Adultos Mayores Enfrentan Pobreza, Abandono y Maltrato

Abandonada por sus hijos, doña Antonieta recurre a la limosna como una forma de subsistencia en el Centro Histórico de San Luis Potosí

Para el 2025 habrá 14 millones de personas abandonadas, en México el 20 por ciento de los adultos mayores vive en soledad y el 16 por ciento sufre rasgos de abandono y maltrato, según el Segundo Congreso Internacional Interdisciplinario sobre Vejez y Envejecimiento.

La población de 60 años o más en el país es un sector social y económicamente vulnerable, pues se estima que cerca del 47 por ciento vive en pobreza, y entre 20 y 30 por ciento sufre violencia física, psicológica, económica o abandono, afirma Mario Enrique Tapia, académico de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Zaragoza, de la UNAM.

Esta situación representa un reto en términos de políticas públicas y de atención, pues el país atraviesa por un proceso de envejecimiento: actualmente, cerca del 8.9 por ciento de la población –unos 10 millones de personas– son ancianos, pero en el 2050 representará casi el 30 por ciento.

La Comisión de Desarrollo y Bienestar Social del Senado de la República aprobó incluir como delito -en el artículo 335 del Código Penal Federal- el abandono de personas adultas mayores y el de personas con alguna discapacidad, porque deja en vulnerabilidad la vida y la integridad de las personas afectadas.

Según el INEGI, En 1930, en México la población de adultos mayores era inferior al millón de personas, esto es, 5.3% de la población total. El Censo de Población y Vivienda 2010, contabilizó 10.1 millones de adultos mayores lo que representa 9.0% de la población total. En San Luis Potosí la cantidad es de 257 mil 976: 134 mil 14 son mujeres y 123 mil 962 son mujeres.

En el año 2010, las entidades federativas con los mayores montos de población de 60 y más años de edad del país son el estado de México, el Distrito Federal, Veracruz, Jalisco y Puebla, con un monto que va de poco más de 514 mil a 1.1 millones de habitantes. Las cinco entidades agrupan a 4.1 millones de adultos mayores, en otras palabras, poco más del 40.0% de dicha población.

El promedio nacional del indicador es 9.7 adultos mayores por cada 100 personas en edad laboral; 16 entidades federativas están por encima de este promedio y ocho de ellas superan los 11 adultos mayores por cada 100 personas en edad laboral, entre ellas, Zacatecas, Michoacán, Guerrero, San Luis Potosí, Veracruz, Distrito Federal y Nayarit.

 

Abandonada por sus hijos, doña Antonieta recurre a la limosna como una forma de subsistencia.

Sonando el pandero entre algunas de las calles del Centro Histórico de San Luis Potosí para atraer la atención de la gente que pasa absorta en sus pensamientos, la señora María Antonieta Castillo, una mujer de aproximadamente 74 años (pues ella no recuerda bien su edad), busca subsistir con la ayuda económica que le da la gente.

Hace varios años, esta mujer de la tercera edad estuvo trabajando en la ciudad de Celaya, donde le iba bien trabajando junto a una religiosa y generaba el dinero suficiente para llevar una vida más o menos tranquila; sin embargo, ante la idea de regresar a San Luis Potosí para estar con sus hijos, decidió volver, desafortunadamente se dio cuenta que prácticamente la habían abandonado, pues ninguno de ellos la ha  vuelto a procurar, al menos para saber si aún vive.

“Ellos no quieren saber nada de mí, y pues, yo tengo que seguir buscando la manera de vivir con la moneda que la gente me pueda dar, porque ya no puedo trabajar y tengo que venir aquí, al centro de la ciudad, para tratar de juntar algo de dinero”, señala.

Intervenida en una operación que tuvo en los ojos, doña Antonieta espera tener el tiempo suficiente para continuar con su tratamiento, pero golpeada además por otras enfermedades propias de su edad, espera que la gente que acude especialmente a las iglesias, le siga regalando una moneda y así continuar en el día a día para tratar de subsistir.

Según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012, el 10% de la población es de adultos mayores, de los cuales el 25% estaba en condiciones bajas de bienestar y casi 20% en muy bajas. Además, 5 millones de ese sector carecen de los ingresos suficientes para adquirir bienes, servicios y vivir de manera digna. La atención a su salud es prioritario, pues se considera que un adulto mayor acude cuatro veces más a consulta que otros grupos poblacionales, y el costo es siete veces mayor, porque muchos de ellos tienen padecimientos crónicos o enfermedades discapacitantes.

También se requiere atender aspectos sociales y psicológicos; por ejemplo, aunque no hay estadísticas confiables se calcula que entre un 20 y 30 por ciento sufre violencia psicológica, económica, sexual, física o abandono.  Las mujeres son quienes la padecen más, debido a factores socioculturales y a que su esperanza de vida es mayor.

“Para 2050, la esperanza de vida de los mexicanos será de 85 u 86 años de edad, pero el hecho de vivir más no implica que la calidad sea mejor. Desafortunadamente, el entorno y contexto de las personas de la tercera edad en nuestro territorio no es favorable, porque sí se llega a más edad, pero en condiciones muy deterioradas”, dijo el especialista de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Zaragoza, de la UNAM.

La población adulta mayor con alguna limitación en la actividad creció poco más del triple, en 2000 se registraron 745 mil casos que representan 10.7% de la población de 60 y más años, para el censo de 2010 la cifra se encontró en 2.8 millones, lo que representa 26.3 por ciento. / Cuadro de Central Informativa.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.