Brenda, fue Secuestrada por un Uber y Vive para Contarlo

Brenda de la Mora, una joven originaria de Guanajuato, fue víctima de un secuestro a manos de un socio conductor de la plataforma privada Uber que vivió para contarlo. Durante su visita a la Ciudad de México el pasado fin de semana fue cuando vivió el infierno.

En sus redes sociales, Brenda relató la angustia, miedo e impotencia que sintió en el trayecto, ya que a pesar de que tomó todas las medidas de seguridad recomendadas antes de abordar una unidad de este tipo, fue víctima de violencia contra las mujeres y a decir de ella, lo que más lamenta, son las dificultades para presentar las denuncias correspondientes en la Ciudad de México.

Brenda comentó que durante su viaje a la Ciudad de México, al llegar a la Central de Autobuses Norte pidió un Uber, por ser «más seguro», para trasladarse hacia Presidente Masaryk, en la colonia Polanco, donde unos amigos le esperaban para instalarse en un departamento en esa zona, en el momento en el que el automóvil llegó, se cercioró que las características del vehículo, placas y la cara del conductor coincidieran con las de la aplicación.

Al abordar el auto, Brenda sintió que algo no estaba bien pues en cuanto el conductor comenzó a poner pretextos sobre la ruta de viaje, el cambio de asiento de atrás hacia delante y los múltiples acercamientos a ella, supo que estaba en peligro. En su trayecto, Brenda comenta que el chofer de Uber ya no iba hacia Polanco, sino hacia Ecatepec, Estado de México.

Después de los cuestionamientos de la joven leonesa y después luego de escuchar las advertencias de los amigos de Brenda vía teléfono celular, el conductor sacó una pistola, amagó a Brenda y arrojó el celular de la joven por la ventanilla, para evitar ser locslizados. Ella rogó que se llevara su efectivo, tarjetas bancarias y su maleta, pero que a ella no le hiciera daño, sin embargo, el chofer intentó secuestrarla.

«No sabes cómo le pedí al conductor que no me hiciera nada, que se llevara las cosas y que no había necesidad de lastimarme. No saben cómo le pedí a Dios que no me dejara morir así. Le pedí que me permitiera ver a mi hijo crecer” relató la joven originaria de León, Guanajuato.

«Me pude safar, porque me tenia abrazada con el arma en mi cara. Logré alcanzar el volante para descontrolar el coche, en cuanto el auto se descontroló, Brenda abrió su puerta y saltó del vehículo en movimiento, dio tres vueltas en el asfalto, se paró y corrió para buscar su celular y pedir auxilio. La calle estaba oscura, sola, gritó que la ayudaran pero el chofer se dio en reversa para alcanzarla.

«Me aventé del coche, me paré, corrí y grité con un miedo y una desesperación por mi vida, pasó un tiempo hasta que otro chofer de Uber y dos policías lograron ayudarme a encontrar mi celular, hasta que momentos después, llegaron mis amigos al lugar en donde me había quedado tirada para poder rescatarme», platicó Brenda.

El conductor se quedó con el bolso de la joven, con dinero en efectivo, tarjetas e identificaciones con información personal, por lo que Brenda aun teme que se haga mal uso con sus pertenencias pero agradece que hoy tiene suerte de estar viva.

Brenda se encontró con trabas dentro del Ministerio Público de Estado de México y de la Ciudad de México, para poder levantar su denuncia, bajo el argumento de los encargados dd los MP, de que debía de levantar su proceso cerca de donde fue víctima del secuestro.

Hasta el momento la empresa dd transporte privado no le ha ofrecido una respuesta clara, ni el apoyo que ella espera, un pase de chequeo en un hospital de la Ciudad de México ha sido la respuesta palpable que Uber le ha ofrecido a Brenda.

Brenda es una de las víctimas de violencia contra la mujer que ha vivido para contarlo, el mismo fin de semana en el que se realizó un movimiento nacional femenino, en contra de la violencia y las muertes contra las mujeres.

1 Comment

  1. Yo también sufri un momebto de pánico en uber., el chofer llegó molesto al sitio donde recogerme ya que no ubico el lugar donde pedí el servicio, y me cancelo el viaje pero no dejaba bajarme de la unidad.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.