Brics, el soft power chino y lo que el gigante asiático ha querido decir estos días

El gigante asiático ha dado mucho de qué hablar en estos días y la verdad es que no es ninguna novedad saber de las ambiciones de China, en convertirse una superpotencia y competir fuertemente con el enésimo Estados Unidos. Han sido “guerras comerciales” y lo pongo entre comillas, porque es un término bastante nuevo a la clásica noción bélica; soft power en otras regiones del mundo y demás. Y llama la atención el último punto, ya que, el denominado soft power es muy importante en el estudio de las relaciones internacionales actuales. ¿Qué es el soft power? Sólo por recordar un poco, éste fue un término introducido por el político americano Joseph Nye en 1990, término que básicamente es la habilidad de atraer e influir en las preferencias de otros a partir de una sutil atracción. En el campo de las relaciones internacionales ha cobrado singular importancia, ya que, los países optan cada vez más por el uso del soft power para influir en otras regiones del mundo, en lugar de la acción coercitiva.

China siendo uno de los países más grandes del mundo, con una población latente y con ambiciones cada vez mayores de convertirse en superpotencia en la arena internacional, ha ejercido un soft power muy importante en distintas regiones del mundo. Desde África hasta la emblemática Latinoamérica, el soft power chino es visible. ¿Cómo lo ejerce? A través del multilateralismo, la presencia en distintos foros internacionales; donde se promueve la unión, la amistad y singularmente de la cooperación. ¿Cómo lo ha hecho en Latinoamérica? A través de intercambios diplomáticos y culturales; a través de los Institutos Confucio, a través de BRICS; que, aunque Brasil es el único país latinoamericano, este año la reunión tuvo lugar en Brasilia y en el marco de las negociaciones entre Brasil y China se concordó la ampliación y diversificación de la relación bilateral. Por otro lado, la guerra comercial con EE.UU. que en este año dio mucho de qué hablar en materia de economía y diplomacia, solo por mencionar algunas cosas.

El gigante asiático ha dado mucho de qué hablar estos últimos meses, desde la Association of Southeast Asian Nations (ASEAN), la guerra comercial con EE.UU., el control del 5g, el no explorado, pero claro interés por el Litio proveniente de Sudamérica. La realidad es que estamos ante una era de cambio en la arena internacional y llama singular atención el acercamiento a Latinoamérica y su afán de convertirse en el adalid del multilateralismo.

Estimado lector, le dejo con estas preguntas: ¿Será que China logre su objetivo en un par de años? ¿Significa que estamos ante una “guerra fría” contemporánea? ¿Será que el multilateralismo es en realidad un mecanismo del soft power? ¿Será que este acercamiento a Latinoamérica le haga ruido a Estados Unidos?

Contacto:

Linkedin:https://www.linkedin.com/in/tania-ver%C3%B3nica-garc%C3%ADa-rizo-775a9617a/

Twitter: @rizotania

TANIA GARCÍA / El punto medio / San Luis Potosí, S.L.P. / Noviembre 22 de 2019.

1 Comment

  1. Muy buen artículo, felicidades.
    Yo pienso que China logrará sus objetivos entre 3 y 5 años. Me pregunto: ¿y Mexico, dónde va a quedar en este escenario?

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.