Aprovecha “Chiquis” Carrillo el Covid-19 para Destruir Muros de la Plaza de Real de Catorce

Destruyen la Plaza Hidalgo de Real de Catorce las autoridades municipales encabezadas por la presidenta municipal, María Guadalupe Carrillo Rodríguez, y otra vez con la complacencia de Juan Carlos Machinena Morales, delegado del Instituto Nacional de Antropología e Historia, publicó ayer en su nota principal el portal de noticias del Altiplano potosino, Arco Informativo.

La información de José Ismael Leyva Nava narra que en 1885 se niveló la plaza Hidalgo que tenía la pendiente natural del terreno, para provechar los espacios y convertirlos en jardín y se colocaron 52 bancas y se suministro de agua potable su fuente y agrega que en 1888 se añadieron los arcos de herrería que sirven de pórticos.

“La historia de los muros de 135 años se derribó en un fin de semana en Real de Catorce. Los trabajos fueron durante la contingencia con toda intensión para que ninguna institución federal encargada de vigilar el resguardo de la arquitectura e historia de la nación pudiera decirles nada, cosa que no es ninguna novedad”, cita el texto.

El delegado del INAH en el estado, Juan Carlos Machinena, está de simple adorno, y se une a la lista de los que están matando el patrimonio histórico de este Pueblo Mágico, pues ya en una ocasión acabaron con el atrio de la iglesia de Real en sus narices, pues la oficina del INAH en Real de Catorce estaba justo enfrente de la iglesia. La justificación del párroco que lo ordenó, fue que los danzantes tuvieran espacio para bailar, ante el hecho, los catorcenos, potosinos, los mexicanos y aquellos extranjeros que conocen la historia del pueblo se indignaron, como pocas veces, a tal acción en su momento que la noticia tuvo alcance nacional.

Señala el informativo que de eso ni un responsable, ni una sanción, dejaron al tiempo y a nuestra mala memoria, el olvido que necesitaron para que ahí no pasara nada.

Señala la denuncia pública que se suma a la lista de los que están acabando con Catorce a su propia alcaldesa, la “Chiquis” Carrillo, que, aprovechando la situación ante el Covid19, ordenó destruir los muros del acceso norte y sur de esta plaza histórica.

Si la iglesia de Real es su corazón, su plaza es el centro neurálgico de la vida social del pueblo y la materialización de un legado del cual los muros que ahora están derrumbado eran testigos.  Las obras sin proyecto, sin autorización, sin la supervisión de un delegado ausente y en plena campaña a gobernador.

Nada volverá a ser igual en el pueblo después del atrio destruído y sus árboles caídos, después de la Plaza Hidalgo dañada. No comprenden en sus pequeñas cabezas que no son dueños de algo que ha trascendido en el tiempo y que es parte del patrimonio mundial. Tres años en el poder de la alcaldesa sin duda serán muchos años. Y los catorceños, callados. / de Arco Informativo / José Ismael Leyva Nava / Real de Catorce, S.L.P. / Abril 6 de 2020.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.