Amenaza invisible invade fronteras

COVID19 en estos momentos a nivel mundial es un sinónimo de miedo, angustia, de verdadera impotencia.

Una hecatombe generalizada, un golpe certero a la economía mundial, un llamado a la humanidad de reiniciar nuestra misión individual en este planeta.

Previo a este coronavirus tuvimos otros acontecimientos relevantes como la amenaza de una 3ª guerra Mundial tras el asesinato en Bagdad, Irak, del general iraní Qassem Soleimani, la cual muchos países veíamos con temor pero a la vez con calma al no ser los protagonistas principales de ese enfrentamiento, decíamos: «Irán está muy lejos»… EEUU aún cuando es nuestro vecino confiamos en el poderío de esa nación de primer mundo y en Trump que no daría margen a que su país resultara afectado y que además como en repetidas veces ese argumento es usado para proselitismo, este año el 3 de noviembre en Estados Unidos habrá elecciones presidenciales; al final se apagó el fuego y afortunadamente nada pasó.

Tantas veces hemos visto en los noticieros tantas amenazas que nos hemos ido acostumbrando y a dejarlo de lado, creímos inconscientemente que al ser México un país cuyo lema nacido de Benito Juárez “El respeto al derecho ajeno es la paz” nos dejaría en cómoda posición al no ser partidario de conflictos bélicos.

Pasamos después a una catástrofe ecológica: 500 millones de animales murieron por los terribles incendios en Australia, más de 3 millones si, millones de hectáreas fueron arrasadas por el fuego que aunado a una histórica sequía avivó los incendios dejando en peligro de extinción animales que son sello australiano: canguros y koalas, demonios de Tasmania y wombats, después de una lucha encarnizada y la unión de su población con la llegada de las primeras lluvias se pudo aminorar tal devastación que dejó sin una parte importante de oxígeno a nuestro planeta con sus efectos secundarios.

20 de Enero 2020 China informa al mundo la aparición de un nuevo virus, el Virus de Wuhan, nombre asociado a esa ciudad China donde comenzó la propagación. Un virus que es sumamente contagioso, con un período de incubación de 14 días y que se confunde fácilmente con gripa severa o influenza. Un virus de accionar silencioso que evoluciona rápidamente con síntomas de tos seca, dolor de garganta e incapacidad de respirar causando neumonía, afectando agresivamente a los pulmones.

China sorprendió a todo el mundo con su rápida respuesta y edificación en tan solo 10 días de un Hospital dedicado exclusivamente al manejo de este nuevo virus. Trabajo constante, arduas jornadas de intensa atención médica y medidas rígidas y sobre todo disciplina, una ciudad entera aislada y puesta en cuarentena, Wuhan el epicentro del Covid 19 más no el único centro de contagio.

Velozmente se diseminó en Europa en Italia, España, Francia y Alemania fueron atacados y puesto en evidencia al colapsar los sistemas de salud, Italia a estos momentos ya vive la Fase 4, siguiendo un claro Código de guerra, es escalofriante ver escenas de largas filas de ataúdes siendo conducidos a otras ciudades al ser insuficiente el espacio para depositar féretros y urnas, el no poder despedirse de sus seres queridos es verdaderamente triste, morir en soledad después de dolorosas agonías, ver al Papa Francisco realizar una bendición extraordinaria Urbi et Orbi en aras de unificar en oración a la población mundial y detener este caballo apocalíptico enemigo, la enfermedad.

Desgarra el alma ver una Plaza San Pedro vacía con la presencia de un hombre que lleva en sus hombros una cruz muy pesada y con la misión de ser quien nos dé aliento y esperanza.

La madre patria llora desesperada. Europa y muchos países incluidos nosotros hemos vaciado las calles, el miedo ahora camina por ellas.

Estados Unidos meses antes pidiendo colocar una barrera “The Wall” para detener a los inmigrantes hoy se ha convertido en una pesadilla de contagio y el pueblo mexicano inesperadamente pide cerrar nuestras fronteras e impedir la entrada de ciudadanos estadounidenses a nuestras tierras para que no esparzan sus virus, ya no desean el sueño americano. Nueva York por 2ª vez atacada casi 19 años después,  ahora no hay aviones estrellados, un virus invisible al ojo humano ha infectado masivamente la Ciudad de los Rascacielos y se ha ido apoderando del país de las barras y las estrellas.

Peleas por compras de pánico, caídas de las bolsas de valores más importantes, inestabilidad económica, se alcanzó un nivel histórico de personas pidiendo el seguro de desempleo rompiendo un récord, Trump cierra las fronteras, se para la actividad comercial y turística, se activa la cuarentena; además de la afectación de las organizaciones emblemáticas como la NBA, los torneos de tenis de grand slam, la Eurocopa, La Liga española, la cancelación de un evento que se presenta cada 4 años: Los juegos Olímpicos de Tokio, Japón 2020, ha puesto a temblar al mundo,

México presumía de tener un ciudadano presente en cualquier rincón del mundo, hoy es una debilidad al importar contagios provenientes de diferentes países y continentes.

Las noticias sobre este poderoso enemigo que nadie ve solo a través de un microscopio nos llevado a cambiar los estándares, ricos y pobres por igual están en peligro, se cancelan las clases, se confina la población mexicana a sus casas, la angustia y la ansiedad se han instalado por todo México, también se hacen compras de pánico: papel higiénico, gel antibacterial, cubrebocas, arroz, frijol, y otros granos, enlatados, etc son los productos principales así como la escasez de  paracetamol.

Las redes sociales inundan de información de todo tipo, especulaciones al por mayor y la cuarentena se hace presente aunque de manera muy irresponsable por parte de muchos compatriotas que no entienden que estamos en estado de alerta, de riesgo sanitario y a un paso de colapsar nuestros sistemas de salud por actos reprobables de indisciplina, de respeto al prójimo y egoísmo.

Nos falta mucha educación ante situaciones de riesgo, como debemos actuar ante una pandemia y alinearnos a las órdenes estrictas por nuestro propio bien.

Este plan de contingencia va para largo, nadie lo puede predecir con exactitud ya que la población es el principal enemigo. Tenemos muy pocos médicos, enfermeras, hospitales y sobre todo lo más necesario para combatir al virus: camas de hospital y respiradores artificiales así como insumos de uso hospitalario, compramos a diestra y siniestra y hemos dejado a nuestros ángeles guardianes de la salud sin armas y expuestos al contagio.

Es hoy que tienen que tomarse medidas extremas, es hoy que tenemos que denunciar a los seres irresponsables que sigan organizando eventos multitudinarios y siendo focos de infección y es hoy que debemos exigir un castigo severo y es hoy más que nunca que tenemos que ser dignos de ser llamados seres humanos, ser empáticos, conscientes, pro activos y cooperadores.

En nuestras manos que a veces son tan peligrosas está la diferencia de ser un país que reaccionó a tiempo y bajó la curva de infección y salvó a sus semejantes.

¡¡¡Todos tenemos familia caray!!! ¡¡¡QUÉDATE EN CASA!!!

Cuídate y cuídame por favor y de ti y de mi depende que mantengamos el soporte que los que sí saben y están capacitados puedan realizar su trabajo y salvar vidas. Hagámonos a un lado y dejemos de ser los peores enemigos.

¿Tienes dinero suficiente, comida suficiente para sobrevivir sin trabajar?

Discúlpame pero yo no y millones de mexicanos tampoco, así que ubícate y reubícate, sé útil y  trata de ayudar a quienes viven al día y están obligados a salir cada mañana a buscar sustento para  sus familias y llevarse un trozo de pan a su boca.

Somos millones en México, no es momento de cantar “Cielito lindo”. Es momento de ayudar y combatir a nuestro enemigo más temido y quien nos puede llevar a la bancarrota y hasta a la muerte te lo presento otra vez: COVID19 y su cómplice, la irresponsabilidad e ignorancia mexicana.

Dios con nosotros y nada contra nosotros.

@omm_ruth

RUTH CONTRERAS / Tras el teclado / San Luis Potosí, S.L.P. / Marzo 31 de 2020.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.