Masdar ¿La ciudad del futuro?

Masdar que en árabe significa fuente, es la ciudad de Abu Dhabi (Uno de los siete emiratos que conforman los Emiratos Arabes Unidos) más ecológica de la tierra, rodeada de las mayores reservas de petróleo del mundo, en medio de la península Arábiga, un inmenso desierto que alcanza en verano temperaturas superiores a los 50 grados centígrados.

Se encuentra a 5 minutos en coche del aeropuerto internacional de Abu Dhabi y comprende un área de mas de 6 millones de metros cuadrados (640 hectáreas); con el objetivo de investigar soluciones de energías renovables y tecnologías limpias para un futuro sin petróleo; se crea un ecosistema del conocimiento al ser una zona libre de impuestos para empresas que lo ha convertido en un clúster tecnológico con mas de 450 compañías locales y foráneas, como General Electric, Mitsubishi Heavy Industries, Siemens, entre otras.

Se preocupan del futuro y de la salud de la Tierra y por ello en el 2008 iniciaron con la colocación de la primera piedra de Masdar City, la ciudad más sostenible y baja en carbono del mundo; los edificios consumen hasta un 40  por ciento menos de energía y agua. La energía consumida proviene de su propia planta fotovoltaica, que genera 10 megavatios, además del sistema de paneles solares en los tejados de los edificios que proveen de un megavatio adicional.

Nace bajo la premisa de que en 2030 el 60 por ciento de la población mundial vivirá en grandes urbes, por lo que con el objetivo de hacer frente al crecimiento poblacional conservando al mismo tiempo los recursos naturales, las ciudades han de adaptarse a una forma de vida sostenible.

Es llamada la visionaria ciudad laboratorio, para poder mostrar como las ciudades se pueden adaptar a un rápido crecimiento urbanístico reduciendo considerablemente las necesidades energéticas, de agua y de desechos.

La ciudad será la primera comunidad por cuyas calles no circulen vehículos propulsados por combustibles fósiles y tienen como objetivo Impulsar los desplazamientos a pie para lo cual sus calles y patios brindan un atractivo entorno peatonal.

El proyecto arrancó en el 2006, diseño del arquitecto británico Norman Foster el mismo que proyecto junto con el arquitecto Mexicano Fernando Romero egresado de la Universidad Iberoamericana de la ciudad de México, (Yerno de Carlos Slim) el “nuevo” aeropuerto internacional de la ciudad de México.

Comenzaron su construcción en el 2008 esperando finalizar en el 2016, sin embargo algunos problemas con el presupuesto y la crisis mundial afectaron la compra de materiales y ahora apuntan a la nueva fecha de 2030.

Debido a los atrasos y falta de financiamiento, en el 2013 decidieron abrir una cuarta parte de la ciudad para recibir turismo, así como a sus primeros habitantes, con la intención de impulsar la economía del lugar y costear lo que falta del desarrollo.

El primer edificio en comenzar a construirse aparte del propio cuartel general de Masdar fue el Instituto para la Ciencia y la Tecnología, una universidad enfocada a la investigación, que pretende atraer a jóvenes talentos de todo el mundo que aporten soluciones a los nuevos problemas tecnológicos que surjan.

El proyecto contempla una red de transportes basada en dos líneas ferroviarias para conectar la ciudad con la capital a 25 kms. y con Dubai a 115 kms. y una flota de pequeños vehículos eléctricos que circulan sobre railes magnéticos en una planta subterránea, para el transporte interno de pasajeros.

Esos novedosos vehículos, a los que el pasajero solo tiene que decirle a donde quiera ir se han convertido en la máxima atracción de la visita turística a Masdar City, que se puede reservar a través de su web. Aparte de eso, algunos edificios y muchos carteles de su próxima apertura reciben a los curiosos en esta ciudad de energía limpia.

El 19 de noviembre de este año empezará la Expo Congreso Mundial Smart City en la ciudad de Barcelona, buscando desde el 2011 impulsar la sustentabilidad de la ciudades en el mundo, con el objetivo de reunir esfuerzos que generen el impulso urbano que responda a las necesidades de sus ciudadanos, a nuevos modelos de gobernanza, mejores opciones de movilidad, reinvención de espacios y la revolución de la inteligencia urbana,  ya que el futuro es ahora.

Alguien dijo alguna vez que el futuro pertenece a aquellos quienes creen en la belleza de sus sueños y en lograr que estos sean posibles.

Para las personas que puedan creer que esta nueva realidad es difícil de alcanzar, éste mismo arquitecto, Foster, diseñó recientemente para el concurso que lanzó la NASA junto con la American Makes un proyecto de viviendas en Marte.

Este concurso desafiaba a los equipos participantes a diseñar y construir viviendas totalmente sostenibles e impresas en 3D.

Estas viviendas debían poder utilizarse en las misiones de exploración espacial,  por lo que incluían los planes que tiene la agencia para llegar y crear asentamientos en el planeta Marte.

La propuesta de vivienda de Norman Foster tiene una superficie de 90 metros cuadrados en la que el uso de módulos de interconexión entre las distintas unidades permite la construcción de un espacio interior habitable y que puede crear espacios públicos y privados según las necesidades.

La construcción de estos modelos de vivienda se realizaría con robots mediante la tecnología de impresión 3D que transformaría la tierra y rocas de la superficie del planeta en material de construcción. Los robots obreros podrían iniciar las labores de construcción sin la presencia de humanos para que estuvieran listas para la llegada de sus habitantes.

A finales de julio pasado tuve la oportunidad de recibir una invitación de la Universidad Tangamanga, para impartir una conferencia sobre la importancia de la planeación urbana en México, hablé de éste y otros temas, al término de la misma, un profesor hizo la pregunta de si era posible en nuestra ciudad lograr lo que se estaba dando en Masdar City.

Como nos podemos dar cuenta los límites no existen, si bien tenemos una realidad muy diferente, también tenemos las condiciones para crear una  ciudad que permita desarrollar una nueva inteligencia urbana; el clima maravilloso, la atractiva ubicación geográfica y las cualidades de suelo que nos dan la posibilidad de visualizar un modelo urbano de vanguardia.

El marco económico pasa a un segundo término, la voluntad, la planeación y nuestra imaginación nos pueden llevar a desarrollar un crecimiento ordenado  con miras a la sustentabilidad que nos ofrezca la calidad de vida de nuestros sueños.

Es necesario generar las políticas publicas que nos lleven a desarrollar nuevos conceptos, dar vuelta a la página superando los errores del pasado para dar paso al nuevo San Luis que aspiramos y merecemos.

Hasta la próxima

ALFONSO DÍAS DE LEÓN / Factum / San Luis Potosí, .L.P. / Septiembre 6 de 2019.

businessinsider.es

smartcityexpo.com

diariosur.es

arquitecturayempresa.es

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.