suficiente y el desplazar a las “primeras damas” es costumbre aquí y otros países como Estados Unidos. Siempre buscan asemejar a la primera dama como tranquilidad y amor, se le asignan las tareas más insignificantes y si no es en tema familiar y social, no cuenta su opinión.

Los errores que ha cometido son solo un indicio de cómo se silencia su opinión. Su comentario absurdo y una disculpa fingida no se justifica, ni de broma podemos tomarlo como broma o sarcasmo cuando no se apoya a los niños con cáncer pero… ¿hasta que punto aceptará callar para complacer al presidente? ¿La imagen de Obrador es más importante qué su opinión? Recordemos lo qué pasó el ocho de marzo y cómo su opinión cambió drásticamente al promover “el nueve nadie se mueve”.

Si el presidente no tiene consideración por la primera dama… ¿por quién si la tendrá?

Twitter: @Yulicg19

YULISSA CEDILLO GUADARRAMA / La Nacional / Toluca, Edo Mex. / Julio 03 de 2020.