Hoy que ya no estás

Es muy difícil para mi escribir estas palabras, las lágrimas nublan mi vista, cada minuto de este día has estado en mis pensamientos, estoy tratando de ser fuerte, pero cuando pienso en ti, sigo escuchando tu voz, tu risa, esas frases tan tuyas, pareciera que estás ahí detrás de la puerta, como cuando no puedes ver  a la persona pero sabes que está cerca, porque sientes su presencia y su recuerdo es tan fuerte que la puedes escuchar.

Cuando me preguntan por ti, ¿qué paso? ¿Cómo fue? ¿cómo comenzó? Se convierten en dardos que me hieren, me remueven el dolor y aumentan mis propias preguntas sin respuesta.

Un nudo en la garganta es una sensación que se vuelve frecuente.

Un evento tan inesperado como la muerte nos provoca una catástrofe emocional, nos trastorna y sacude con la fuerza de un terremoto de varios grados richter de intensidad.

Una avalancha de recuerdos se apoderan de mí y me provocan tantas clases de sentimiento: incredulidad, tristeza, negación y mucha impotencia.

Dicen que el tiempo cura las heridas, pero… ¿Quién tiene la fórmula que puede medir ese tiempo?

Dicen que los tiempos de Dios son perfectos, pero… ¿Cuándo comienzan? y ¿Cuándo deben terminar?

Dicen que has ido a un lugar mejor, más, ¿Alguien conoce dicho lugar?

Dicen, sé fuerte, échale ganas, pero…¿Cúantas ganas son suficientes?

Dicen no llores, sino no dejarás que descanse en paz.

Le cuestiono a mi interior ¿Y cómo puedo hallar la paz?

Estoy devastada, tengo rota en fragmentos pequeños mi alma, creo que te faltó tiempo y lo más triste nos faltó tiempo, para convivir, para compartir, para acumular nuevas experiencias, para vivir diversos momentos y crear en nuestras mentes muchos más bellos recuerdos. Sólo puedo llorar a solas, dejar que las lágrimas broten desde muy adentro; trato de buscar las enseñanzas y los consejos que me diste, debo recordar, recordar, recordar…

Será muy difícil superar tu pérdida, nada podrá ser igual has dejado una huella profunda, una herida que no sanará jamás.

Mi sensibilidad está en aumento y hasta busco señales en la oscuridad.

Quisiera poder descifrar el mensaje que la vida me da.

Nadie sustituye a un ser querido, somos tan iguales como humanos y a la vez tan individuales pues nuestra esencia es única e irrepetible.

A partir de hoy vivirás en mi memoria, nuestro lugar de reunión y pláticas será en silencio, podré quizá causar extrañeza si de repente en medio de la multitud una sonrisa o hasta una carcajada de alguna anécdota tuya invade mi mente o quizá el rodar de una lágrima provoque desconcierto a mi alrededor, solo diré: «no es nada, solo un recuerdo» y cortaré de tajo y me alejaré, porque tu ausencia es un complicado problema guardado en un sobre con una etiqueta, donde aún se lee: sin respuesta…

Mientras tanto queda pendiente un muy fuerte abrazo y un cálido beso, me sostiene una esperanza: el anhelo de volverte a encontrar. Ahora vive, vuela y descansa en paz.

Dedicado a todas las personas más amadas de nuestras vidas In memoriam.

@omm_ruth

RUTH CONTRERAS / Tras el Teclado / San Luis Potosí, S.L.P. / Enero 22 de 2020.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.