“A dos años del triunfo de López Obrador”

02 de julio del 2018, México se levantaba con la noticia de que, después de una intensa jornada electoral, la mas grande que se había vivido hasta ese momento, Andrés Manuel López Obrador se convertiría, después de una campaña electoral de posicionamiento mediático de 18 años, en Presidente de la República. Atrás había quedado el triunfo de Vicente Fox, el primer Presidente de la alternancia electo en el año 2000, el cuestionado y polémico triunfo de Felipe Calderón por menos de medio punto porcentual en 2006 y el regreso del PRI a Los Pinos de la mano de Enrique Peña Nieto en 2012.

López Obrador, aquel luchador social y politólogo originario de Macuspana, Tabasco, el mismo que perdió la Gubernatura de su Estado natal y la Presidencia de la República en dos ocasiones, aquel mismo personaje que junto a Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo creaban la corriente democrática para después renunciar al PRI  en las vísperas de las elecciones presidenciales de 1988, el mismo que ganaba por segunda ocasión en su vida un proceso electoral de manera contundente, el primero fue en el año 2000 al convertirse en el segundo Jefe de Gobierno del Distrito Federal.

En la campaña Presidencial de 2018, mucho se habló del combate a la corrupción, de devolver el dinero al pueblo y que este tomaría las decisiones fundamentales para el desarrollo y el progreso de la Nación, de que el gobierno dejara de ser comparsa de la vanagloriada “Mafia del Poder”, la misma que iba a llevar al despeñadero, supuestamente a dichos propios de los partidarios de MORENA, a nuestro País. Por primera vez, un grupo de militantes de la izquierda mexicana llegarían a ocupar los principales cargo del destino de México.

Pero, después de dos años, como siempre suele pasar, las cosas son distintas a las promesas de campaña, el México gobernado por López Obrador es el más violento en las últimas décadas, inclusive más que en la propia Revolución Mexicana, solamente en el  primer año de su Administración fue el más violento en la historia reciente de México. Las autoridades locales registraron 35.588 víctimas de homicidio el año pasado, un ligero aumento, del 2,6%, respecto al año anterior.

En relación a los crímenes de odio por el simple hecho de ser mujer, en lo que va del sexenio Lópezobradorista, han llegado a superar las 10 víctimas diarias durante este año. Además de la serie de comentarios desatinados en contra de los diversos movimientos en contra de la violencia machista, que lamentablemente se vive en México.

Económicamente hablando el gobierno del tabasqueño no ha sido atinado, siendo que México era considerada la segunda economía más grande de América Latina, hasta el 2018, el día de hoy, enfrentamos un futuro muy incierto y poco favorable. El Presidente López Obrador, había prometido una tasa de crecimiento del 4% en cada año de sus seis como titular de la Presidencia de México. Sin embargo, todos las perspectivas internacionales, la mismas que él ha descalificado, auguran una caída abrupta del PIB con motivo de la pandemia, con una tasa de decrecimiento de -2.2%, la peor crisis que se avecina para nuestro país, en los últimos años.

La creación de empleos esta igual o peor, de 1´889, 252 en el período de 2012 a 2014, en los dos primeros años del Presidente López, el indice solamente marcan 164,715 empleos registrados ante el Instituto Mexicano del Seguro Social. Una Cantidad tan pobre en resultados, que solo pone en tela de juicio la capacidad de la otrora “esperanza de México” y que será muy difícil, poder enderezar el barco sin una verdadera oposición firme y responsable por México…

@ppjonguitud

JOSE MANUEL JONGUITUD FLORES/Claroscuro/San Luis Potosí, S.L.P./Julio 02 de 2020.