Tres Consejos para Evitar Perder la Paciencia con tus Hijos

El desafío de ser padre.
Los padres no somos perfectos, llevamos encima el peso de la responsabilidad, el trabajo fuera y dentro de casa, la educación de los niños, problemas, angustias, agobios, etc. Toda esa mochila llena hace que, en ocasiones, no nos enfrentemos a la crianza de los niños con la paciencia que ello requiere. Esto nos lleva a gritar a nuestros hijos, a decirles frases que dañan su autoestima, a no dedicarles el tiempo necesario e incluso, en ocasiones, a responder con violencia, ya sea verbal o física.
Yo me consideraba paciente hasta que mis hijos comenzaron a crecer, a pelear entre ellos, a revelarse, me han puesto en serios aprietos para mantener la calma y no estallar de estrés y furia, por eso te comparto tres de los que considero mas útiles y prácticos consejos para no perder la calma con tus hijos:
1- Tiempo fuera: Para tus hijos y para ti, envíalo a su habitación y tú, apártate también,  es el principal y más importante consejo. A los niños les mandamos a pensar, y nosotros para tranquilizarnos y evitar estallar. Vete, cuenta diez, ponte una canción que te guste, respira hondo. Y, cuando ya estés calmado, vuelve al foco del problema para poner orden. Nunca intentes disciplinar durante un momento de ira.
2- Emplea la empatía: Muchos padres olvidan que fueron niños una vez. Olvidaron que saltaron sobre la cama, que disfrutaban jugar con tierra y que utilizaron las pinturas de mamá para hacer una obra de arte. La empatía te ayudará a ponerte en el lugar de tu hijo, a recordar lo divertido que era hacer cosas que prohibían los mayores o lo importante que te parecía esa discusión con tu hermano. Y, un consejo, aplica el método de la escucha activa, es decir, deja de regañarles desde las alturas y baja a su nivel, ponte de rodillas, mírales a los ojos e intenta comprender por qué hicieron eso.
3- Actividades antiestrés: Los hijos son en ocasiones, víctimas de nuestros agobios y problemas. Estar felices, sentirnos a gusto y ser positivos nos ayudará a tener a la paciencia como aliado. Rodéate de gente alegre que te transmita cosas buenas, haz ejercicio físico y suelta adrenalina, guarda un espacio de tiempo, por pequeño que sea para ti. No sólo somos madres o padres, también somos mujeres y hombres, con nuestras propias necesidades. Si tu te sientes bien, transmitirás ese bienestar a tus hijos.
Finalmente, si tuviste un día terrible y no consigues poner en práctica estos trucos para no perder la paciencia y en cambio te conviertes en el ogro que no quieres ser, no pierdas mucho el tiempo condenándote. Abraza fuerte a tus hijos e inténtalo el día siguiente, practica una y otra vez hasta que lo logres. La atmósfera de tu casa, el corazón sano de tus hijos y la paz, valen todo el esfuerzo.
@RobertCastane10
ROBERT L. CASTAÑEDA / Desafíos / Torreón, Coah / Febrero 26 de 2020.

1 Comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.