Entre “montajes” y bots

Se dice que la información privilegiada es el cuarto poder, algo muy valioso en el periodismo después de la disminución de la calidad de información.

En la era de la información los géneros periodísticos informativos y de opinión han cambiado constantemente por la inmediatez, los mecanismos de obtención de información y el uso de aparatos tecnológicos; la entrada de noticias falsas y el sensacionalismo siguen en constante incremento al grado de posicionarlos como contenidos mayormente vendidos.

Esta semana, el periodista Carlos Loret de Mola junto con The Washington Post  decidió compartir un reportaje sobre la historia de la casa oficial y de campaña electoral del presidente morenista Andrés Manuel López Obrador, la cual es una ex propiedad de Bartlett. Mostraron toda documentación que expone a los involucrados y el elevado precio de renta que se pagaba hasta la adquisición total del inmueble.

Este trabajo ha causado problemas tanto al periodista como a periódicos de renombre; se habla de amenazas y limitaciones sobre el tema, se afirman montajes y ataques… se olvida cuál es el deber ser del periodismo.

Esto se asemeja al sexenio pasado donde se publicó la investigación de la Casa Blanca de Enrique Peña Nieto. Tenemos referentes viejos en Estados Unidos del caso Watergate; también el de los cuarenta y tres normalistas, el narcotráfico y un sin fin más, sin embargo, algunos tuvieron cosas en común: el informar a la gente, un sentido social y la libre expresión a pesar de sufrir represalias.

Después de hablar del presidente electo, los bots y parte de los ciudadanos se han encargado de desacreditar a los periodistas y a las investigaciones, pues claro está un pleito político y de partidos, lo cual no se notó de la misma manera en el sexenio de EPN, pues este tipo de información generó repudio, coraje y hartazgo hacia el gobierno priista.

El ser del periodismo y aún más el del periodismo de investigación recae en la exposición de la corrupción y todo tema que afecte a los ciudadanos sin seguir líneas políticas. Se tiene que mostrar todo sin tener consideraciones y favoritismos; lamentablemente, esto se limita mediante el abuso de poder, pues aunque no siempre se habla sobre el asesinato a periodistas, se visibiliza que, a comparación de los homicidios, el obtener información privilegiada puede asegurar su muerte.

Entonces… ¿Cómo hemos de empezar a transformar el periodismo?

Se tiene que luchar contra el sensacionalismo a pesar de que genere más ingresos por su alto consumo; como consecuencia de este cambio, los mismos lectores empezarán a consumir nuevos contenidos de calidad que al mismo tiempo generarán rechazo hacia las fake news; pues después de la pérdida de credibilidad al periodismo y la sobre información, este tipo de contenidos han logrado reproducirse y mezclarse con la información veraz. Hablemos también con un enfoque de género y sin consideraciones partidarias, pues, como resultó con la investigación de Loret de Mola; no será creíble mostrar lo que sucede en la política actual cuando no se hizo nada por exponer a los anteriores.

Twitter:@Yulicg19

YULISSA CEDILLO GUADARRAMA / La Nacional / Toluca, Edo Mex. / Mayo 15 de 2020.