¿Alguna vez has tenido un pensamiento suicida?

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año se suicidan más de 800,000 personas, es decir, uno cada 40 segundos.

María, una pequeña niña de 9 años con infinidad de talentos y con un carisma sin igual, a partir del divorcio de sus padres, inició con un sufrimiento que la llevó a sentir que su mente le indicaba que no valía la pena vivir, pensamientos que le ordenaban lastimarse, como enterrarse un lápiz en su ojo para arrancárselo.

Difícil poder creer que un alma joven en la plenitud de su vida pueda ser manejada en momentos de tal manera por su mente. María, la niña más intrépida y con la sonrisa mas hermosa que haya conocido, está pasando por esta terrible situación al igual que millones de niños, jóvenes y adultos en todo el mundo.

Debemos abordar este tema con una seriedad absoluta y atender este problema de una manera profesional, para guiar en su camino a estas personas que están sufriendo y poder así sacarlos de ese oscuro pozo que en muchos casos termina en una tragedia.

Es tan triste imaginar como una hermosa niña con un futuro brillante y mil sonrisas que dar e infinidad de momentos de alegría por conocer, puede iniciar con pensamientos que la orillen a quitarse la vida.

¿Cómo hacer para que esta hermosa niña recupere sus ganas de vivir y olvide sus pensamientos suicidas? ¿Cómo demostrarle a María que sus padres la aman más que nada en el mundo?

Cuando las cosas vienen mal, algunos seres humanos no pueden soportar más el estrés y el dolor causado por una situación traumática y se consuelan imaginando que están muertos.

La fantasía puede iniciar con la imagen de la propia familia y amigos, alrededor de la tumba, llorando desconsoladamente y lamentándose; ya que la multitud de gente que acude a un funeral representa el cuánto nos querían y admiraban.

Esta fantasía en otra variante se puede presentar al fingir el suicidio, donde nuestros seres queridos se encuentran en el hospital, alrededor de la cama y por fin se enteran de lo insoportable que le resultaba a ese ser humano la pena de vivir.

La mayor parte de las ideas suicidas provienen de la depresión, existen dos causas principales que la causan: la pérdida de control sobre su situación vital y sus emociones, y la desesperación al perder cualquier posibilidad de visión positiva sobre el futuro.

Ante la depresión y las ideas suicidas que de ella derivan, sólo puede resultar eficaz una terapia que ayude a recuperar el control y la esperanza.

La depresión hace que la visión del mundo circundante se estreche hasta tal punto que distorsiona la realidad, se inicia con una fijación por ver únicamente los aspectos negativos de la vida, dejando pasar de largo cualquier indicio de pensamientos positivos que crucen por nuestra mente, como si no existieran.

Algunas personas que ponen fin a sus vidas o intentan suicidarse, pretenden escapar de sentimientos de rechazo, dolor o pérdida; otros están enfadados, avergonzados o se sienten culpables por algo; algunos sienten que no son queridos y a otros les preocupa decepcionar a sus amigos o familiares.

Freud habla muy poco sobre el suicidio; en un escrito recogido de las reuniones celebradas los miércoles con sus discípulos en 1910, se toca el tema explícitamente; se encuentra contenido en las actas de la sociedad psicoanalítica de Viena.

Ahí Freud señala que no se debe olvidar que el suicidio no es sino una salida, una acción, desenlace de conflictos psíquicos, y lo que corresponde explicar es el carácter del acto y de que modo el suicida pone fin a la resistencia contra el acto suicida.

Uno de los descubrimientos torales del psicoanálisis, y por ello mismo, fuente de frecuentes ataques, es la hipótesis que sostiene que el conflicto psíquico es condición de subjetividad, por tanto, de una u otra forma, subyace en todo sujeto.

La decisión de suicidarse no llega repentinamente, se va gestando poco a poco hasta que llega un momento en que la idea de muerte se siente como la única salida, convirtiéndose en la forma de eliminar o huir de un sufrimiento que va en aumento.

¿Cómo proteger a nuestros hijos, hermanos, padres, familiares, amigos, conocidos o desconocidos de un posible suicidio? La decisión de suicidarse se puede prevenir, salvo que medien drogas o trastornos psiquiátricos, en los cuales se requiere de tratamientos especializados, y para ello debemos eliminar los mitos que no facilitan la tarea.

Sobre si preguntar o hablar sobre el suicidio con alguien que esté pensando en hacerlo, puede inducir a que lo realice, es totalmente falso, al contrario, hablar sobre ello reduce el riesgo de cometerlo.

Sobre que una persona que se quiere suicidar, no lo dice, es erróneo, nueve de cada diez lo expresaron claramente.

No todas las personas que se suicidan están deprimidas o tienen una enfermedad mental, si bien existe una mayor posibilidad, no es una condición.

Siempre existen señales directas o indirectas, verbales o no verbales, por lo tanto es posible prevenirlo.

Si conoces a alguien que esté pasando por una depresión o tú mismo sientes que la mente aborda temas que están causando dolor en tu vida, es momento de pedir ayuda a tus seres queridos para encaminar la solución con métodos profesionales.

Acariciemos el alma y toquemos el corazón de los y las “miles de Marías” que estén cerca de nosotros pasando por un difícil momento, actuemos de inmediato para que no se conviertan en una estadística más, podemos hacer mucho, la solución está en nosotros.

Hasta la próxima

ALFONSO DÍAZ DE LEÓN / Factum / San Luis Potosí, S.L.P. / Noviembre 29 de 2019

 

Fuentes:

kidshealth.org – suicidio, revisado por Darcy Lyness, PhD, julio de 2014

transtornolimite.com – los pensamientos suicidas: qué son y cómo luchar contra ellos, Stephen L. Bernhardt

El suicidio desde el psicoanálisis, junio 4 de 2015, Antonio Bello Quiroz

 

Cómo prevenir el suicidio y herramientas de ayuda para evitarlo, 9 julio 2018, Susana Fernández de Liger – funeuzkadi.com

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.