De amistades y otros cuentos

Quién iba a decir que a mi corta edad de 4 años conocería a la mayoría de mis grandes amigas hasta el momento, es algo que probablemente ni al conocerlas lo pensé, y la mayoría de las personas que nos conocen como grupo de amigas, por supuesto se sorprenden y gustan de romantizar la coincidencia diciendo que la mayoría de las amistades que más duran son aquellas que se hacen de «chicos» o «chicas», sin embargo yo estoy firmemente convencida de que poco tiene que ver la edad, más tiene relación con el empeño, el momento y la intensidad de los encuentros combinados con el interés real de la persona por la otra y viceversa.

Y es que al igual que una relación amorosa, la amistad permite alcanzar niveles de adrenalina y endorfinas que por sí solos no lo haríamos, y sin importar el lapso de tiempo que dure, la intensidad de los encuentros determinan el nivel de importancia y trascendencia en nuestras vidas.

Tiene que ver con el empeño, y si claro que no estoy encontrando el hilo negro, es fácil, si nos esforzamos por nuestra amistad con alguien dará frutos, sin embargo este empeño es auténtico, emana de nuestra afinidad, empatía y admiración hacia la otra persona, y no del propio interés por crear una imagen o por lograr algo a costa de esa amistad. Y si no hay empeño, simplemente la «amistad» no lo es por sí misma, pues no se comparte cotidianamente, sin importar la frecuencia en ocasiones, lo que pensamos, hacemos y queremos lograr, por lo tanto no llegamos a darnos a conocer profundamente ni a conocer a la persona que de igual forma comparte sus sentimientos y experiencias.

La amistad es genuina, se siente y se lleva en el corazón, no sólo en la cabeza. Es por ello que el momento tiene gran cosa que ver con la amistad, el momento no se planea, llega como una oportunidad que no hay que desperdiciar, a veces de golpe pareciendo inoportuna, de otro modo de manera liviana como si fuera la pluma que nos faltaba para terminar de escribir nuestra historia, y otra veces a manera de salvavidas, salvándonos del caos que se avecine.

El momento, sin importar si es favorecedor o no, está ahí y dependerá mucho de la conjunción de intereses en común, disposición, apertura, susceptibilidad al momento, entre otras cosas, para que se pueda explotar como diamante y sacar provecho.

Dicho esto, la amistad fluye, parece irse, se va a veces, y en otras esta misma vuelve con más fuerza o a veces no. Las amistades son volátiles, a veces inexplicables y en otras ocasiones difíciles de llevar, sin embargo ofrecen algunos los momentos más memorables y preciados de la vida de una persona, que aunque la veamos en ocasiones con nostalgia por la distancia ya sea física o de tiempo, nos enseñan también a ser buenas personas para con los demás. Las amistades moldean sin duda nuestra personalidad, pues es el círculo más cercano a nosotros, con quien vivimos experiencias fuera de lo común, y nuestro punto de referencia para bien o para mal. Es por ello que forman parte esencial de una persona en comunidad, y también es por ello que los cuentos se asemejan mucho a todas aquellas cosas que de grandes y chicos nos atrevemos a hacer con nuestras amistades, cosas fuera de nuestra realidad o nuestra zona de confort, todo con tal de sentirnos queridos, admirados, e identificados con alguien a quien nosotros queremos también.

Las amistades nos hacen grandes así como hacen grandes a los personajes de todos y cada uno de los cuentos, las amistades estarán ahí, en las buenas y algunas otras en las malas, y aunque en teoría deben de coincidir, aun no siendo así, las amistades nos dan esa vida de cuentos que todos queremos vivir.

Personalmente dedico esta columna a mis amigos y amigas que han sabido estar ahí, en su momento, a su forma, pero siempre con esa intensidad que lo amerita, siempre presentes aunque ausentes, ustedes si que han hecho de mi vida un cuento, y que aunque otros cuentos sean mis alrededores, el que hemos hecho juntos ha sido el mejor, sin importar si ese capítulo ha terminado o no.

ROXANA OLVERA / Cara o cruz / San Luis Potosí, S.L.P. / Noviembre 13 de 2019.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.