Lucha intestina entre mexicanos

La desaceleración económica está causando más problemas de lo esperado y agudizándolos pero, más aun, las filias y fobias intelectuales, polarizando, aún más, a nuestra sociedad, dividiéndonos en buenos y malos, honestos y deshonestos, corruptos y no corruptos, impunes y no impunes pero, siempre el lado de ellos es el bueno, el incorrupto, el honesto.

Una sociedad polarizada, enconada, confrontada, dividida, sólo le sirve a los poderosos, aquellos que sostienen la fuerza del estado y que, a través de ello pueden establecer las condiciones de una sola visión discriminatoria autoritaria, aún cuando la piel sea de cordero por las mañanas, pero implacablemente y elitista por los fines de semana. Si, elitista, pues también creando una burbuja de “honestos” e inmaculados, se discrimina y se crea una élite intocable e infalible en sus decisiones.

Las libertades se construyen frente a los poderosos y quienes en el nombre del pueblo que, les ha conferido esa representación, abusan de quienes les da vida política y de ella viven, pero igualmente, la tienen hasta que el mismo pueblo se cansa.

Hemos sostenido que la dirección política del mundo está a cargo de menos del 1% de toda esa humanidad de más de siete mil 500 millones, que ocupamos el planeta, pero que, por alguna razón, aún con las más coherentes y pertinentes promesas en tantos años, aún no se termina con la pobreza, con el hambre de millones de niños, niñas, igualmente con las desigualdades sociales y, el maltrato de los débiles con conductas siempre odiosas.

Parecería que quien nace pobre, estaría condenado a serlo por generaciones y esto se traduce en una falla de corresponsabilidad, transparencia y oportunidades, entre quienes gobiernan y muchos gobernados. Las confrontaciones que están sucediendo en otros países, nos puede pasar a nosotros en México, no estamos exentos, con la gravedad de tener una población ya, muy polarizada y con encono que nos debilita ante lo incesable. ¿Será ello lo que se busca? ¿Matarnos para propósitos indecibles?

No hay día en el que tengamos masacres. Me disculpo por lo grueso del término, pero, es casi imposible soslayarlo en atención a la grave descomposición de la corresponsabilidad social. Peor el que no se reconozca desde lo individual.

La destrucción de las instituciones autónomas conquistadas por lo mexicanos, está en camino. Las eliminarán o, estarán hachas a modo. Hoy el Instituto Nacional Electoral, el mismo organismo con el que triunfó AMLO está en peligro de autonomía, igualmente la CNDH, ambos, con la idea de tener alguna persona afín al poder federal, pero por lo mismo, lejano a la ciudadanía con el pensamiento o, filial intelectual diferente al poder que pretende ser absoluto.

El ser humano es ególatra por naturaleza. La lucha en contra el canto de las sirenas, es y, debe ser interminable forzosamente cuando se tiene el modo del poder. México se nos va de las manos y, lo peor es entre nosotros mismos.

¿A quien le beneficia esta separación? O ¿A quién le interesa servirle a los intereses perversos de adueñarse de la Patria Mexicana? CNDH, INE, STJ, PF, Cámara del Congreso de la Nación, Cámara Alta del Senado, hasta las Fuerzas Armadas, han sido descalificadas y, muy seguramente, captadas. ¿A quien le sirve todo eso?

Se nos había llamado y convocado al reencuentro, a la reconciliación para refundar la transformación que necesita México. No a una lucha intestina entre mexicanos.

@jaimechalita

JAIME CHALITA / Espacio de reflexión / San Luis Potosí, S.L.P. / Noviembre 16 de 2019.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.