EL nuevo gobierno mexicano

“Los hombres que no pueden soportar el yugo suave de la ley, tampoco pueden conformarse con ese orden de cosas, y de aquí procede ese constante empeño de destruir el sistema federativo, substituyéndolo con el poder absoluto” Benito Juárez García. Benemérito de las Américas (1806 – 1872)

El ideario del indio zapoteca, oriundo de Oaxaca, que desde cuna muy humilde llegase a convertirse en Presidente de la república, y le fuese adjudicado el título de Benemérito de las Américas, fue y ha sido, la supuesta guía moral del actual titular del poder ejecutivo federal, Sr. Andrés Manuel López Obrador.

Si bien, se considera que esta nueva forma de gobierno impuesta por “El Peje” y sus huestes morenistas en el Congreso de la Unión, es decir, en el Poder legislativo, tiene una línea socialista, pero que más bien parece populista; el acervo ideológico del nacido en Guelatao, no encaja con muchos de los aspectos que ahora maneja la mal llamada “Cuarta Transformación”.

¿Una 4ª T juarista? Más bien, parece que se aparta de la lucha que realizara Benito Juárez con ideólogos, pensadores, juristas y visionarios de la talla de Melchor Ocampo, Ponciano Arriaga Leija, Santos Degollado, Francisco Zarco, León Guzmán, Sebastián Lerdo de Tejada, Ignacio Ramírez, José María Iglesias y Manuel Doblado, entre otros.
Por el contrario, el gobierno de López Obrador, aglutina a personajes muy cuestionables y señalados como corruptos como Manuel Bartlett, Ricardo Monreal, Napoleón Gómez Urrutia; el mismo canciller Marcelo Ebrard; el jefe de la oficina de la Presidencia, Alfonso Romo Garza; entre otros muchos.

Mientras todos los mexicanos vemos y sentimos esta discrepancia, dislocación, esta falta de interés por la administración pública, la incongruencia entre el decir y el actuar, por parte de la administración pública federal; también observamos y con mucha atención e interés como, a pesar de llevar tres trimestres con un casi nulo crecimiento económico, algunos inversionistas extranjeros y uno que otro nacional, manifiestan su voluntad e interés de invertir en nuestro país.

Así tenemos, como ejemplo, la inversión realizada por la empresa de vehículos BMW (siglas en alemán de: Bayerische Motoren Werke, “Fábricas de Motores Bávara”) que es un fabricante alemán de automóviles de lujo y motocicletas, cuya sede se encuentra en Múnich. Tiene como subsidiarias a las empresas de automóviles Mini Cooper y Rolls-Royce.
Dicha empresa invirtió más de 1 mil millones de dólares para la creación de la plata armadora más moderna del mundo, la cual genera 2,500 empleos directos y aproximadamente 32 mil, indirectos.

Es una planta diseñada y proyectada para una capacidad anual de hasta 175 mil vehículos, se proyecta una producción de 250 mil vehículos ligeros para 2020.

Ahora bien, el consejo de administración de dicha empresa, no pensó y acordó construir una planta armadora en Latinoamérica y particularmente en México, si sus proyecciones económicas, financieras, de rentabilidad, sustentabilidad y seguridad laboral no tuvieran la solidez que una inversión de esta envergadura a largo plazo. No se construye y se invierten más de mil millones de dólares si no se tiene la certeza de la solidez y optimización de la inversión.

Así, en el transcurso de los últimos dos años, hemos observado grandes inversiones, de todo tipo, a lo largo y ancho de nuestro país, viene la pregunta obligada: ¿los inversionistas extranjeros y nacionales, podrían en riesgo sus inversiones si existiese la mínima posibilidad de que el gobierno mexicano actual, y a mediano plazo, pensase en estatizar las empresas de la iniciativa privada? ¿Dejando fuera la inversión gubernamental del aeropuerto de Santa Lucia, la refinería de Dos Bocas, y el tren maya, porque se sigue invirtiendo en México?

Cierto es que quien pone en riesgo su capital, realiza inversiones y se aprovecha de momentos críticos, como puede ser una recesión económica no es ningún tonto ni improvisado; son empresarios con proyecciones a largo plazo, que tiene un alto porcentaje de confianza en que su dinero no corre riesgo, que la infraestructura, el capital humano y que las ganancias que obtendrán, no están en peligro, por mucho tiempo.

Esa gran confianza en poner su capital a trabajar en nuestro país, solo es producto de que el actual gobierno, el que se dice llamar populista y socialista; no atentara o atacar las inversiones, sus empresas y sus planes futuros; o bien, que esta corriente política de socialismo y/o populismo, solo durara este sexenio.
Lo que parece ser una incongruencia con respecto de las declaraciones del Sr López Obrador, de algunas acciones mediáticas y legales para atenderá los que menos tienen, a los desprotegidos, a la minorías abandonadas por los anteriores gobierno, solo parece estar en los medios de comunicación, en el discurso político y partidista y, en la famosas “mañaneras”.

La realidad es que si bien, no tenemos un crecimiento económico como deseáramos, no tenemos los proyectos de inversión que quisiéramos para sentirnos un país de primer mundo, y la recesión económica se siente en los bolsillos de la clase media trabajadora, de los que son contribuyentes cautivos, de los que día a día generan riqueza y necesitan de servicios públicos, médicos y seguridad pública, también he cierto que se ve otro panorama.

Cuando existe una recesión económica, los inversionistas, los empresarios, los banqueros, los que especulan con la tierra, la mano de obra o las fuentes de empleo, logran ganancias significativas; los que trabajan y son los económicamente productivos ven reducido su poder adquisitivo, se ven obligados a ofertar su capacidad intelectual y física, su fuerza de trabajo por unos cuantos pesos, en tanto que los políticos, los burócratas, los que son sostenidos por el erario, y quienes están a expensas de los programas sociales gubernamentales, no sufren de manera severa la crisis económica y financiera.

El gran reto, en todo caso, de la actual administración federal, es el problema de inseguridad, el crimen organizado y la delincuencia común que, ante la aplicación del sistema penal acusatorio, ha aumentado en forma exponencial.

Los secuestros, las extorsiones, los despojos, los asaltos, los robos a casa habitación, a transeúnte, a comercio, los homicidios, son el pan nuestro de cada día; esto, mas aunado a la carga impositiva que se está generando y empezara aplicarse a partir del nuevo año, pueden crear un caldo de cultivo nada halagüeño.

Las expresiones del Sr López de que ya se acabó la guerra contra el narcotráfico, el fallido operativo de Culiacán, Sinaloa; la reciente detención, en los Estado Unidos del ex secretario de seguridad publica en los gobiernos panistas de Vicente Fox y Felipe Calderón, Genaro García Luna, por delitos de conspiración, tráfico de cocaína y falsedad de declaraciones y otros; la creciente ola de homicidios, levantones, ejecuciones y enfrentamientos como el de Villa Unión, Coahuila, solo son muestras de que el conflicto delincuencial sigue en aumento y a “tambor batiente”.

Es extraño que por un lado tenemos crecimiento económico del 0.01% en lo que va del año 2019; la inseguridad aumenta, la deuda publica crece exponencialmente, la polarización de los ciudadanos y el divisionismo se acentúa; las críticas contra los miembros nuevos de la administración se hacen públicas y constantes; los tres grandes proyectos del gobierno federal (refinería, aeropuerto y tren) se les considera inviables, y por otro lado, aumentan las remesas desde el extranjero, se ven inversiones nacionales y extranjeras, el turismo aumenta, pero se concluye que tenemos un estado fallido.

La verdad, demasiados claro obscuros a los cuales no estamos acostumbrados, y si no, vamos dándole tiempo al tiempo.

Comentario 1.- La detención del ex Secretario de Seguridad Publica del gobierno federal anterior, Genaro García Luna, en el estado de Texas del vecino país del norte, ha causado mucho revuelo. El aseguramiento obedece a una orden de un juez federal de Nueva York, quien lo acusa de delincuencia organizada y otros delitos, relacionados con el juicio penal en contra de Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, (a) “El Chapo Guzmán”, padre de Ovidio Guzmán López, el extinto Édgar Guzmán López, e Iván Archivaldo y Jesús Alfredo Guzmán Salazar. El primero, detenido y liberado por “órdenes superiores” el pasado mes de octubre en Culiacán, Sinaloa. Esta detención causa escozor e incertidumbre, pues a pesar de que la cancillería mexicana, ha solicitado ya su extradición a nuestro país, es probable que esto no suceda y García Luna tenga que declarar en la corte americana sobres sus actividades al frente de la corporación federal, donde saldrían a relucir nombres de varios connotados políticos de todos los partidos, e incluso, de sus sucesores, entre ellos el abogado potosino Enrique Francisco Galindo Ceballos, quien aparentemente también es investigado, aquí en nuestro país, por la Secretaria de la función Pública.

Comentario 2.- Hacemos nuestro publico reconocimiento a los agentes de la Dirección General de Seguridad Publica adscritos en la comandancia de región Huasteca Sur, con sede en Tamazunchale, S.L.P. quienes impidieron que se llevara a cabo un asalto a los encargados del programa Bienestar, que entregarían recursos económicos en esa zona. Nos alegra que, aunque salieron heridos de balas de armas de fuego, su estado de salud es estable. Pero nos preguntamos: ¿Por qué el hampa, la delincuencia que tiene asolada la ciudad capital y de manera muy particular la zona poniente, no se combate con el mismo ahínco como lo hicieron estos guardianes de la ley? ¿Acaso se podría pensar que existe contubernio entre las autoridades policiales locales y las bandas criminales para operar con total impunidad, pese a la tecnología presumida en el afamado Ci5? ¿Será que los agentes destaca mentados en el interior del Estado no reciben consignas de protección o arreglos con los delincuentes? Existen muchas preguntas que se han realizado desde hace meses, pero que no han obtenido respuesta, solo las declaraciones lelas e incoherentes de los voceros del gobierno estatal y del gabinete de seguridad, pero, todo a su tiempo se conoce.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.