El Coronavirus-19 vuelve a poner a papá y mamá junto a los propios hijos

CorviD-19: Se debe aceptar que la vida va a cambiar. En un Artículo de Francesca Morelli publicado este año en Vita.It, señala que el amor, la fe y la esperanza están siempre presentes en nuestros corazones en estos momentos en de alerta sanitaria por el Coronavirus-19, dice que de repente se nos impone una parada forzada en nuestras vidas, en donde nos dice el maestro siniestro, “Quietecitos, en casa, día tras día”, tal como si la orden fuera dicha por un director de orquesta y nos obligan a cerrar escuelas y nos fuerza a buscar soluciones alternativas, a volver aponer a papá y mamá junto a los propios hijos. Dios nos bendiga y nos proteja.

Los tiempos que estamos viviendo, plenos de paradojas dan que pensar…
En una era en la cual el cambio climático está llegando a niveles pre preocupantes por los desastres naturales que se están sucediendo, en China en primer lugar y a otros países a continuación, se les obliga al bloqueo; la economía se colapsa, pero la contaminación baja considerable. La calidad del aire que respiramos mejora, usamos máscaras, pero sin embargo continuamos respirando.

En un momento histórico en el cual ciertas políticas e ideas discriminatorias, con fuertes reclamos a un pasado vergonzoso, están resurgiendo en todo el mundo, aparece un virus que nos hace experimentar que, en un cerrar de ojos, podemos convertirnos en los discriminados, aquellos a los cuales no se les permite atravesar la frontera, aquellos que trasmiten dolencias, aunque sin tener ninguna culpa, todavía siendo de raza blanca, occidentales, y con todo tipo de lujos económicos a nuestro alcance.

En una sociedad que se basa en la productividad y el consumo, en la cual todos corremos 14 horas al día persiguiendo no se sabe muy bien que, sin descanso, sin pausa, de repente se nos impone una parada forzada. Quietecitos, en casa, día tras día, a contar las horas de un tiempo al cual le hemos perdido el valor, porque solo lo medimos en retribución de algún tipo o en dinero. ¿Todavía sabemos cómo usar nuestro tiempo sin un fin específico?

En una época en la cual la crianza de los hijos, por razones mayores, de delega a menudo a otras figuras e instituciones, el Coronavirus obliga a cerrar escuelas y nos fuerza a buscar soluciones alternativas, a volver aponer a papá y mamá junto a los propios hijos, nos obliga a volver a ser familia en una dimensión en la cual las relaciones interpersonales la comunicación. La socialización, se realiza en el (no) espacio virtual de las redes sociales, dándonos la falsa ilusión de la proximidad, este virus nos quita la verdadera proximidad, la real: que nadie se toque, que nadie se bese, que nadie se abrace, todo se tiene que hacer a distancia, en la frialdad de la ausencia de contacto. Cuanto hemos dado por sentado estos gestos y su significado.

En una fase social en la cual pensar en uno mismo se ha vuelto la norma, este virus nos envía un mensaje claro: la única manera de salir de esta es hacer piña, hacer resurgir en nosotros el sentimiento de ayuda al próximo, de pertenencia a un colectivo, de ser parte de una manera mayor, sobre lo que significa ser responsables y que esto a su vez se responsabilice hacia nosotros.

La corresponsabilidad: sentir que de tus acciones depende la suerte de los cuales te rodean, y que tú dependes de ellos y ellas. Dejemos de buscar culpables y de preguntarnos por qué ha pasado esto, y empecemos a pensaren que podemos aprender de todo esto. Todos y todas tenemos mucho sobre lo que reflexionar y esforzarnos. Parece que con el universo y sus leyes la humanidad ya está bastante en deuda, aunque nos lo tenga que venir a explicar esta pandemia, a un precio caro.

CorviD-19: Se debe aceptar que la vida va a cambiar. El amor, la fe y la esperanza están siempre presentes en nuestros corazones en estos momentos en de alerta sanitaria por el Coronavirus-19, Es tiempo de reforzar nuestra fe en el Mundo. Aférrate a la fe porque es la fuente de la creencia de que todo es posible. Es la fibra y es la fortaleza de un alma confiada. Aférrate a la esperanza porque destierra la duda y da lugar a actitudes positivas y alegres. Aférrate a la confianza porque se encuentra en el corazón de las relaciones fructíferas que son seguras y satisfechas.

Es tiempo de reforzar nuestra fe en el Mundo. Aférrate al amor porque es el don más preciado de la vida, porque es generoso, se preocupa y a da significado a la vida. Aférrate a la familia y a los amigos porque son las personas más importantes en tu vida y porque hacen del mundo un lugar mejor. Ellos son la vida que ha crecido con el tiempo para ayudarte a seguir tu camino y permanecer siempre cerca de ti. Aférrate a todo lo que eres y a todo lo que has aprendido, porque esto es lo que te convierte en un ser singular. No menosprecies lo que sientes y lo que crees que es bueno e importante, tu corazón te habla con más fuerza que tu mente.

Aférrate a tus sueños, alcanzados de manera diligente y honrada. No tomes nunca el camino fácil ni te rindas ante el engaño. Recuerda a otros en tu camino y dedica tiempo para atender sus necesidades. Disfruta de la belleza que te rodea. Ten valor para ver las cosas de manera diferente y más clara. Haz del mundo un lugar mejor día a día y no te olvides de las cosas importantes que dan significado a tu vida. Como por ejemplo tener mucho cuidado con el CorviD-19, no te olvides de las medidas preventivas por qué la cosa se les va a poner más fea en un par de semanas, mira, en los Estados Unidos ya tienen muchos estados en emergencia, Nueva York, Miami, California, Washington, Utah y muchos más contagiados y aumentando.

Prevénganse de comidas enlatadas, congeladas, galletas, agua y lo que puedan tener por meses sin que salgan de casa, ya que muchas personas siguen sin creer y todo puede llegar a estar cerrado en breve, y nos puede costar trabajo surtir comida. Restaurantes, Hoteles, Bares, Iglesias todo, todo habrá cerrado. En muchos estados norteamericanos están cerrando grandes empresas, también las líneas aéreas tienen prohibido volar a varios países como medida preventiva. Los Hospitales estarán llenos de enfermos y la Bolsa de Valores de todo el mundo súper mal.

CorviD-19: Se debe aceptar que la vida va a cambiar. En México, López Obrador hasta hoy, no está haciendo nada para tomar medidas preventivas y se presume que está omitiendo información, vean noticieros de todo el mundo, no solo los de México, vean CNN en español que es un noticiero dónde informan sobre todo el mundo. También vean Foro TV, La Hora de Opinar en vivo en todos hablan de las cosas que pasan. Por favor cuídense de verdad, México no es inmune a las epidemias, los mexicanos somos fuertes pero debemos de tener precaución, prevéngase por lo menos con comida para un máximo de «3 meses» mmm o menos… es opcional se supone que en casos de crisis se crean en casa las raciones para cada uno y que la comida alcance para todos durante esos tres meses, o según te prepares.

De forma responsable, manténgase informado del CorviD-19 en todo el mundo. Si no hay toque de queda en México, eso es bueno, pero probablemente haya toque de queda en México, en muchos Estados y Países, en todo Europa están multado a la gente que sale de sus casas o los están encarcelando por 30 días por no obedecer a sus gobiernos, esto lo están haciendo para que no haya más infectados, para que el virus pare de propagarse.

CorviD-19: Se debe aceptar que la vida va a cambiar. Por favor, protéjanse bien, usen guantes desechables y cúbranse la boca al salir de casa, si fuera necesario, no solo los enfermos, también nosotros tenemos que hacerlo, comencemos por saber ¿Qué es el Coronavirus-19 CorviD-19? El Coronavirus-19, como todos los Virus, es un microorganismo subscapular, carente de núcleo y organelos independientes, capaz de infectar a bacterias u otras células para incorporar sus ácidos nucleicos en la maquinaria genética de su hospedero.

Entendiéndose por hospedero al organismo en el que se aloja un parásito, tradicionalmente se utiliza el término huésped. Integrado usualmente por una capsula proteica, que rodea a una cierta cantidad de material genético y con prolongaciones microscópicas para adherirse o situarse en las membranas celulares.

Se cree que en el genoma del Coronavirus-19 se introduce una mutación potencial, varias veces al día, por eso, las estrategias actuales de tratamiento están usando dos o más medicamentos antivirales a la vez en cada enfermo, con objeto de limitar el riesgo potencial de que emerjan variantes de los Coronavirus-19 incontrolables. hora que sabemos que la mayoría de las células infectadas un determinado número de días, es esencial identificar a las células latentes (macrófagos y microglía) como blancos apropiados de medicamentos antivirales, para impedir que el coronavirus-19 se aloje en ellas por tiempo y cantidades indefinidos.

En este sentido el Sistema Nerviosos Central es el reservorio más preocupante porque la mayoría de los medicamentos antivirales que conoce no tienen un efecto directo sobre la replicación viral en el cerebro. Debe recordarse también que la integridad del sistema inmune depende de conseguir que el Coronavirus-19 se replique lo menos posible y que la mayor parte de los órganos permanezcan libres de infección por mucho tiempo para garantizar la sobrevivencia del paciente infectado.

Mientras no se tengan combinaciones farmacológicas que destruyan totalmente al Coronavirus-19 o impidan por completo su replicación o sus mutaciones, será necesario administrar medicamento para prevenir alguna otra infección adicional a la tratada, que puede ser causantes de neumonía, pulmonía, diarrea incontrolable en pacientes con Coronavirus-19, responsables de muchas, muchas muertes.

La lucha contra el Coronavirus-19, debe ser más inteligente y racional, en estos momentos tan escasos que nos permiten los tiempos desde el contagio y hasta que desarrollar el síndrome del Coronavirus-19, es decir la enfermedad; los medicamentos aplicados durante su tratamiento, deben dirigirse a impedir que el coronavirus-19 se replique o multiplique rápidamente, y a controlar que el menor número posible de células defensoras en el sistema inmune se afecten o debiliten, para evitar que el paciente contraiga hasta donde sea posible de otras situaciones como de neumonía, pulmonía, diarrea incontrolable, etc.

La batalla debe librarse ante todo, en la prevención, de nuevos contagios, con la educación y la cultura en todas las edades, a tiempo y actualizada, divulgando las precauciones necesarias para una conducta anti-contagio cuidadosa, fomentando el manejo apropiado e higiénico de todos los productos biológicos, sea cual fuere su origen, y resinando a los políticos, maestros o padres de familia por igual a abrir los ojos y confrontar este gravísimo problema de salud que nos afecta a todos en el mundo. El universo devuelve el equilibrio a las cosas por el coronavirus-19.

CorviD-19: Se debe aceptar que la vida va a cambiar. ¿Qué sentido le quieres dar a tu vida? ¿Qué es tan importante que te quita el sueño? ¿Cómo quieres que te recuerden? Quizás tú sientes que el dinero, el poder, o encontrar a tu pareja puede ser el sentido de tu vida. O quizás buscas el sentido de tu vida en las opiniones y en la búsqueda de aprobación de tus amigas, amigos, tus padres, yu familia, tus hijos, etc., pero siempre acabas sintiéndote igual: con una sensación interior de desesperanza y vacío.

Pero lo más interesante, es que el sentido de tu vida lo sientes, por primera vez, cuando sufres un gran estremecimiento emocional o está en peligro tu vida. Tienes la sensación de preguntarte a que has venido y cuál es el verdadero sentido de tu vida. Es, en esos momentos, cuando todo aparece tan claro como si, después de una tarde con neblina, esta se disipara y apareciera el sol, reluciente, ante tus sorprendidos ojos. ¿Has hecho alguna vez el experimento de tu partida? ¿De imaginarte el recuerdo que deseas dejar en tus amigas y tu familia? Si no lo has hecho, imagínate por un instante, ¿Cómo te gustaría que te recordaran los demás? Ahora, ¿Qué te hubiera gustado haber logrado? ¿Haber experimentado?… piensa por unos instantes.

Para mí, resultó curioso que en lo que yo imaginé más en este ejercicio, es en el amor, en los detalles aparentemente “tontos” de la vida: en ayudar a dar alegría a la gente más necesitas y en especial a los niños, en los hermosos momentos que pasé junto a las personas que más me quieren a pesar de un chiste mal contado, a pesar una historia misteriosa llena de bondad, a pesar una encantadora sonrisa. A pesar un abrazo lleno de cariño, a pesar una mira tierna, a pesar de compartir la felicidad de una persona que no espera nada de la vida, al abrazo de un niño agradecido por un simple y común regalo que le llena la vida de alegría, y en los instantes en que serví a alguien y lo ayudé, me resultó asombroso darme cuenta que no me pasó por ningún instante el concepto monetario, ni pensé en carros, casas, propiedades… nada de eso.

¿Te pasaron cosas parecidas a ti cuando hiciste el ejercicio, de pura casualidad? Recuerdo que en el libro bíblico de Proverbios, dice una cita más o menos así: “He visto que no hay nada mejor para la gente terrestre que se regocije por el duro fruto de su trabajo, es el don de Dios” ¿Qué es lo que te regocija a ti? Pueden ser pequeñas cosas, desde caminar en un amanecer de lluvia, en un bosque, escuchando el suave trino de los pájaros y peculiar sonido de los grillos al anochecer, en un atardecer en la playa, o simplemente estar tendida en la arena de boca al sol, Llenarse los pulmones hondamente con el frescor y el aroma a árbol mojado y hierba, después de una noche de lluvias intensa.

En lo personal, pocas cosas me dan tanto deleite como caminar, y oler el delicioso aroma a fresco, escuchar aún los cantos de los pájaros, y las calles todavía pacíficas y tranquilas, antes del duro y nervioso ajetreo diario vivir. Y contemplar la luna en la noche, en las calles, vacías sin gente, quizás disfrutar de la compañía de una amiga, llenarse de su sonrisa y del brillo de su mirada, de tener entre sus brazos a su pequeño hijo o tal vez un animal doméstico, gato o perro que te entregue cariño.

Con sabiduría, Dios dijo que en verdad no podríamos entrar al reino de los cielos hasta que volviéramos a ser niños por su bondad y su transparencia en su vivir. Admiro de ellos su alegría eterna, de la felicidad que les trae que les obsequie una simple goma de mascar, que los cargue, un abrazo un beso, admiro la seguridad en sí mismos, instintiva y natural que tienen. Su terquedad para conseguir lo que quieren, a pesar de los intentos manipuladores de los adultos para dominarlos con un “ya no te voy a querer”, “eres malo”, “mira cómo te ve la gente”, “pareces niña”, “si te comportas te compro esto”

Me pregunto cuántos de nosotros nos quedamos inconscientemente con esas manipulaciones desde niños, los niños no entienden el concepto del rencor. Puedes insultarlos y pelear con ellos, pero al rato están como si nada. Y no fingen. Es que así es la naturaleza de un niño. Y tienen una capacidad inagotable para jugar y hacer cosas… ¡y ser felices! Reflexioné, que toda mi lucha interior ¡está enfocada a volver a ser niño!, ¡Tener la alegría y espontaneidad de un niño!, ¡Aprender a perdonar y olvidar como un niño!, ¡Tener la terquedad para conseguir lo que quiero, como un niño! Y por fin entendí aquella frase de Picasso: “A los 10 años ya pintaba como uno de los grandes del Renacimiento, ¡pero tarde otros 50 para volver a pintar como un niño!”. Entonces, ¿Cuál es el sentido de la vida?

Para mí, es vivir permanentemente en el presente, disfrutando de todo, obedeciendo a los impulsos de mi corazón y haciendo lo que me hace más feliz, en cada momento, ya sea en mi trabajo, en el amor, conociendo gente diferente a mí, que me cuente de su vida, aprender nuevas experiencias, y sentir nuestro sus sufrimientos de vida, todo lo que han experimentado para sobrevivir en esta selva llamada vida, ¡todo lo que esté haciendo en todo momento y a cualquier hora! Ya después de la experiencia de todo esto, me pregunté ¿Cuántas cosas inconclusas hubiera dejado de mi vida sin hacer?

¿Cuántas personas que quiero y amo nunca se los expresé?, ¿Cuántas personas que me aman, o amaron nunca me lo dijeron y yo jamás lo sabría? Por ahora solo “Quédate en casa” en estos momentos tan importantes para tu vida, para la de tu familia y para la vida del mundo entero, Coronavirus-19 , al ser un encierro obligado, también es una segunda oportunidad para que en estos 14 días de Cuarentena, puedas reescribir algunas páginas de tu vida para con tus hijos, tu familia, tus amistades, para que perfectamente te contestes ¿Qué sentido le quieres dar a tu vida ahora?, ¿Qué es tan importante en tu vida ahora para que te quita el sueño? Y ahora, ¿Cómo quieres que te recuerden?

CorviD-19: Se debe aceptar que la vida va a cambiar. CUARENTENA, es una ORACIÓN DE JOSÉ LUIS RODRÍGUEZ EL PUMA nos viene muy a tono para estos momentos que El Mundo nos cambió, la vida nos cambió, la soberbia humana ha quedado arrodillada ante un microscópico enemigo. Los besos, los abrazos y el simple gesto de agarrarnos de las manos han caído por ahora al olvido. Lecciones que nos hacen despertar ante cuán importante eras sentirnos cerca y demostrarnos el amor. Sí, estamos aislados, pero al mismo tiempo estamos unidos.

Dejamos de pensar en nosotros mismos, para pensar en el bien común. Ahora miramos de manera diferente a nuestros abuelos, cuando antes quizás ni los veíamos. Todo se detuvo. Y nos ha hecho entender lo esencial de un médico, una enfermera un trabajador abnegado de la salud; la importancia de la ciencia por encima de los intereses económicos. Nos apagaron los deportes, los conciertos, los restaurantes, los cafés. Pero ahora nos miramos a los ojos en nuestras mesas, nuestras salas, nuestros balcones. Hemos reflexionado no solamente en nociones básicas de higiene personal, sino también en la contaminación que hacemos a lo que nos rodea. Los animales andan libres, felices, sin que nada los afecte.

Ahora los encerrados somos los seres humanos que hemos robado su espacio. Todo esto posiblemente no es apocalíptico, pero si aleccionador. Quizás la humanidad necesitaba una sacudida que nos despertara del letargo automático en que vivimos. Donde le damos protagonismo a la inmediatez de lo tecnológico por encima de la paciencia por lo real. De esta saldremos juntos, y le daremos valor a ese beso, a ese abrazo, y a esa mano. Este virus nos hará mejores, porque nos hará iniciar todo desde cero. Pero por ahora, solo por ahora no nos agarremos de las manos Pero estoy convencido que muy pronto, juntos podremos llegar a donde jamás hemos llegado. Amén .

Déjenme decirles que esto del Coronavirus-19 es serio. Tómenlo en serio ustedes también.
Nunca ha habido para nuestro país un desafío sanitario, o una alerta mundial que dependa tanto de nuestra solidaridad. Depende de todos. No estamos condenados a aceptar pasivamente la propagación del virus. Tenemos el remedio: por consideración al otro, mantengámonos a distancia. El consejo de los virólogos es claro: No más apretones de manos, lávese bien las manos y con frecuencia, mantenga al menos un 1.5 m de distancia de la persona más cercana y, preferiblemente, apenas o casi nada tenga contacto con los muy ancianos, porque son especialmente vulnerables. Con estas reflexiones te darás cuenta que tú eres la vacuna contra el Coronavirus-19.

Se lo difícil que es y lo que se requiere de nosotros. Queremos estar cerca el uno del otro, especialmente en tiempos difíciles. Conocemos el afecto como la cercanía física o el tacto.
Pero por el momento lo contrario es, desafortunadamente, lo correcto. Y todos tenemos que entender eso: En este momento, la distancia es la única manera de expresar cuidado.
Cuídate, amate y ama a los demás para que todos nos volvamos a ver, quiero volver a verte.

Estoy absolutamente seguro que superaremos esta crisis.
Pero, ¿Cuántas personas morirán? ¿Cuántos seres queridos vamos a perder? La respuesta está, en gran parte en nuestras propias manos. Ahora podremos, decididamente, reaccionar todos juntos. Podemos aceptar la restricción actual y apoyarnos mutuamente.
Esta situación es grave y está abierta. No solo dependerá de cuan disciplinados sean todos los que sigan y apliquen las reglas.

Solo imagina esta situación. Desde el momento en que un ser querido sea positivo de CORVID-19, Se le pondrá en cuarentena y no podrá volver a verlo hasta su recuperación completa; de lo contrario si su situación de salud empeora hasta llevarlo a la muerte.
No se le permitirá verlo incluso habiendo muerto, ni darle un funeral, solo se le informará que esta muerto y que el estado pensara en la eliminación del cuerpo. Trate de imaginar ese escenario y considere si vale la pena ignorar los deberes que le ordena el gobierno de su país.

Esta es una situación dinámica, y seguiremos siendo capaces de aprender en ella, de modo que siempre podemos repensar y reaccionar con otros instrumentos. También lo explicaremos. Por eso les pido que no crean en los rumores sino solo en los comunicados oficiales aunque provengan de otros países LAS RECOMENDACIONES. Cuídense y cuide a sus seres queridos, le agradezco. No dejes entrar al virus en tu cuerpo. Debemos, y creo que nunca antes hemos experimentado algo así, mostrar que estamos actuando cordial y razonablemente y así salvamos vidas. Depende, sin excepción de cada individuo y, por lo tanto de todos nosotros. Cuídense y cuide a sus seres queridos, le agradezco.

Esto que estamos viviendo, también pasará. Tengamos fe, tengamos esperanza, disfrutemos lo que estamos viviendo en este momento porque es una bendición del Señor. Pido a Jesús que toda mi casa sea bañada con su preciosísima sangre, de tal manera que nada ni nadie pueda provocarnos ningún daño. Sello y protejo todos los límites de esta casa que nada de lo que la rodea nos cause algún daño ni a mi, ni a los míos, ni a cualquiera de mis parientes, amigos o visitantes.

El amor vence siempre, el amor vence siempre como Cristo ha vencido. El amor ha vencido, el amor vence siempre, aunque en ocasiones ante sucesos y situaciones concretas, pueda parecernos impotente. Cristo parecía impotente en la Cruz. Dios, siempre puede más.

ENTRE GRIEGOS Y TROYANOS
Mtro. QFB. Fernando De la Fuente García
E-Mail: ferdelafuenteg@gmail.com
Facebook: Fernando DelaFuente García
Twitter: @FerranFercho
WhatsApp: 4444-16-9864
EL CORONAVIRUS-19 VUELVE A PONER A PAPÁ Y MAMÁ JUNTO A LOS PROPIOS HIJOS

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.