Año nuevo, ¿vida nueva?

Las personas tenemos esta ansia por cambiar lo que no nos gusta de manera rápida y concisa, pero cuando nos proponemos una vida nueva no nos imaginamos el trayecto, por lo que hay que pasar para llegar a ese punto “b” tan anhelado.

Y es ahí el punto de catarsis, la crisis existencial que vivimos entre lo que consideramos un hábito y lo que nos proponemos hacer ahora. Es ahí donde muchos desertamos, olvidamos, y tratamos de sabotearnos a nosotros mismos, con excusas válidas pero a final de cuentas excusas.

Es normal que una catarsis nos haga emprender la huida, nos cause miedo y desesperación, pues no para todos es la guerra y no para muchos es suficiente una plática motivacional, un tutorial o un testimonio.

Nuestro cerebro está entrenado para responder a nuestras necesidades fisiológicas y no para soportar la carga de nuestros deseos. Nuestra familia está entrenada para cuidarnos y no para darnos por nuestro lado, es así como muchos «quedamos en el intento», «tiramos la toalla», no aguantamos más..

¿Son caprichos del ego nuestros propósitos? O realmente son cosas que debemos hacer a la brevedad… Esto es un punto de reflexión.

Si el caso es que no tenemos una condición que no nos permita ver de manera subjetiva y clara nuestra realidad, entonces deberíamos de tener clara la diferencia entre esos dos conceptos.

Para nosotros ¿qué es importante? ¿Hacer una diferencia o que se note la diferencia? No es lo mismo, aunque en sí los dos conceptos impliquen un cambio. El punto es ¿Hacemos propósitos basados en las expectativas de los demás para nosotros? O es en realidad que nosotros necesitamos que de algún modo las cosas se hagan realidad? Pues mi Teoría es que cuando en realidad se trata de lo último es cuando si se hace la diferencia pero también se nota y esto sencillamente debido a que lo hicimos de manera consciente de manera consensuada con nuestras necesidades y apoyados en una idea que por inercia  genera nuestro cambio de comportamiento, por que es tan buena esa idea para nosotros que definitivamente la tenemos que lograr.

Y no quiere decir que no podamos lograr cosas cuando se trata de complacer a los demás o de lograr la idealización de lo que creemos que los complacerá , sin embargo este tipo de cambios y/o logros suelen ser menos duraderos, efímeros e increíbles como la hipocresía.

Seamos honestos con nosotros mismos, ese es el mensaje principal, y cuando logremos ser congruentes con lo que necesitamos y hacemos, es ahí cuando todo toma sentido, y por consecuencia permanencia.

Un año nueva, una vida nueva o igual pero buena para ustedes les deseo a todos.

twitter: @roxaniutz

ROXANA OLVERA ROSILLO / Cara o cruz / San Luis Potosí, S.L.P. / miércoles 22 de enero 2020.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.