Victoria, Piedra en el Pescuezo del PRI

Por Juan José Rodríguez/ Las Nueve Esquinas/ San Luis Potosí, S.L.P.

Según revela una reciente encuesta de Mitofsky, si no hay castigo para la ex alcaldesa, más del 80 por ciento de los potosinos considera cambiar su voto en las elecciones del 2015.

Ocho de cada diez potosinos considera que los delitos que se le imputan a Victoria Labastida son ciertos; una proporción igual considera que ella sí es culpable de esos delitos, y un muy inusual nueve de cada diez cree que debe ser castigada. Además, también ocho de cada diez manifiestan que en caso de que no haya responsables en este asunto, ello “influirá en su voto a favor o en contra de algún partido en 2015”. A la pregunta “En caso de no haber castigo ¿a quién consideraría responsable de esta situación?”, la proporción mayor de los encuestados señalan a el Gobierno/el Gobernador. Los datos anteriores constan en una encuesta cara a cara en vivienda levantada por Consulta Mitofsky los días 31 de agosto al 3 de septiembre pasados.

Una primera interpretación (lectura, se dice ahora) es que si para el primer domingo de julio del 2015 la impunidad sigue beneficiando a la ex alcaldesa, ya se puede ir despidiendo el PRI de la presidencia municipal de la capital y con ello, muy probablemente, de la gubernatura. A este respecto las cifras son muy claras: en el 2009 el doctor Fernando Toranzo Fernández le ganó la elección a Alejandro Zapata Perogordo por 33 mil votos (435 mil contra 402 mil en números cerrados). El año pasado, Mario García Valdez ganó la alcaldía con 137 mil 250 sufragios, casi 10 mil más que Zapata Perogordo, quien obtuvo127 mil 451. Sin embargo, el dato verdaderamente importante es que mientras García Valdez levantaba sus 137 mil votos, los candidatos al senado por el PRI  -Teófilo Torres Corzo y Victoria Labastida- en el municipio de la capital apenas completaron 63 mil 511 votos. Es decir, siendo candidatos de un mismo partido y haciendo campaña en simultáneo, Mario más que duplicó los votos de Teófilo y Victoria.

¿Esto qué significa de cara al 2015? Muy sencillo: que si el candidato priísta a gobernador recibe en esta capital un voto de castigo similar e incluso menos severo que el que vapuleó a TTC y VLA, y obtiene por debajo de los 80 mil votos (o sea 50 ó 60 mil menos que MGV), ya perdió la gubernatura. Recuérdese, Toranzo ganó bien, con un 3.5 por ciento de ventaja, pero no fueron más que 33 mil votos.

En este momento, todas las opciones están abiertas. La Procuraduría de Justicia del Estado tiene en el congelador desde hace cosa de 6 meses las denuncias de la Auditoría Superior del Estado derivadas de la revisión de la cuenta pública municipal del 2011; Cándido Ochoa Rojas va a cumplir un año escondiendo en un cajón de su escritorio otras denuncias, éstas iniciadas en el Ayuntamiento, y la ASE concluirá a principios del próximo año las diligencias de solventación relacionadas con la cuenta pública municipal del 2012, que resultó peor que la del 2011.

Le pueden seguir igual, con riesgo de que un día el destino los alcance –al Procurador,  al Secretario General de Gobierno y eventualmente al propio Gobernador- y se encuentren con que el siguiente gobierno, sea del partido que sea, les fincó responsabilidades por encubrimiento, obstrucción de la justicia,  incumplimiento de sus responsabilidades oficiales o cosas por el estilo. Don Marce les podría ir platicando qué se siente.

NUMEROS QUE ESPANTAN

Vamos al detalle de la encuesta: el cuestionario aplicado por Mitofsky a 600 ciudadanos potosinos en sus viviendas particulares, consta de 13 preguntas. Conviene aclarar que siete de ellas habían sido formuladas en una encuesta similar levantada en abril anterior. Sus resultados se incluyen en el reporte de la más reciente para que se pueda apreciar su evolución. Para no dificultar la lectura de este texto, vamos a desglosar una a una las preguntas con sus respuestas de septiembre, sin reproducir las correspondientes a abril, haciendo la aclaración que en todos los casos hay incrementos de un mes al otro. En el informe de Mitofsky las preguntas no vienen numeradas. Nosotros las reproduciremos en su orden original pero les pondremos números ordinales para evitar cualquier confusión.

1ª.- Como seguramente recuerda, hace ya algunos meses que dejó de gobernar el Municipio de San Luis Potosí Victoria Labastida; por lo que usted sabe ¿está de acuerdo o en desacuerdo en la forma en que gobernó la alcaldesa? El 78.7 por ciento respondió que estaba en desacuerdo total o en parte; un 16.3 en acuerdo total o en parte y 5 por ciento restante no supo/no contestó.

2ª.- Hace algunas semanas se presentó una denuncia ante la Auditoría Superior del Estado (ASE) interpuesta por el municipio en contra de la ex alcaldesa Victoria Labastida por dejar endeudamiento al Ayuntamiento ¿antes de que yo se lo mencionara, estaba o no estaba enterado de esto? El 82.9 por ciento si estaba enterado; el 14 por ciento no y el 3.1 restante no contestó.

(Sin duda que el altísimo nivel de conocimiento del tema es signo inequívoco del interés que ha despertado entre la población, aunque varios medios de comunicación, escritos y electrónicos, hayan optado por ignorar o minimizar el asunto).

3ª.- ¿Y considera usted que los delitos que se le imputan son ciertos o falsos? El 81.8 por ciento respondió que son ciertos y solamente el 3.4 que son falsos. El 14.8 por ciento no supo o no contestó.

4ª.-  ¿Y por lo que usted sabe al respecto, considera que la ex alcaldesa sí es culpable de los delitos que se le imputan o considera que es inocente? El 79.0 por ciento considera que sí es culpable, y únicamente el 4.3 piensa que es inocente. La diferencia, ya se sabe.

5ª.- De las siguientes frases que le voy a leer quiero que me diga cuál es la que más se acerca a lo que usted piensa: El Municipio está encubriendo a la ex alcaldesa en el caso del endeudamiento, 64.5 por ciento. El municipio ya cumplió al denunciar ante la Auditoría Superior del Estado las irregularidades de la ex alcaldesa, 24.1 por ciento.

(Ojo, Mario, lo dicho y redicho: la gente no es tonta y, por lo mismo, no comulga con ruedas de molino).

6ª.- Y antes de que se lo mencionara ¿usted ya estaba enterado de que el municipio denunció las anomalías en contra de la ex alcaldesa a la Auditoría Superior del estado? El 74.2 por ciento respondió que sí, y el 16.8 que no.

7ª.- En su opinión ¿cree que alguien de la administración anterior debe ser castigado o cree que no debe de haber castigo. El muy elevado 87.6 por ciento considera que “Sí debe de haber castigo” y solamente el 5.5 considera que  “No se debe castigar a nadie”.

8ª.- ¿Usted cree que se debe o no se debe castigar a la ex alcaldesa Victoria Labastida? Un impresionante 89.2 por ciento respondió que “Sí se debe castigar” y el 5.5 por ciento que no.

9ª.- En caso de no haber castigo ¿quién consideraría responsable de la situación? El 18.9 por ciento dijo que al Gobierno y el 10.9 que al Gobernador. Un 10 por ciento a la propia VLA, un 9.4 por ciento a sus colaboradores, un 4.6 al municipio; un 4.3 “al partido” y un 3 por ciento “al Presidente Municipal”. Un 31.2 por ciento no supo/no contestó.

10ª.- Nuevamente, en caso de que no haya responsables sobre este asunto del endeudamiento municipal, esto… ¿Influiría en su apoyo a las autoridades? El 82.8 por ciento dijo que sí. ¿Influirá en su voto a favor o en contra de algún partido en 2015?, el 81.4 respondió afirmativamente. ¿Influirá en su percepción de hacer valer la justicia? 83.3 contestó que sí. ¿Influirá en su percepción de los gobernantes? El 84.8 por ciento optó por la afirmativa.

11ª.- Ahora, en caso de que la ex alcaldesa vuelva a contender por un cargo público ¿usted la apoyaría? El 88.4 por ciento dijo que no, y apenas un 7.3 dijo que sí.

12ª.- En su opinión ¿cree que alguien de la administración anterior ha sido castigado? El 64.7 por ciento respondió que “no ha sido castigado nadie”, y un 25.6 por ciento dijo que “sí ha sido castigado alguien”.

13ª. y última.- Y ¿en este caso, usted considera que debe haber algún castigo? El 81.8 por ciento dijo que sí, mientras un raquítico 9.1 por ciento dijo que no.

Hace algo más de 20 años que vengo conociendo encuestas, principalmente de preferencias electorales y evaluaciones de gobierno. No recuerdo haber visto nunca alguna otra con porcentajes tan altísimos como ésta. Tengo presentes aquellos impresionantes índices de popularidad que llegaron a tener Salinas de Gortari y Vicente Fox, pero nunca pasaron del 76 ó 77 por ciento. Claro que hay encuestas en que el índice de conocimiento, por ejemplo de López Obrador, ha rebasado el 90 por ciento, pero eso es otra cosa: solo identifica, no califica.

Esta encuesta contiene mensajes muy claros para varios actores centrales de la política potosina. Si deciden ignorarlos, como decía mi abuelita: “A su salud lo hallarán”.

COMPRIMIDOS

Varios funcionarios municipales sospechan que el regidor Gerardo Aldaco pertenece al crimen organizado. La sospecha es porque frecuentemente los llama, los amenaza y los extorsiona. No les exige dinero, pero sí plazas laborales, prebendas de todo tipo para sus cuates y hasta información confidencial. Su ambición es del mismo tamaño que su ignorancia: a más de un funcionario le ha espetado “¡Y no se te olvide que el Cabildo manda!” Está tonto. El cabildo autoriza o desautoriza proyectos, reglamentos y presupuestos, pero el que manda es el Alcalde. ¿O será que ya Mario hizo de Aldaco el Cándido del Ayuntamiento?  Es pregunta.

Con ese modus operandi, Aldaco tiene cobrando en la nómina municipal, que no necesariamente trabajando, a los siguientes personajes: Melisa Cobos, en Comunicación Social; Ezequiel Torres, en Servicios Municipales de la Delegación de Pozos; Juan Pablo Torres, en el área jurídica; Ignacio Delgado Pérez y Omar Constantino Araiza Cerón, en Desarrollo Social; Daniel Pardo, en Servicios Municipales; René Mendoza en Comercio y Jorge Acuña del Castillo en la oficina de la Presidencia. También, Cecilia Pacheco Coronado, en Cultura; Jesús Monjarás, en Tesorería; Rogelio Favela, en la subdirección jurídica de Seguridad Pública; su hermano Roberto Aldaco Ortega en la dirección de Deporte hasta hace un par de meses, y un joven de nombre Fabián, en el área de Regidores. Creo que ni el acalde ha metido tanto cuate.

Eugenio Govea que ya es venado muy lampareado, sabe bien que valientísimas y tronantísimas denuncias sin nombres son una miserable pérdida de tiempo. Decir que hay funcionarios que utilizan policías para choferes hasta de las nueras pero no precisar quiénes, es como echar brava en una cantina vacía. Digo.

Podrán decir, y con razón, que a mí qué me importa, pero seguido oigo y leo que este gobierno termina el 26 de septiembre del 2015. Error: ese día inicia el siguiente, pero éste termina el 25 a las doce de la noche en punto. No puede haber dos gobernadores ni por un segundo. La ceremonia de cambio de poderes o como se le quiera llamar es un acto protocolario al que asisten un gobernador con varias horas de serlo y un ex gobernador con las mismas horas de también serlo.

Hasta el próximo jueves.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.