Ciudades Americanas Decretan Toques de Queda por Protestas

Tras el asesinato del afroamericano George Floyd, protestas y disturbios de se desataron en Estados Unidos, al grado de obligar al gobierno a declarar un toque de queda en Chicago, Denver, Philadelphia, Cleveland, Portland, Washington, Rochester (Nueva York), Milwaukee, Salt Lake City, Seattle, Atlanta y Miami como medida extrema de prevención.

Comercios y edificios públicos Washington hasta Los Ángeles. El enorme despliegue policial por todo el país para contener la ira ha llegado hasta desplegar fuerzas militares de la Guardia Nacional en varios Estados.

En Indianápolis, Indiana, el jefe de policía informó de tres personas heridas por disparos durante las protestas, una de ellas perdió la vida, hasta ahora es el suceso más grave desde que comenzaron los disturbios hace cuatro días y se generalizaron por todo el país.

Por la noche, el alcalde de Los Ángeles pidió la ayuda de la Guardia Nacional, tras una protesta que dejó más de 50p detenidos y disturbios por toda la ciudad. El cuerpo militar reservista de California patrullaba las calles de la ciudad el domingo por la mañana, una imagen poderosa que no se repetía desde los disturbios de Rodney King.

A pesar del gigantesco despliegue policial, una numerosa manifestación pacífica en la zona turística de Fairfax dio paso a graves enfrentamientos de pequeños grupos con la policía casi inmediatamente.

Los violentos destruyeron y asaltaron negocios en la calle comercial y en el centro comercial The Grove. Los enfrentamientos con la policía duraron hasta bien entrada la madrugada. Numerosos vehículos oficiales fueron quemados o dañados. A mediodía del domingo, el Departamento de Policía informó de que había practicado 398 detenciones. Cinco agente fueron heridos, dos de ellos hospitalizados.

En Minneapolis, la ciudad donde ocurrió el suceso original el pasado lunes y desde donde se ha extendido la indignación a todo el país, el sábado era la segunda noche seguida con toque de queda. Centenares de jóvenes de distintas razas volvieron a desobedecer la orden y se manifestaron por distintos puntos de la ciudad, pero se encontraron con una respuesta más contundente por parte de la Guardia Nacional, que lanzó gas lacrimógeno.

En el que ha sido epicentro de los disturbios esta semana, el escenario de la comisaría del llamado tercer precinto fue de alentador y gris. Prácticamente todos los inmuebles a lo largo de cinco manzanas en la calle Lake estaban quemados, algunos derruidos: restaurantes, tiendas, una oficina bancaria y un lugar muy simbólico en esta crisis: El Nuevo Rodeo, el club latino donde tanto el afroamericano George Floyd como el agente acusado de homicidio en tercer grado habían trabajado como vigilantes nocturnos un año atrás. Solo quedan el esqueleto y el rótulo.

El toque de queda sirve como instrumento legal para que la policía pueda detener a cualquier persona solo por el hecho de estar en la calle, sin causa aparente. Su uso es muy excepcional, solo en situaciones de violencia generalizada o en grandes desastres naturales, para evitar pillajes. Un recuento de Associated Press cifra en 1.400 los detenidos en 17 ciudades de Estados Unidos en estas protestas, sin contar la noche del sábado.