Cigarros Electrónicos con Mariguana Pueden Provocar la Muerte. Lanzan Alerta Epidemiológica por Mal Uso

 

Una alerta epidemiológica por el abuso del cigarrillo electrónico, que en muchos casos lo usan con mariguana, lanzó el sector salud y advierte que adquirir productos piratas mezclados con aceites, “tapan” los pulmones y llegan a provocar la muerte. Los síntomas son tos, dificultad para respirar, dolor en el pecho, náuseas, vómitos, diarrea, fatiga, fiebre o dolor abdominal.

Explican los expertos que el vapeo es la vaporización para inhalar nicotina y ayudar en el síndrome de abstinencia de los fumadores para dejar de fumar. Sin embargo, en los casos de fallecimientos asociados a uso de cigarrillos electrónicos, los primeros reportes revelan que lo utilizaban para consumir marihuana y para el vapeo, aceites para vaporizar la nicotina y la marihuana que provocaron alteraciones pulmonares. Asemejan este brote, con el mismo comportamiento cuando surgió el sida.

Los especialistas explican que si se ha utilizado un cigarrillo electrónico o dispositivo de vapeo, y presenta los siguientes síntomas: tos, dificultad para respirar, dolor en el pecho, náuseas, vómitos, diarrea, fatiga, fiebre o dolor abdominal solicite atención médica de inmediato.

La alerta que lanzó el sector salud es para todas la Unidades de Vigilancia Epidemiológica / Hospitalaria (UVEH) de segundo y tercer nivel del país, por la enfermedad pulmonar aguda grave, posiblemente asociada al uso de cigarrillos electrónicos y/o vapeo.

El Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica (SINAVE) a través del Comité Nacional para la Vigilancia Epidemiológica (CONAVE) informó, respecto de los casos de enfermedad pulmonar aguda grave, posiblemente asociada al uso de cigarrillos electrónicos o vapeo lo siguiente:

Situación epidemiológica:

El 19 de septiembre de 2019, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos de América, en conjunto con la Administración de Drogas y Alimentos (FDA), los departamentos de Salud estatales y otras instancias de Salud Pública, dieron a conocer la investigación de un brote multiestatal de lesiones pulmonares asociadas al uso de cigarrillos electrónicos y sus productos (dispositivos, líquidos, cápsulas de recarga y/o cartuchos).

En los Estados Unidos de América, al 19 de septiembre, se reportaron 530 casos de lesión pulmonar en 38 estados y un territorio. Se confirmaron además siete muertes en seis estados. Los casos predominan en hombres (72%), en el grupo de edad entre 18 y 34 años. El 16% se presentaron en menores de 18 años y el 17% en mayores de 35 años. Al momento se desconoce la causa específica de las lesiones pulmonares, sólo se ha evidenciado que todos los casos tienen historial de uso de cigarrillos electrónicos o vapeo. Los casos mostraron patrones de neumonitis que incluyen: neumonía eosinofílica aguda, neumonía lipoidea, daño alveolar difuso y síndrome de dificultad respiratoria aguda, hemorragia alveolar difusa, neumonitis por hipersensibilidad y neumonitis intersticial de células gigantes.

Situación en México:

En México, la Comisión Coordinadora de Institutos Nacionales de Salud y Hospitales de Alta Especialidad (CCINSHAE) en coordinación con la Comisión Nacional contra las Adicciones publicó en mayo de 2019 un comunicado que explica que no se ha demostrado la seguridad de los sistemas electrónicos de administración de nicotina (SEAN) y que se carece de información científica que avale la efectividad de dichos dispositivos para dejar de fumar. Adicionalmente, el 11 de septiembre, el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias “Ismael Cosío Villegas” emitió una alerta importante a la población en general por daño pulmonar en vapeadores.

De acuerdo a la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco (ENCODAT) 2016-2017, Reporte de Tabaco, el 5.9% de la población de 12 a 65 años refirió haber probado alguna vez el cigarro electrónico. La prevalencia de consumo actual de cigarro electrónico en dicha encuesta fue del 1.1% (975 mil mexicanos).

Recomendaciones de los Centros para la Prevención y Control de Enfermedades (CDC/EUA) Ante la gravedad de los casos reportados en Estados Unidos de América, los CDC recomiendan:

Se considere que las personas se abstengan de utilizar cigarrillos electrónicos y/o dispositivos de vapeo.

Si se ha utilizado un cigarrillo electrónico o dispositivo de vapeo, y presenta los siguientes síntomas: tos, dificultad para respirar, dolor en el pecho, náuseas, vómitos, diarrea, fatiga, fiebre o dolor abdominal. Los síntomas pueden aparecer en días o hasta semanas después del uso de estos dispositivos. Solicite atención médica de inmediato.

No automedicarse y solicitar atención médica en caso de presentar los síntomas descritos. Evitar el uso de cigarrillos electrónicos y dispositivos de vapeo en mujeres embarazadas.

En México se recomienda:

Con el propósito de identificar oportunamente la presencia de casos de enfermedad pulmonar aguda grave posiblemente asociada al uso de cigarrillos electrónicos y/o vapeo, es necesario implementar la notificación de casos probables identificados en los hospitales de segundo y tercer nivel de atención de unidades públicas y privadas con sintomatología respiratoria y que cumpla con la definición operacional de caso, con énfasis en:

  1. Informar al personal de primer contacto en hospitales públicos y privados de todo el país respecto a la identificación de síntomas respiratorios y la búsqueda intencionada de historial de uso y consumo de cigarrillos electrónicos y/o vapeadores.
  1. Garantizar la notificación de los casos probables a través de la Unidad de Inteligencia Epidemiológica y Sanitaria (UIES) al 800 00 44 800 ó 53371845; y al correo electrónico notifica@dgepi.salud.gob.mx.
  1. Incentivar el cumplimiento de las metodologías y procedimientos de vigilancia epidemiológica.
  1. Ante la ocurrencia de casos probables de enfermedad pulmonar aguda grave posiblemente asociada al uso de cigarrillos electrónicos y/o vapeo se debe:

Notificar la totalidad de casos.

Realizar el estudio epidemiológico de caso.

Seguimiento de los casos probables hasta su clasificación final.

  1. Participar activamente en la toma de decisiones de medidas de prevención y control ante casos.
  2. Difundir esta información a todas las unidades de salud para orientar la detección y manejo adecuado de posibles casos y a los Comités Estatales y Jurisdiccionales para la Vigilancia Epidemiológica, así como a las delegaciones estatales o regionales de las instituciones del Sector Salud.
  3. Promover entre la población que evite el uso de cigarrillos electrónicos y/o vapeadores, cuya seguridad no ha sido comprobada científicamente.

Los casos de enfermedad pulmonar inducida por vapeo representan un riesgo para la Salud Pública, dada la creciente popularidad y el uso frecuente de cigarrillos electrónicos y dispositivos de vapeo que se comercializan como una alternativa al consumo del tabaco y otras sustancias.

Cigarrillos electrónicos y/o vapeo.

Los cigarrillos electrónicos también se conocen como “e-cigarrillos”, “ecigarettes”, “E-cigs”, “narguiles electrónicos” o “e-hookahs”, “mods”, “plumas de vapor”, “vapeadores”, “sistemas de tanque” y “sistemas electrónicos de suministro de nicotina”.

Los cigarrillos electrónicos y dispositivos de vapeo funcionan calentando un líquido para producir un aerosol que los usuarios inhalan; el líquido puede contener nicotina, mariguana y otras sustancias o aditivos, algunos pueden ser adulterados con otros aceites, vitamina E y otras sustancias. El aerosol de un cigarrillo electrónico puede contener sustancias potencialmente dañinas como compuestos orgánicos volátiles, partículas finas, metales pesados como níquel, estaño, plomo, sustancias químicas cancerígenas, saborizantes como el diacetilo, sustancia química vinculada a enfermedad grave de los pulmones.

Definiciones operacionales.

Caso probable: Toda persona de cualquier edad con enfermedad pulmonar grave (tos, dificultad para respirar, dolor torácico y uno o más de los siguientes signos o síntomas: náuseas, vómitos, diarrea, fatiga, fiebre o dolor abdominal), que haya utilizado cigarrillos electrónicos y/o vapeadores en los 90 días previos al inicio de síntomas, sin evidencia de un diagnóstico médico previo asociado a un proceso cardiaco, reumatológico o neoplásico.

Caso confirmado: Toda persona de cualquier edad con enfermedad pulmonar grave (tos, dificultad para respirar, dolor en el pecho y uno o más de los siguientes signos o síntomas: náuseas, vómitos, diarrea, fatiga, fiebre o dolor abdominal), que haya utilizado cigarrillos electrónicos y/o vapeadores en los 90 días previos al inicio de síntomas sin evidencia de un diagnóstico médico previo asociado a un proceso cardiaco, reumatológico o neoplásico; con evidencia de datos radiológicos de infiltrado pulmonar, y que se descarte por laboratorio un proceso infeccioso de cualquier etiología.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.