Covid: desgracia para unos, ventaja para otros

Seguimos en medio de la pandemia, con incrementos de casos confirmados y muertes por coronavirus, pero ya está en marcha la nueva normalidad.

Las decisiones que han tomado los representantes de los tres niveles de gobierno son diferentes y hasta hoy, no se ha llegado a un acuerdo.

La preocupación por la crisis que ha generado la pandemia disminuyó considerablemente cambiando el rumbo del actuar político. Es claro que ahora la forma de reaccionar se transformó en una oportunidad para próximos puestos electorales.

Lamentable que los políticos piensen en este tipo de ventajas sobre el bienestar de los ciudadanos; estas intenciones tratan de ser disfrazadas mediante la preocupación de lo que realmente esta sucediendo. Son pocos los que han actuado severamente para detener las curvas de contagios y, aún así, nadie pudo frenarlo.

El poder político es el que pesa más al momento de hacer tomas de decisiones. Desde el inicio de la pandemia la forma de actuar de Gobierno Federal no concordó con la de los Gobiernos Estatales y estos, tampoco con los municipales.

Nunca se trataron de establecer los puntos urgentes en la mesa y no existió coordinación…por eso las consecuencias. Por más que unos trataron de actuar de manera responsable, las decisiones de otros deslegitimaron lo que podía servir para solucionar la crisis, y ahora ¿Qué tenemos?

Una curva de contagios excesiva, problemas de despidos injustificados al rededor del país, crisis económicas, información incongruente, reducción de presupuestos por parte de nivel federal y confrontaciones entre autoridades.

Se necesita que entiendan que su forma de actuar será la que servirá en próximos escenarios electorales, se admirará la congruencia y preocupación real del problema, no el mostrarse “salvador” de la pandemia cuando, en lo estructural, no se ha movido ni un dedo.

Entregan apoyos alimenticios, equipo de salud, se muestran como “defensores” de los más afectados. Claro que una despensa puede servir para unos cuantos días y si se entrega de “corazón”, muchas personas llegarán a agradecerlo. ¿No caímos en las prácticas que se utilizan en un juego electoral?

Al menos el cinismo debería disfrazarse en la preocupación de ver a largo plazo como resolver todo lo que nos ha quitado la pandemia. ¿Temas de recursos y presupuesto? Por supuesto que importa, ¿Pero quién ha planteado hacer uso de esos presupuestos para la creación de empleos, para apoyar el turismo, los comercios locales, el emprendimiento y una mejor calidad de servicios públicos? ¿Se ha hablado de temas que mejoren los servicios de salud en el país o cómo combatir el desempleo?

Los problemas que ha causado la pandemia no se resuelven en un solo día y esa es la forma de pensar de muchos: “Hoy no contamos con capacidad para atender a los pacientes que tienen covid, hagamos acuerdos con hospitales particulares”. “Hay más desempleo; entreguemos apoyos económicos durante la pandemia y luego veremos”

Ya no estamos en tiempo para mostrar quién es apto o no, eso se pudo expresar al principio, ahora sólo un trabajo coordinado y congruente será lo que termine poco a poco con esto. Y si siguen creyendo que esto es una puerta para próximos y beneficiosos resultados electorales, al menos deberían iniciar proponiendo cambios en todo ámbito en el que la pandemia mostró que México no está listo.

Twitter: @Yulicg19

YULISSA CEDILLO GUADARRAMA / La Nacional / Toluca, Edo Mex. / Junio 19 de 2020.