Descanse en Paz Aurelio Gancedo, el Hijo Leal del PRI

El edificio del Partido Revolucionario Institucional en San Luis Potosí, fundado en 1982 recibió a su hijo, un militante “de a pie”, quien desde sus primeros pasos portó el emblema tricolor, caminó y creció en una sede que hasta sus últimos días fue su hogar, Aurelio Gancedo Rodríguez, un potosino más que cae a manos de la inseguridad que aqueja al Estado desde hace años. Hoy, entre lágrimas, ovaciones, discursos y aplausos, amigos, familiares y militantes despiden a un cuadro leal, en toda la expresión de la palabra.

Pasadas las 17:30 horas, amigos cercanos, diputados locales y federales, militantes del interior del Estado y familiares comenzaron al llegar al segundo hogar del presidente del Instituto Reyes Heroles, el encargado de formar cuadros jóvenes para la vida política de San Luis Potosí y México. El féretro arribó a las 18:05 horas y fue recibido con un aplauso general que se prolongó por varios minutos.

Juan Manuel Carreras López, Gobernador del Estado; el secretario general de Gobierno, Alejandro Leal Tovías; la ex senadora Yolanda Eugenia González Hernández; Elías Pesina Rodríguez, aspirante a comandar el PRI en San Luis Potosí; fueron algunos de los priístas que formaron parte de la guardia de honor en el salón Helios Barragán, donde despidieron a alguien más allá de un ex presidente de partido, un amigo, confidente y compañero de muchos que incluso catalogaron como «un gran ser humano, leal, comprometido y de gran honorabilidad».

Edmundo Torrescano, Yolanda Eugenia González y Esperanza Rodríguez Gámez, mejor conocida como “Doña Perita”, la propia madre de Aurelio, narraron breves anécdotas que mostraron que Aurelio, desde niño, se interesó en la política partidista y tuvo el sueño de llegar a ser, un día, gobernador de su estado, motivado por el entonces gobernador, Gonzalo Martínez Corbalá.

Después de sus líneas emitidas por su oficina de comunicación social y sus breves condolencias externadas en una entrevista por la mañana, el gobernador Carreras López se limitó a ser testigo del homenaje y de las exigencias de justicia de los priístas.

Aurelio Gancedo abandonó la que también fue su casa en punto de las 18:30 horas, nuevamente entre aplausos y lágrimas de los presentes, quienes recordarán a un amigo y hermano. Estas fueron las palabras de Edmundo Torrescano Medina, priísta encargado de la sede potosina hasta el momento:

Aurelio bienvenido a este tu partido. Bienvenido a tu casa.

Amigos todos, en estos momentos de tristeza, nos hemos reunido para despedir a nuestro compañero de partido Aurelio Gancedo Rodríguez, un compañero que nos ha dejado de manera inesperada, hoy queremos dar testimonio de su paso por nuestro partido así como por nuestras vidas, con todo el respeto y afecto sincero que le hemos tenido siempre.

El vacío que nos deja la muerte solo puede ser aliviado con la amistad y la compañía de los seres queridos, aquí perita, esta tu familia priista que te quiere y te acompaña, y quienes siempre mantendrán vivo el recuerdo de Aurelio Gancedo.

Todo aquel que se precie de ser priista en el estado guarda en su haber un recuerdo, una experiencia, y hasta alguna fotografía con el.

Difícil hablar de un hombre que a pesar de su juventud tuvo presencia e injerencia en varias generaciones políticas distintas, actor importante en la vida publica del estado y el país, por que el, literalmente, dio sus primeros pasos en este edificio.

El origen de nuestro partido es, el ser revolucionario y a la vez institucional, cualidades que Aurelio poseía.

El Aurelio revolucionario que siempre pugno por las causas sociales, ese que desde niño tomaba la tribuna del congreso, el que en cualquier debate publico defendió con vehemencia los ideales social – demócratas de este partido.

Y el Aurelio institucional, un servidor publico con experiencia en los tres niveles de gobierno; un militante que además de ser consejero, delegado y presidente de partido, se convierte en el dirigente del Instituto Reyes Heroles, encargado de la formación de cuadros.

Hoy, deja como legado a todos estos jóvenes, que como el, toman esta trinchera para luchar por la construcción de una mejor nación.

Es con esas mismas cualidades, la revolucionaria y la institucional, tenemos confianza en las autoridades, pero a la vez, en nombre de todos los priistas, condenamos y lamentamos el homicidio de nuestro compañero, y alzamos la voz para exigir justicia para Aurelio.

Como lo dijo Jesús Reyes Heroles: “Así como no basta la violencia para que estemos frente a una revolución, no es suficiente la paz, si no es dinámica, si no es aprovechada para reformas revolucionarias, si no está acompañada de una auténtica voluntad transformadora para que haya revolución. Sabemos que la violencia sólo apuntalaría el retroceso; por tanto, con la fuerza de la política procuremos desterrar las causas que contribuyen a que se generen actitudes antisociales.”

Video:

Galería del último adiós:

1 Comment

  1. Faltó decir que su viejo Maestro Pascual Guillermo Gilbert Valero fue el único que en acto viril pidió justicia y desafío a los asesinos de Aurelio Gancedo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.