Los Niños Llave

ileana filio bnPor Ileana Filio/ La Reina Roja/ San Luis Potosí, S.L.P.
Haciendo memoria de la infancia , seguramente muchos de ustedes recordarán que nos colgaban en el cuello la goma, o el sacapuntas; pero era raro ver a los niños llave, que aunque siempre han existido,  estos niños llave la forma de guardar la llave y de entrar en su casa era diferente; la llave  era escondida en la mochila, zapato, o en una parte del jardín o puerta, que aunque no era recomendable , ni lo es ahora, por lo menos nuestros padres lo primero que decían era:  que nadie  te vea la llave, no le digas que la tienes, voltea a todos lados antes de abrir, nunca digas que estas solo o sola.
Seguramente no dudo que los padres de ahora digan una o todas estas frases, pero la pregunta es: ¿por qué colgarla en el cuello?, el tintineo al caminar, se escucha por los pasillos del colegio y las calles, se reconocen rápido la presencia  peculiar de un niño o niña llave por el ruido que emite al pasar. La llave o llaves que lleva colgadas al cuello chocan entre sí siendo una forma de llamar la atención a todos los lobos al asecho, llámense rateros, secuestradores, y demás ratas de dos patas. Los niños o niñas llave son en la mayoría hijos en donde ambos padres trabajan y los horarios de estos no les permite recogerlos.

Los cambios socio-económicos y educativos de los últimos años han generado esta nueva realidad infantil. Son  niños y niñas que carecen de adultos que se ocupen de ellos desde la salida del colegio y que disponen de llaves, desde muy temprana edad, para poder entrar en casa. En algunos casos esa ausencia lleva otras responsabilidades asociadas: cuidar de los hermanos menores, hacerse la comida u ocuparse de todo solos.

¿Qué podemos hacer?
Salvando la alternativa de  los abuelos, existen otras posibles soluciones intermedias:
La ausencia de redes sociales de apoyo de calidad puede generar un riesgo para nuestros hijos, es por eso importante ver con que vecinos o vecinas o familiares puede contar el niño o la niña. Es importante tener firme este compromiso con esta red de apoyo antes de tomar la decisión de dejar a nuestros hijos con una responsabilidad tan grande en su “cuello”.
También si es posible ponerse de acuerdo con otras madres o padres en situación similar. Hacer una reunión donde convoque directores, o la sociedad de padres de familia y hacer estas brigadas de apoyo para nuestros hijos.  No olvides que tu problema no es único. ¿Por qué no cuidar una vez a la semana, o una semana al mes, de tu hijo y otros 3 compañeros y turnarse con sus padres para hacerlo de forma alternativa?

Hay algo que manejo mucho con las y los adolescentes que es el BANCO DE TIEMPO, pero en esta ocasión va para ustedes padres y madres de familia:
Es posible que te interese intercambiar el cuidado de tus hijos por unas clases particulares o cualquier otro servicio que tú puedas prestarles.
Si ya hemos valorado todas las opciones y no encontramos otra solución que dejarles solos…No te preocupes ni te culpabilices. Si lo organizas de forma adecuada puede tener también lados  positivos  para el desarrollo de tu hijo. Se hará más responsable, tomará más conciencia de las necesidades de un hogar y valorará mucho todo el tiempo que le dediques al 100%.

No olvides que tu responsabilidad  de formarlo, cuidarlo y educarlo sigue estando ahí. Aunque no le veas mucho, define los límites y exígele en la medida de sus posibilidades,  pero no lo veas como un adulto por el simple hecho de que lo estás acelerando en ser “responsable” de cosas  que no son para su edad.
Y otra por favor, no le cuelgues en el cuello la llave que puede ser la llave a una desgracia. Recuerda la prevención es la puerta a  la felicidad y salud integral, evita  muchos dolores de cabeza o sufrimientos innecesarios.

Prevenir es Vivir.
Con paz y amor

ILEANA FILIO
@PSIC.IleanaFilio

Si desea suscribirse a nuestro canal de Telegram, sólo de click aquí!

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.