Noche de Terror y una Maldición la “Bajada de Agua” en Villa de Zaragoza

Primero un Tornado y Ahora una «Bajada de Agua» en las Mismas Fechas de las Fiestas Patronales.

“Fue una noche de terror y muy larga. Gracias a Dios solo son daños materiales y que la bajada de agua fue temprano, no estábamos dormidos y eso nos permitió ponernos a salvo, de lo contrario, el número de muertos no lo quiero imaginar”, dijo Rosalinda, una de las personas afectadas con el desborde del río El Zopilote, en Villa de Zaragoza, registrado con una fuerza destructora durante poco más de tres horas, con saldo de decenas de casas destruidas, daños en muebles y artículos para el hogar y 20 automóviles arrastrados con pérdida total, que permanecían estacionados afuera de las casas.

Las familias que viven en las márgenes del río que atraviesa la cabecera municipal de Villa de Zaragoza lo perdieron todo la noche del 9 de junio: casa, aparatos, camas, muebles, ropa y alimentos. «El agua todo se lo llevó. Nos quedamos sin nada, pero este es un milagro, no solo porque nadie murió en esta ocasión; son fechas de las fiestas patronales y suspendieron los festejos, de no ser así, ¿Se imagina las pérdidas? Hubieran sido muchísimas”, dijo Blanca, la dueña de la primera casa que está a la entrada del pueblo, donde el agua arrasó y cubrió todo, esta zona es la más afectada de Zaragoza y ella y su familia, también; prácticamente se quedaron en la calle.

Las primeras casas edificadas en la ribera, a la entrada a Zaragoza por la carretera a Rioverde, prácticamente se las llevó el río. Durante el recorrido de las autoridades, sugirieron a las familias salirse de esa zona, bajo la promesa de recibir apoyo para la construcción en otro lugar que el ejido determine. Según los reportes oficiales son de 3 a 5 casas dañadas completamente; notoriamente son mas y las imágenes recabadas dan cuenta de ello.

El director de Protección Civil, Ignacio Benavente Duque, y la presidenta municipal de Zaragoza, Paloma Bravo García, desde ayer trabajan para cuantificar e identificar los daños provocados por lo que llamaron “el incremento súbito en el caudal principal del río que cruza por la cabecera municipal” y confirmaron que no se registraron pérdidas humanas, ni heridos. Prometieron ayuda a los damnificados y aseguran que el gobernador Juan Manuel Carreras recorrerá la zona para determinar la ayuda que proporcionará, aunque de entrada, el apoyo a la construcción y reconstrucción de viviendas está garantizada.

Representantes de aseguradoras atendieron a dueños de los 20 automóviles arrastrados, documentaron las pérdidas de algunas unidades de modelos recientes que se los llevó el río y dijeron que después de pagar el deducible no tendrán problemas para recuperar las nuevas unidades.

Algunos «abuelos», que con tristeza observaban cómo quedó el pueblo, advirtieron que esto que sucedió no es normal y estiman que “por no reconocer al Santo Patrono de Zaragoza, como debe ser, suman ya dos fenómenos ocurridos en fechas como éstas: el tornado que azotó la cabecera municipal el 8 de junio, hace pocos años y ahora este 9 de junio, la bajada de agua que se llevó todo a su paso”. Así lo contó Don Luis a su familia, que prácticamente perdió todo al quedar enterrada con lodo su casa, destruyendo roperos, televisores, camas y todo tipo de muebles.

Ayer mismo las autoridades pusieron en marcha las brigadas de sanidad con kits de apoyo a la población y con cuadrillas interinstitucionales para recorrer las colonias y realizar los censos correspondientes. Informaron de la Instalación de un refugio temporal que no ha sido necesario su uso.

Encabezan las reuniones de evaluación de daños, el coordinador estatal de Protección Civil, la Presidenta Municipal de Villa de Zaragoza y estuvieron presentes Carlos Arturo Landeros Hernández, titular de la Dirección General de Seguridad Pública del Estado, así como representantes de instancias de la Guardia Nacional, la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), Bomberos Metropolitanos, así como personal del municipio que se sumaron a los trabajos en apoyo a la población.

El Dif Estatal anunció que entregará apoyos alimentarios, edredones y cobijas al Ayuntamiento de Villa de Zaragoza para que atienda a las personas damnificadas, a través del programa denominado Atención a Población en Condiciones de Emergencia (APCE), con el que responden a las necesidades de alimentación y resguardo de las personas afectadas.

El Dif estatal se sumó al llamado del Gobierno del Estado para ampliar las campañas de protección a fin de seguir al pie de la letra las recomendaciones preventivas ante las lluvias, e identificar a quienes viven en una zona de riesgo de inundaciones. Las familias damnificadas reconocen que están en una zona de peligro y que deben tomar las medidas adecuadas.

Finalmente el Dif estatal recomendó para esta temporada de lluvias estar al pendiente de los pronósticos del tiempo, tener una mochila preparada y guardar los documentos importantes en bolsas selladas, no intentar cruzar ríos o afluentes de agua y seguir las instrucciones de las autoridades municipales y de protección civil determinan.