Mineapolis, Escenario de Protestas por Racismo en USA

Cuatro días de protestas en la ciudad de Mineapolis, en Minesota, tras la muerte de George Floyd, un afroamericano de 46 años arrestado por un agente de la policía, por pagar con un billete falso. Luego de darse a conocer su muerte, manifestantes incendiaron el recinto policial de Minneapolis este jueves, en una escalada en las protestas que acaparan la atención de Estados Unidos y el mundo.

De acuerdo con videos y testimonios en redes sociales, los manifestantes gritaban «no puedo respirar», citando lo dicho por el afroamericano Floyd antes de morir, mientras hacían destrozos en el recinto.

“Se han perdido tantas vidas inocentes por la policía. Protestamos pacíficamente y no hay responsabilidad. Entonces pasa esto”, dijo la manifestante Cecilia Zwak a The Daily Beast.

La comisaría del tercer distrito fue evacuada para proteger al personal poco antes de las 22:00 horas del jueves. Un video en vivo mostró a manifestantes ingresando al inmueble, donde las alarmas de incendios y los aspersores se activaron a medida que surgían las llamas.

Donald Trump, presidente de los Estados Unidos de América amenazó con tomar medidas, lo que motivó una advertencia de Twitter sobre la “apología de la violencia” y criticó la “total falta de liderazgo” en Minneapolis. “Acabo de hablar con el gobernador Tim Walz y le dije que el ejército está con él. Cualquier dificultad y asumiremos el control pero, cuando comience el saqueo, comienzan los tiroteos”, dijo en Twitter.

Las protestas comenzaron el pasado 26 de mayo, un día después de la muerte de Floyd en una confrontación con la policía que fue grabada en video por un civil y que se ha hecho viral. En las imágenes puede verse a Floyd, tendido en el piso, suplicando mientras el policía Derek Chauvin lo inmoviliza con la rodilla sobre su cuello. Según pasan los minutos, Floyd deja lentamente de hablar y moverse. El tercer distrito cubre la parte sur de Minneapolis donde fue arrestado Floyd.

El gobernador de Minnesota, Tim Walz, activó a la Guardia Nacional a petición del alcalde de Minneapolis, pero no estuvo claro de inmediato cuándo ni cómo se van a desplegar y no pudo verse a ninguno de sus efectivos durante las protestas en Minneapolis o St. Paul. La Guardia tuiteó minutos después de la quema de la comisaría que había movilizado a más de 500 soldados en la zona metropolitana.

La Guardia reportó que un “objetivo clave” era asegurar que los departamentos de bomberos pudieran responder a los avisos de emergencia y en otro tuit explicó que estaba “aquí con el Departamento de Bomberos de Minneapolis” para ayudar, pero no se tomaron medidas para extinguir las llamas en la comisaría. Bryan Tyner, subdirector del departamento de bomberos, comentó que sus efectivos no pudieron trabajar con los elementos de seguridad ni en el inmueble ni en algunos edificios próximos.

Horas antes, decenas de negocios en las Ciudades Gemelas tapiaron sus escaparates y puertas con tablas para tratar de prevenir los saqueos, mientras Target, una cadena minorista con sede en Minneapolis, anunció que cerrará temporalmente dos decenas de tiendas en la zona. Minneapolis suspendió casi todos sus servicios de tren y bus hasta el domingo por motivos de seguridad.

Cientos de manifestantes regresaron el jueves al vecindario de Minneapolis en el centro de la violencia, donde el ambiente nocturno oscilaba entre las airadas protestas y una fiesta callejera. En momento dado, una banda que tocaba en un estacionamiento frente al tercer Precinto policial, el foco de las movilizaciones, interpretó una versión punk de la canción de Bob Marley ‘Redemption Song’. Cerca de allí, manifestantes cargaban con maniquíes de ropa de un Target saqueado y los arrojaban a un auto en llamas. Más tarde, hubo fuego en un inmueble cercano.

Las protestas se extendieron a otras ciudades estadounidenses. En la Ciudad de Nueva York, manifestantes desafiaron la prohibición de celebrar reuniones decretada por el coronavirus y se enfrentaron a la policía, mientras que en el centro de Denver bloquearon el tránsito. En la víspera, se registraron movilizaciones similares en Los Ángeles y Memphis.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos y el FBI en Minneapolis indicaron el jueves que estaban realizando “una sólida investigación penal” sobre la muerte. El presidente del país, Donald Trump, pidió que se acelere la pesquisa.

Derek Chauvin, el agente que inmovilizó a Floyd con la rodilla, fue despedido el martes junto a tres agentes más que participaron en el arresto y este viernes fue detenido por la muerte de Floyd.

Tras las protestas y los anuncios del presidente Trump, La policía endureció sus acciones y la mañana de este viernes, Omar Jiménez, un reportero de la cadena CNN, quien se reivindica como latino y negro, fue arrestado por policías durante una transmisión en vivo desde Minneapolis, Minnesota, EE.UU.

La CNN informó que Jiménez y su equipo fueron liberados poco después de su arresto, sin embargo, su detención ha causado indignación en diversas partes del país, pues se encontraba al aire cuando ocurrieron los hechos.

El gobernador de Minnesota, Tim Walz, rechazó la detención del periodista y señaló que había sido totalmente injustificada.

Josh Campbell, periodista de la cadena CNN, de tez blanca, señaló que pese a que también cubría las manifestaciones de Minneapolis, no recibió el mismo trato que su compañero Omar Jiménez.

Fui tratado de manera muy diferente a Omár Jiménez. Estoy aquí, hablando con la Guardia Nacional, hablando con la policía. Ellos nos dijeron muy amablemente que nos moviéramos hacia otras partes”.

“Una pareja se movió más cerca de lo debido en algunas ocasiones y la policía les pidieron amablemente que se retiraran. No han sacado las esposas en ningún momento. Muy diferente de la experiencia de Omar”, explicó Campbell ante las cámaras.

Después de ser liberado, Omar Jiménez dijo que le reconfortaba el hecho de que al menos la gente podía ver lo que estaba sucediendo, “eso me dio un poco de consuelo, el saber que ustedes vieron lo que estaba sucediendo, yo estaba viviendo lo que estaba sucediendo y el país estaba viendo lo que sucedía en tiempo real ante sus ojos”.

“Mientras nos alejábamos, y estabas observando todo el vecindario que había sido diezmado por la pasión de los manifestantes y desafortunadamente algunos de los disturbios y saqueos que habíamos visto, se me pasó por la mente que, ¿qué está pasando realmente aquí?”, dijo Jiménez.

Las protestas contra la discriminación racista se han extendido por todo Estados Unidos y han causado indignación internacional. El presidente estadounidense, Donald Trump, criticó las protestas y el liderazgo del alcalde de Minneapolis.