Hablemos de sexo

El Desafío de ser Padre.

Hay dos temas que mueven a la sociedad, la gente hace todo por conseguirlo, pero por alguna extraña razón, en las escuelas y peor aún, en los hogares, son los dos temas menos enseñados, hoy quiero hablar de uno de ellos, el sexo.

Existen dos corrientes de pensamiento comúnmente usadas para el tema del sexo, una es la Victoriana, que dice que el sexo es sucio y vergonzoso, que se debe usar casi por compromiso en el matrimonio para la procreación, muchos adultos piensan así, mayormente las mujeres, quienes en muchas ocasiones se niegan a sus esposos y cuando lo hacen es solo por evitar un pleito o para complacerles, la otra corriente es la que se despertó en la revolución sexual de los años 70s, donde los jóvenes convirtieron el sexo en uno más de los pasatiempos y en mera diversión, ambos son armas letales para la mente de nuestros hijos.

En mi cultura cristiana, Dios inventó el sexo y, ni es algo sucio y vergonzoso, ni mucho menos un juego o algo que se pueda tomar irresponsablemente, sino un plan divino para procreación, y placer marital, una práctica que genera conexión entre los esposos. Es saludable que nuestros hijos conozcan la dignidad de su sexualidad y que en casa podamos hablar claramente del tema.

Quiero preguntarte ¿Quién te enseñó sobre el sexo? El noventa por ciento de las personas responde de tres maneras: Sus compañeros de escuela, Hollywood o la pornografía, el diez por ciento restante se divide entre algún tío, su pareja, y en un porcentaje dramáticamente menor, sus padres. Esto no debería ser así, si tenemos vida, quien enseñará a nuestros hijos sobre el sexo seremos nosotros, los que tomamos el desafío de ser padre.

A diferencia de lo que se cree, los niños no descubren su sexualidad en la adolescencia, tengo dos hijos y los vi tener curiosidad por sus genitales desde el año de nacidos, entiendo que no pensaban en algo erótico, pero si a temprana edad tienen sensaciones al respecto, ¿no deberíamos nosotros los padres a temprana edad comenzar a sembrar cultura sobre este asunto?

Es necesario que hablemos claramente de los órganos sexuales, llamar al pene y la vagina por su nombre, ya que, si a la mano le decimos mano, al pie le llamamos pie, y al pene “pilín” lo que hacemos es enviar un mensaje a nuestros hijos, afirmando que a diferencia que las demás partes de su cuerpo, están tienen nombres vergonzosos, esto es comenzar con el pie izquierdo la enseñanza.

A continuación, te comparto una lista sobre qué temas tocar según la edad de tu hijo.

De 5 a 10 años:

*De donde vienen los niños

*El uso de cada miembro de su cuerpo

*Limites, nadie puede tocar sus órganos sexuales y mostrárselos.

De 11 a 17:

*El uso original del sexo (En el matrimonio)

*Las enfermedades de transmisión sexual

*Las consecuencias de la pornografía

*Respeto sexual en el noviazgo

*La dignidad de su sexualidad

Con amor, honestidad y siendo muy intencional, podemos crear hijos que crezcan con mentes saludables respecto al sexo, luchemos por apartarlos de las adicciones sexuales que a tantas personas y familias enteras han destruido, este es parte esencial de El Desafío de ser Padre.

 

Robert L Castañeda

Correo: eldesafiodeserpadre@outlook.com

Podcast: El desafío de ser Padre (Spotify, Apple Podcast, Anchor).

ROBERT L. CATAÑEDA / Desafíos / Torreón, Coahuila / Enero 22 de 2020.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.