Fernando O’Farrill Gana Concurso Mundial de Fotografía Salvaje con «Hope»

Fotógrafo potosino, premiado en concurso de The Nature Conservancy.

«Es una foto desde el cielo, mientras un oso polar nada, sin hielo a su alrededor», explica el ex alumno del Tec de Monterrey.

 

«Mi nombre es Fernando O’Farrill. Soy fotógrafo y videógrafo orgullosamente mexicano. Hago fotografía de vida salvaje y cinematografía de bodas». Así se describe el ex alumno del Tec de Monterrey en la entrevista que publica el Campus San Luis, porque una de sus fotografías ganó el concurso mundial de fotografía salvaje.

Esta es la publicación íntegra del Tec de Monterrey:

La fotografía del ex alumno del Tec de Monterrey, Fernando O’Farrill, fue elegida de entre mas de 120 mil imágenes de fotógrafos de 150 países para hacer conciencia sobre la conservación de la naturaleza.

Fernando nos cuenta su historia.

«Tomé el dron, lo volé sobre el oso polar y tomé la foto. Cuando revisé mi galería vi la foto y ¡me encantó!».

Estas son las palabras de Fernando O’Farrill de cómo tomó la imagen que lo hizo ganador del Concurso Mundial de Fotografía de Vida Salvaje.

De entre más de 120 mil fotos de fotógrafos de todo el mundo, su foto “Hope” fue elegida como ganadora.

Este certamen es organizado por The Nature Conservancy. organización sin fines de lucro para la conservación del ambiente.

Fernando es egresado de la carrera de Creación y Desarrollo de Empresas en el Tec de Monterrey en campus San Luis Potosí.

«Es algo bastante grande para mí. Es una emoción increíble. Ganar el concurso me demuestra que todo es posible».

Su fotografía es de un oso polar en el Ártico fue tomada en una expedición hace unos meses.

«Cuando me dijeron que había ganado el concurso no lo podía creer. Se me puso «la piel chinita» cuando vi que el primer lugar era México y decía ‘Fernando O’Farrill’.

«Es algo bastante grande para mí. Es una emoción increíble. Ganar el concurso me demuestra que todo es posible».

 

LA TOMA DE LA IMAGEN

 

 

«Tomé la foto en una expedición al Ártico. No había señal, ni Internet, ni habitantes. Un día vimos a un oso que tenía que cruzar de una sección de hielo a otra, así que se puso a nadar para lograrlo».

Fernando voló un dron para tomar la fotografía, a pesar de que era peligroso, por el campo magnético de la Tierra daña su funcionamiento y el dron podía dejar de funcionar.

«Decidí concursar con esta foto, porque no habría ninguna como ésta. Desde el cielo, mientras un oso polar está nadando, sin hielo a su alrededor», explica.

El fotógrafo narra lo que le dejó esta experiencia.

«Me ayudó a entender que hay que desconectarse del celular y hay que conectarse con la naturaleza. Hay que valorar y conservar lo que nos queda».

CÓMO NACE SU PASIÓN

Fernando cuenta que se hizo fotógrafo gracias a una visita al zoológico cuando tenía 5 años.

A los 13 años ahorró lo suficiente para comprar la cámara mas barata que había.

Un día le pregunté a mi papá cómo aprender más. Me dijo: “Lee el instructivo de la cámara”.

«Seguí su consejo y después leí libros, ví tutoriales en línea y seguí practicando».

Señala que entre semana se levantaba desde las cuatro de la mañana para trabajar en sus fotos, y a las 7 asistía a la preparatoria.

«Las personas no saben que no empecé con todo esto. No empecé siendo famoso. Desde hace 10 años trabajo con mucha constancia y dedicación”.

Entre risas, Fernando cuenta que no sabía que se dedicaría a la fotografía profesionalmente.

“Antes creía que iba a ser doctor, un día presencié un parto y ya no quise ser doctor. Y aunque creí que sería ingeniero, mi pasión por la fotografía fue superior a todo».

«Decidí estudiar Creación y Desarrollo de Empresas en el Tec de Monterrey en campus San Luis Potosí para potenciar mi negocio de Fotografía y Video. Me gradué en invierno del 2017».

«El Tec de Monterrey me ayudó a crear una visión para solucionar problemas y tomar decisiones. Además de abrir mi mente gracias a la internacionalización».

«No hay ningún secreto para salir adelante, no es magia, ni es suerte. Si quieres hacer algo, hazlo, pero hazlo bien, que sea porque te apasiona. El dinero viene después».

EL PODER DE LA IMAGEN

Para Fernando, hacer fotografías es mostrar tu visión del mundo y dar un mensaje.

«Una foto puede ser muy poderosa y llegar a donde quieras gracias a las redes sociales».

Fernando comparte el mensaje con aquellos que quieran emprender en el mundo de la fotografía:

«Mi nombre es Fernando O’Farrill. Soy fotógrafo y videógrafo orgullosamente mexicano. Hago fotografía de vida salvaje y cinematografía de bodas», concluye.

Con información del Tec de Monterrey Campus San Luis y Fotos y Video del Facebook de Fernando O´Farrill.

 

 

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.