La sinagoga de satanás, programa de destrucción metódica de la iglesia

Los católicos de México han vivido aislados, sin solidaridad, sin cohesión firme y estable, ello alienta al enemigo al punto de que hasta el más infeliz policía se cree autorizado para abofetear a un católico, sabiendo que los demás se encogerán de hombros, más aún, no son pocos los católicos que se atreven a llamar imprudente al que sabe afirmar sus derechos en presencia de sus perseguidores, es necesario que esta situación de aislamiento, de alejamiento, de dispersión nacional, termine de una vez por todas.

Y que a la mayor brevedad se piense ya de una manera seria en que seamos todos los católicos de nuestra Patria no un montón de partículas sin unión, sino un cuerpo inmenso que tenga un solo programa, una sola cabeza, un solo pensamiento, una sola bandera de organización para hacerles frente a los perseguidores, nuestro siglo debe hacer frente a algunos retos extraordinarios, sobre todo por su dimensión, y también por su carácter inédito, porque el carecer de referencias históricas siempre provoca desconcierto.

Uno de estos retos es la bien conocida y llamada Ingeniería Social Programada y la llamada Sinagoga de satanás, que San Juan Evangelista ya la mencionaba en el libro del Apocalipsis, que tiene como misión dinamitar la Cristiandad, es decir acabar con la Religión Católica, se trata de una crisis de civilización, de cultura, por tanto, política por consiguiente de vida, que incide desde los aspectos más macro sociales y macro económicos, a nuestra vida cotidiana.

México y la iglesia católica en general está contrarrestando y reaccionando muy tarde para resolver y construir formas nuevas para salir adelante contra la Ingeniería Social Programada, que es una crisis a la que entrando a la mitad del siglo XX la gente será muy distinta y a medida que se aproxime la llegada del anticristo la perversidad irá creciendo, los deseos y las pasiones carnales crecerán y el deshonor y la ilegalidad se fortalecerán.

El mundo será irreconocible por la maldad, la apariencia de las personas cambiará hasta el punto de que será casi imposible reconocer a veces entre los hombres y las mujeres por la forma desvergonzada de vestir y los estilos provocativos del cabello, esclavos de las costumbres imperantes serán despectivos, indiferentes y autosuficientes y no pocas veces se comportarán como bestias salvajes por las tentaciones del anticristo.

Dice Rafael María Molina, no existe ya eso que el hombre viene del mono, sino que el hombre debe comportarse como un mono, o sea como un animal. En el fondo se trata de eliminar el alma del ser humano, mientras nos comportemos como unos animales que satisfacen sus instintos más primarios y con ellos están felices, pues un animal por instinto tiene que comer, si se puede reproducir, y tienen un hábitat donde vivir más o menos, pos ya es feliz.

Fíjate que cosa, nos cuentan que la felicidad consiste en la satisfacción de los instintos primarios más básicos, y ya está y nada más; después, cuando llega la ancianidad, cuando llegan las enfermedades cuando es golpeado por la desgracia, la Ingeniería Social no tiene ninguna respuesta para eso, por eso también una de las características de la Ingeniería Social que padecemos en nuestra época es el culto desenfrenado de la juventud.

Y una vez que la juventud se ha terminado parece que ha terminado la vida, y entonces los hombres y las mujeres así descritos, no son una “rara avis”, o unos tristes indocumentados, representan el arquetipo identificador de los hombres y las mujeres sutilmente anestesiados, que han renunciado a saber comprender de donde vienen y hacia dónde van, obviando el fin último de su existencia, y es que muchos parecen moverse al son de un incognito y extraño director de orquesta, que tras bambalinas conduce a la grey, la Ingeniería Social busca desvincular al hombre de su creador, es decir de Dios.

Se trata en el fondo de animalizar al hombre inyectando teorías disolventes humanistas, sin una conexión divina, no nos encontraremos presa del enemigo que como león rugiente busca y espera a quien devorar, con estas actitudes, se perderá el debido respeto a los ancianos, y a los progenitores, el verdadero amor desaparecerá de la mayoría; se exaltará la voluptuosidad y el sexo con un desenfreno nunca visto, haciendo gala de sus perversiones; pastores y obispos, así como sacerdotes y muchas almas consagradas se volverán presuntuosos y arrogantes, llenos de vanidad y soberbia con su humana sabiduría y serán inútiles o incapaces de discernir entre el camino recto y el camino del mal.

Las normas morales, la veneración a las tradiciones de los mayores y de la propia Iglesia Católica, cambiarán de manera asombrosa, el pueblo, confuso y desorientado por las prédicas de pastores incrédulos o relativistas, abandonará la modestia y reinará por todas partes la disipación, la falsedad, la mentira, el engaño y la avaricia alcanzarán grandes proporciones; desgraciados de los que sólo piensan en acumular tesoros materiales olvidándose de los tesoros espirituales, la codicia, el adulterio, la homosexualidad, las acciones secretas sembrarán el terror por casi todos los lugares, asesinatos, atracos, secuestros, intimidaciones, etc.

Las acciones secretas también reinarán sobre la sociedad de ese tiempo, a causa de la indiferencia, la tibieza, la incredulidad y la perversidad de muchos, el pueblo en general se verá privado de la gracia del Espíritu Santo, recibida en el bautismo, y el remordimiento martirizará su conciencia. Las Iglesias de Dios serán despojadas de toda veneración y escasearán los verdaderos sacerdotes piadosos, por la indiferencia con respecto de la debida veneración del Señor en sus Iglesias, ya que cambiarán el culto verdadero, desgraciados los cristianos fieles de ese tiempo, porque serán víctimas de las burlas y vejaciones de los incrédulos; necesitarán mucha fe y fortaleza para soportar el ambiente reinante.

Los cristianos, viéndose acosados, se refugiarán en lugares apartados en busca de un poco de luz ante tanta oscuridad, pero encontrarán obstáculos y contrariedades a causa de su fidelidad a la Fe verdadera, este es el resultado del reinado del anticristo que quiere ser Dios de todas las cosas como jefe del universo. Por eso habrá signos visibles extraordinarios que asombrarán a muchos inclusive a creyentes, Él dará sabiduría a algunas inteligencias para que descubran muchas cosas, pues el hombre podrá comunicarse de una parte a otra de la tierra, en ese tiempo, el hombre podrá volar por los aires y también sumergirse en el mar como los peces.

Cuando hayan logrado descubrir otras cosas por el avance de la ciencia, el pueblo gastará toda su energía o propia vida, en lograr comodidades y disfrutar en olvido de Dios con todas sus ingeniosidades. Las pobres almas con todos sus inventos y logros creerán no necesitar para nada de Dios, olvidando que todas esas cosas o logros no son más que ilusiones o engaños del anticristo, entonces la bondad divina caerá sobre la faz de la tierra contra la raza humana y acortando sus días -a causa de los pocos elegidos- porque el maligno buscará acabar también con los elegidos de Dios.

¿Cómo lo hará? Bueno, pues haciéndolos caer en la tentación – si Dios lo permite- la espada de la justicia divina aparecerá de repente y acabará con el pervertidor y sus secuaces”. Un gran enjambre de desolados y huérfanos del creador, parecen gritar a los cuatro vientos las consignas del gran seductor, nos serviremos. El dr. Javier Barraycoa dice que uno de los paradigmas del hombre sometido a ingeniería social es el famoso mito de sisyphus.

El mito de sisyphus describe a aquel hombre que esta como condenado constantemente a correr, a hacer esfuerzos, a levantar una piedra, que esa piedra caerá para volver a levantarla, y esa piedra volverá a caer, donde la vida no es más que un continuo discurrir, donde al final se cumple lo que decía Camus, el famoso existencialista que decía: “parece que la vida solo tiene sentido si no pensamos y no buscamos el sentido de la vida”, solo se puede vivir la vida si la buscamos sin sentido”. Esto quiere decir la destrucción del hombre a través del pensamiento corrupto y destrucción del hombre a través de la destrucción del arte, es interesante comprobar como el lavado de cerebro en Ingeniería Social nunca se produce en una única generación, sino a partir de la siguiente, dice Rafael María Molina.

Añade que los ingenieros sociales no intentan convencer a la primera generación, generación que ha sido educada en valores más tradicionales, lo que intentan conformar la educación de las generaciones siguientes. Un ejemplo muy concreto, en el siglo XIX la Teoría de Darwin en principio fue rechazada por los científicos de su época con argumentos científicos, pero a partir de la siguiente generación, los jóvenes que ya habían crecido conociendo el prestigio intelectual de esa teoría en los medios de comunicación, la prensa de la época y los medios intelectuales y políticos de la época, ya no se atrevieron a cuestionarla.

Así funciona siempre la ingeniería social, no se trata de convencer a la primera generación, sino a la segunda, y no tanto por convencimiento, sino porque las generaciones que vienen no se atrevan ya por la presión social y ambiental, a cuestionar los dogmas que ellos nos quieran imponer. Las modas, los usos y costumbres se ven degradados hasta el paroxismo, lo cual nos informa que nuestras sociedades decrépitas hasta el sin sentido de una variedad de bagaje existencial desalentadora.

En el marco de tanta corrupción, mentira, robo, destruir a la familia, ideología de género, aborto, sincretismo religioso, social, económico, racial, marxismo cultural, relativismo, feminismo, inmigración masiva, amnesia histórica. Todos este conjunto de corrupciones, me ha traído como consecuencia a exponer algunas afirmaciones contundentes basadas en el análisis de la investigación documental John Navasco sobre la Ingeniería Social Programada, que se realizó el 31 de enero del año 2017 y que nos permite enfocar en sus distintas aristas y dimensiones algunas ideas y reflexiones sobre esta Ingeniería Social Programada y la llamada Sinagoga de satanás, que San Juan Evangelista ya la mencionaba en el libro del Apocalipsis.

Para P. Bourdieu (1998) definición de neoliberalismo, es un programa para la destrucción de las estructuras colectivas que puedan obstaculizar la lógica del mercado puro (Ingeniería Social Programada). “En el nombre de este programa científico, convertido en un plan de acción política, un proyecto político inmenso está en marcha, aunque su condición de tal es negada, porque parece ser puramente negativa. La llamada Sinagoga de satanás, este proyecto tiene como objetivo crear las condiciones en las que la “teoría” se puede realizar y puede funcionar: un programa de destrucción metódica de los colectivos “La Iglesia” (Bourdieu, 1998).

¿Qué es el neoliberalismo? Según D. Kotz (2000) el capitalismo neoliberal se ha singularizado por las siguientes características: desregulación de los negocios y las finanzas, tanto en un ámbito local como global, permitiendo una mayor liberalización del mercado para lograr la libre movilidad del capital. Privatización de empresas públicas que previamente venían gestionadas por dirigentes del estado y funcionarios públicos. Relajación en la política monetaria por parte de las autoridades y, en la medida en que se interviene, mayor atención a la inflación que al desempleo.

Reducción de impuestos a las grandes fortunas y a las empresas. Fuertes reducciones en el gasto público. Debilitamiento de los sindicatos y modificación del mercado laboral aumentando el poder del capital frente al del trabajo, fomento de los trabajos temporales frente a los trabajos de larga duración, competición encarnizada entre empresas y abandono de la conducta tendiente al respeto entre empresas propia de los años de posguerra.  Javier Barraycoa, doctor en Filosofía y Sociología precisa que la ingeniería social se aplicaba como concepto primeramente al marketing económico, con el neoliberalismo lo controlan todo, mediante ese incógnito y extraño director de orquesta, que tras bambalinas nos están manipulando por medio de la Radio, Televisión, Cine, Periódicos, Cultura Redes Sociales.

Estudiando los aspectos psicológicos de la gente a la hora de tomar decisiones, pero es una ciencia que se ha ido desarrollando cada vez más, y que ya no se puede entender como una mera disciplina académica, sino como un macro proyecto de dominación de grandes masas de población, tanto en sus comportamiento, en sus forma de pensar, en sus forma de actuar, en sus forma más de consumir y por supuesto en lo que llamaríamos reorganización de la humanidad tal como la conocemos hoy en día, el dr. Alberto Bárcenas, dice del hombre que, genéricamente hablando, no es más que una pieza en un engranaje que es necesario para que quien controla la sociedad y el poder, pueda realizar sus fines.

Por lo tanto, el hombre sería no mucho más que una hormiga o que un insecto social utilizado siempre desde el poder; cuanto menos criterio tenga el hombre, mejor, por eso también se ha dado la batalla contra las humanidades, porque las humanidades, son las que forman el criterio, y se trata de tener generaciones que carezcan de criterio. En un discurso pronunciado por el beato Anacleto González Flores, que se intitula “México católico, despierta de tu letargo”, nos advertía desde hace muchos años que muchos católicos desconocían la gravedad del momento.

Y sobre todo las causas del desastre de esa época, porque ignoran cómo los tres grandes enemigos, el protestantismo, la masonería y la revolución, trabajan de manera incansable y con un programa de acción alarmante y bien organizado. Estos tres enemigos están venciendo al catolicismo en todos los frentes, a todas horas y en todas las formas posibles, combaten en las calles, en las plazas, en la prensa, en los talleres, en las fábricas, en los hogares, trátese de una batalla generalizada, tienen desenvainada su espada y desplegados sus batallones en todas partes, esto es un hecho.

Cristo no reina en la vía pública, en las escuelas, en el parlamento, en los libros, en las universidades, en la vida pública y social de la Patria, quien reina allí es el demonio, en todos aquellos ambientes se respira el hálito de satanás; y la pregunta es, nosotros, ¿Qué hacemos? Nos hemos contentado con rezar, ir a la iglesia, practicar algunos actos de piedad, como si ello bastase “para contrarrestar toda la inmensa conjuración de los enemigos de Dios”, les hemos dejado a ellos todo lo demás, la calle, la prensa, la cátedra en los diversos niveles de la enseñanza, en ninguno de esos lugares han encontrado una oposición seria, y si algunas veces hemos actuado, lo hemos hecho tan pobremente, tan raquíticamente, que puede decirse que no hemos combatido.

Hemos cantado en las iglesias, pero no le hemos cantado a Dios en la escuela, no le hemos cantado a Dios en la plaza, no le hemos cantado a Dios en el parlamento, hemos arrinconando a Cristo por miedo al ambiente. Reducir el Catolicismo a plegaria secreta, a queja medrosa, a temblor y espanto ante los poderes públicos  “cuando éstos matan el alma nacional y atasajan en plena vía la Patria, no es solamente cobardía y desorientación disculpable, es un crimen histórico religioso, público y social, que merece todas las execraciones”, las almas sufren de empequeñecimiento y de anemia espiritual, nos hemos convertido en mendigos, renunciando a ser dueños de nuestros destinos, se nos ha desalojado de todas partes, y todo lo hemos abandonado.

Hasta ahora casi todos los católicos no hemos hecho otra cosa que pedirle a Dios que Él haga, que Él obre, que Él realice, que haga algo o todo por la suerte de la Iglesia en nuestra Patria, y por eso nos hemos limitado a rezar, esperando que Dios obre, y todo ello bajo la máscara de una. Los católicos de México han vivido aislados, sin solidaridad, sin cohesión firme y estable, ello alienta al enemigo sabiendo que los demás se encogerán de hombros, más aún, no son pocos los católicos que se atreven a llamar imprudente al que sabe afirmar sus derechos en presencia de sus perseguidores.

Es necesario que esta situación de aislamiento, de alejamiento, de dispersión nacional, termine de una vez por todas, es justo y necesario ser un cuerpo inmenso que tenga un solo programa, una sola cabeza, un solo pensamiento, una sola bandera de organización para hacerles frente a los siniestros manipuladores de la sociedad con la Ingeniería Social Programada. Si bien la Religión Católica tiene como finalidad la salvación de las almas, el programa mundial identificado como Ingeniería Social Programada no lo tiene, porque esa ingeniería tiene como misión dinamitar la Cristiandad, es decir acabar con la Religión Católica.

En palabras de nuestro Señor Jesucristo: “No temáis a aquellos que matan el cuerpo, sino más bien a Aquél que puede mandar el alma al infierno”. El amor vence siempre, como Cristo vence, el amor ha vencido. El amor vence siempre, aunque en ocasiones ante sucesos y situaciones complejas, pueda parecernos impotente, Cristo parecía impotente en la cruz, pero Dios siempre fue más. San Juan Pablo II.

Monterrey, Nuevo León

Septiembre 3, 2019

Entre Griegos y Troyanos
Mtro. QFB. Fernando De la Fuente García
E-Mail: ferdelafuenteg@gmail.com
Facebook: Fernando delaFuente García
Twitter: @FerranFercho
WhatsApp: 4444-16-9864

LA SINAGOGA DE SATANÁS PROGRAMA DE DESTRUCCIÓN METÓDICA DE LA IGLESIA

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.