El Espejismo de la Seguridad en México: De Culiacán a LeBarón

Jueves 17 de octubre de 2019: Culiacán es tomado por las fuerzas del crimen organizado después del arresto de Ovidio Guzmán López. Ante la imposibilidad de defender la ciudad, Ovidio es dejado en libertad por las autoridades.

Lunes 04 de noviembre de 2019: Un grupo de madres e hijos de la familia LeBarón es atacado en carretera en el límite entre Sonora y Chihuahua. Mueren 3 mujeres y 9 niños.

Hicieron falta 20 días, desde Culiacán a LeBarón, para sepultar el espejismo de la seguridad en México.

Entre la sangre, los disparos y el terror muchas cosas quedaron claras.

Culiacán nos confirmó que el crimen organizado puede hacer lo que quiera. También, que las autoridades, aunque lo intenten, no tienen posibilidad alguna ante un cártel que le bastaron horas para apoderarse de una capital importante del país.

Y lo de Culiacán se vuelve bastante predecible si ponemos en contexto lo que pasó con la familia LeBarón.

Si un grupo de madres e hijos, integrantes de una comunidad que no se dedica a otra más que a trabajar y a vivir su religión, en medio de la sierra, es atacado y cazado hasta la muerte, entonces qué podemos esperar los demás.

La respuesta es inseguridad.

Por cierto, hasta este momento (05 de noviembre de 2019), las declaraciones oficiales especulan que el asesinato de la familia LeBarón fue una “confusión”. Un accidente. La justificación no es que fueran parte de una banda criminal, tampoco la incapacidad del gobierno para mantener la seguridad en territorios muy específicos. La justificación para que en México asesinen a madres e hijos es un accidente.

En México no importa quién seas o dónde estés, nunca estás seguro. Porque nadie, pero nadie, está exento de ser víctima de uno de esos “accidentes”.
Entre más reflexiono, solo sobre estos dos sucesos, más desilusionante encuentro el panorama de la seguridad en el país.

En otros lugares del mundo el problema era exclusivamente las drogas, por lo que políticas bien construidas en torno a la legalización solucionaron el problema.

En México, con mucha resistencia, se debate pacientemente la legalización de la marihuana mientras el problema se ha vuelto mucho más que solo las drogas. Drogas, extorsión, secuestro, cobro de piso, trata, sistemas institucionalizados y normalizados de corrupción profunda, junto a la pobreza, son solo un fragmento del muro que nos aleja ya no de una vida digna, sino de un día a día sin miedo.

Contacto vía twitter: @rubengerardon

RUBÉN GERARDO / Letras y pensares / San Luis Potosí, S.L.P. / 05 de noviembre de 2019.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.