No todos nacimos en cuna de oro

El coronavirus sigue avanzando, esta semana entramos en la segunda fase y empezó la cuarentena. La difusión de mensajes sobre permanecer en casa no resultan del todo viables. Claro, ahora que incrementa el problema, la consciencia de muchos ha cambiado y se podrían acatar las recomendaciones de los 3 niveles de gobierno y permanecer en casa para evitar la propagación, pero no todos nacimos en cuna de oro.

El hecho de salir a la calle justo en cuarentena no es un acto inconsciente para las personas que no pertenecen a la clase media alta y alta; es supervivencia. La mayoría de las personas que caminan por las calles o usan transporte público lo hacen para dirigirse a sus empleos. Han decidido exponer su vida y ser víctimas del coronavirus mientras sigan generando ingresos para alimentarse o alimentar a su familia.

Se ha criticado a esta gente sin pensar también en las circunstancias laborales que viven. Empresas como Walmart y Starbucks han decidido despedir a los empleados si deciden quedarse en casa, se ha amenazado incluso con bajar salarios si no se asiste al trabajo.

En esta segunda etapa, se muestra abuso y oportunismo. No se puede generalizar, pero sí hay un contraste de prioridades entre los que apoyan el #yomequedoencasa contra las ganancias económicas. Pero además de eso, varios políticos han decidido ser protagonistas y “salvadores” de grupos vulnerables con fines político-electorales…cinismo frente la situación tan grave y más si recordamos que (el servir) es su obligación.

Basta de criticar. Se tiene que ampliar el panorama de las circunstancias en las que cada uno vive la cuarentena, porque no todos podrán rechazar un trabajo para cuidar su salud si dejan desamparados a sus hijos o familiares.

Para ellos esto no es una opción y eso no se esta entendiendo desde el privilegio.

Twitter:@Yulicg19

YULISSA CEDILLO GUADARRAMA / La Nacional / Toluca, Estado de México / Marzo 27 de 2020.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.