Xavier Nava vs Gallardo

Xavier Nava quiere aplastar políticamente a los Gallardo.

Xavier Nava, alcalde de la capital, ha decido que es el momento de dar la batalla final contra el clan de los gallardo, sus acérrimos rivales. Quiere acabar políticamente con ellos, hundirlos en el lodo del desprestigio y castrar cualquier posibilidad de florecimiento de este grupo político.

El alcalde, quien aspira a la gubernatura aunque no lo admita públicamente, quiere destruir el huevo de la serpiente antes de que una calamidad caiga sobre los potosinos.  Busca disminuir la capacidad de operación política de sus adversarios para que no tengan posibilidades de resurgir en las próximas elecciones.

Al atacarlos, solicitando juicio político contra Ricardo Gallardo Juárez y Emmanuel Ramos Hernández busca ganar legitimidad entre los electores. Con esta embestida Xavier Nava ha iniciado su campaña para ganar la postulación al cargo de gobernador. Si su estrategia le sale bien obtendrá laureles de gloria, pero si falla o el congreso del estado se porta timorato y cómplice sus aspiraciones de ser gobernador se irán al bote de la basura.

Las acusaciones.

El pasado 30 de septiembre en una rueda de prensa la síndico de la capital Alicia Nallely Vázquez, acompañada por el secretario del ayuntamiento,  Sebastián Pérez García, dio a conocer los motivos por los que la administración que encabeza Xavier Nava ha solicitado al Congreso local se inicie un juicio político contra Ricardo Gallardo Juárez y contra quien fuera su tesorero, el actual diputado local Emmanuel Ramos Hernández.

En su petición solicita que se castigue al exalcalde y al extesorero con 20 años de inhabilitación para que no puedan desempeñar ningún puesto, cargo o comisión en el servicio público, independientemente de las responsabilidades administrativas, civiles o penales que les resulten por las supuestas irregularidades que el gobierno navista ha encontrado luego de un año de implacables revisiones y auditorías practicadas a la administración que encabezó Don Ricardo.

Las acusaciones contra Gallardo Juárez son muy delicadas. Afirma la administración de Xavier Nava que ha documentado desfalcos y desviaciones por más de mil millones de pesos que acabaron por afectar al tesoro público, al medio ambiente y a los ciudadanos por obras no realizadas.

La lista de acusaciones señala que hubo pagos y contratos hechos a empresas fantasmas que suman cerca de seis millones de pesos; un desvío de 60 millones por una nómina dudosa que se manejaba a capricho, obras en Fray Diego de la Magdalena, García Diego y la calle Benigno Arriaga que fueron pagadas y no ejecutadas. Sobreprecio de 152 millones de pesos pagados por  servicios médicos.

A esto hay que sumar la presunta apropiación ilegítima de un predio a nombre de Ricardo Gallardo Juárez de 6.8 hectáreas de un terreno municipal situado en el área natural protegida conocida como “El Camino a la Presa” que fue otorgado mediante una sesión de Cabildo y que se calcula tiene un costo comercial de 400 millones de pesos; además está la retención de impuestos de los trabajadores durante tres años que no se pagaron al Sistema de Administración Tributaria (SAT) cuya suma asciende a 267 millones de pesos. Hay que agregar también el pago de 4 millones de pesos a una empresa inexistente del estado de Morelos. Hay más imputaciones pero por el momento con las anteriores es suficiente para ilustrar el tamaño del problema.

Vaya que Don Ricardo Gallardo debe estar preocupado por estas acusaciones tan escandalosas.

Pero no solo él. De comprobarse las anomalías de las que se acusa al patriarca de la tribu gallardista, su hijo, el diputado federal Ricardo Gallardo Cardona, puede ser víctima colateral de esta cruenta ofensiva. No hay que olvidar que “El Pollito” también se ha destapado como aspirante a la gubernatura y ha emprendido una frenética precampaña por todos los rincones del estado para construir una base de apoyo territorial al servicio de sus aspiraciones o, en su caso, para entregarla a sus nuevos aliados, el Partido Verde Ecologista y Morena. Los Gallardo se han convertido en socios de estos dos partidos en el Congreso de la Unión y en el campo de batalla electoral para ganar más espacios de poder. Su debilitamiento alteraría los escenarios de la sucesión gubernamental en 2021 y beneficiaria a otros partidos y aspirantes. Uno de esos favorecidos sería Xavier Nava si logra hundirlos ya que se encumbraría como un temible matador de dragones.

Ahora la pelota está en la cancha del Congreso del Estado.

El último capítulo de esta guerra política entre Nava y los Gallardo no se ha escrito y es de pronóstico reservado.

Toca ahora el turno de actuar al Congreso del estado como actor principal y gran juez en esta confabulación. En sus manos y en las de la Fiscalía General del estado estaría la suerte final de Ricardo Gallardo Juárez, del “Pollito”, del Verde Ecologista y sus esbirros locales.

Por todo ello esta historia apenas comienza.

ÁNGEL CASTILLO TORRES / Panóptico / San Luis Potosí, S.L.P. / Octubre 7 de 2019.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.