Alejandro Moreno se Dice Ganador del CEN del PRI, Ivonne Ortega Amenaza con Impugnar el Proceso

En una jornada electoral que celebró el Partido Revolucionario Institucional para renovar la dirigencia nacional, Alejandro Moreno y Carolina Viggiano se dicen ganadores ante denuncias de compra de votos, apertura de paquetes electorales y la sustracción de boletas en diferentes lugares del país. Ivonne Ortega, candidata al CEN, aseguró que cuenta “con todos los elementos para impugnar la elección, incluso para lograr su anulación” y advierte que “no me iré del PRI. Seguiré y trabajaré para que la democracia real llegue al partido y para defender a la militancia”.

De confirmarse los resultados, Alejandro Moreno y Carolina Viggiano ocuparán la presidencia y la secretaría general del PRI, respectivamente, para el periodo 2019-2023.

Alejandro Moreno aseguró que tiene trayectoria, firme convicción política de servir a México, estimó que el proceso fue un ejercicio democrático, abierto, plural y agradeció a Carolina, asícomo a miles de priistas que participaron libremente en proceso en paz, en armonía y de mucha tranquilidad, porque los priistas no quieren enfrentamientos.

“De acuerdo a la información que tengo y que ha sido recibida en actas de todo el país, sé que la tendencia es absolutamente irreversible, que ganamos de manera transparente, pacífica, en armonía, con gran diferencia y con clara contundencia”, reiteró.

Seguiré en la lucha dentro del PRI: Ivonne Ortega

“Elección inequitativa y con graves irregularidades que no sólo empañan el proceso, sino que ponen en entredicho los resultados preliminares y el prestigio del partido”, indica.- “A partir de ahora el PRI está obligado a hacer miles de elecciones internas, tanto para cargos de elección popular como para dirigencias, desde las municipales hasta la nacional. Ahí estaremos al lado del priismo”, afirma.

“El PRI de la cúpula se está agotando y vamos a insistir en la lucha por un PRI de la militancia, un PRI de la democracia, un PRI cercano, un PRI sin amiguismos ni compadrazgos, sobre todo, un PRI que nunca más olvide a su base”, expresó Ivonne Ortega Pacheco.

Acompañada de quien fuera su compañero de fórmula Pepe Encarnación Alfaro Cázares, la ex gobernadora de Yucatán se refirió al proceso interno del PRI en un mensaje difundido por redes sociales.

En su mensaje, Ivonne Ortega observa que el balance del proceso presenta “una elección inequitativa y con graves irregularidades que no sólo empañan el proceso sino que ponen en entredicho los resultados preliminares y el prestigio del partido”.

Enlistó las anomalías, entre ellas la pérdida de representantes electorales de la fórmula, “más de mil de ellos, por causas atribuibles al sistema informático instalado por el CEN, el cual borró acreditaciones o cambió ubicaciones de los representantes de un centro de votación a otro o de un municipio a otro e incluso de un estado a otro”.

Asimismo, “se impidió el acceso a representantes nuestros debidamente acreditados o en algunos casos se les expulsó de las casillas, inclusive con violencia; se permitió votar a personas que no se encuentran en el Padrón del Partido; hubo relleno y embarazo de urnas previo y durante la jornada electoral, así como compra y coacción del voto en diferentes Estados; votación atípica en casillas con participación del 100% de electores, como en Oaxaca y Coahuila, por poner un ejemplo”.

Hizo dos anuncios y una reflexión:

El primero, que cuenta “con todos los elementos para impugnar la elección, incluso para lograr su anulación”, por lo que consultará a los militantes que la respaldaron los pasos a seguir al respecto.

El segundo, “No nos vamos, no me iré del PRI. Seguiré y trabajaré dentro del PRI para luchar porque la democracia real llegue al partido y para defender a la militancia… A los militantes que han confiado en este proyecto, seguiré junto a ustedes para defender la democracia dentro del PRI, para evitar el abuso de poder y denunciar la corrupción, que es el mayor mal que tiene nuestro partido”.

Al agradecer a los miles de priistas que le otorgaron su confianza y su voto, expresó como reflexión:

“Hemos trabajado durante años para que la democracia interna avance. Este es un primer paso. Fue un proceso inequitativo y la cúpula derrochó recursos e irregularidades. Pero a partir de ahora el PRI está obligado a hacer miles de elecciones internas, tanto para cargos de elección popular como para dirigencias, desde las municipales hasta la nacional. Ahí estaremos al lado del priismo”.

El mensaje íntegro es el siguiente:

Amigas y amigos.

Ha terminado la jornada electoral y el balance nos presenta una elección inequitativa y con graves irregularidades que no sólo empañan el proceso sino que ponen en entredicho los resultados preliminares y el prestigio del partido.

Entre las irregularidades que incidieron en la jornada están las siguientes:

En buena parte del país perdimos representantes electorales, más de mil de ellos, por causas atribuibles al sistema informático instalado por el CEN, el cual borró acreditaciones o cambió ubicaciones de los representantes de un centro de votación a otro o de un municipio a otro e incluso de un estado a otro.

Se impidió el acceso a representantes nuestros debidamente acreditados o en algunos casos se les expulsó de las casillas, inclusive con violencia.

Se permitió votar a personas que no se encuentran en el Padrón del Partido.

Hubo relleno y embarazo de urnas previo y durante la jornada electoral, así como compra y coacción del voto en diferentes Estados.

Votación atípica en casillas con participación del 100% de electores, como en Oaxaca y Coahuila, por poner un ejemplo.

En resumen, en esta jornada electoral la cúpula del partido recurrió a las prácticas más deshonestas.

Ese no es el PRI que queremos, es el PRI que miles de militantes queremos cambiar y que la sociedad rechazó en el 2018.

Durante este proceso lleno de vicios y trampas hemos recibido miles de denuncias y pruebas por parte de militantes valientes, que arriesgaron mucho, y hubo muchos que han perdido su trabajo por represalias de la cúpula.

Aún no hay resultados oficiales, y estaremos atentos a lo que las instancias del partido den a conocer.

Pero con el cúmulo de irregularidades registradas, se anticipa que no reflejarán la verdadera voluntad de la militancia.

Alejandro Moreno Cárdenas se ha declarado ganador, pero esta declaración carece y carecerá de legitimidad.

Así lo saben los miles de militantes que de manera honesta y con mucha esperanza acudieron sin coacción a las urnas, sin más motivación que el deseo de recuperar al partido.

Desde esta conclusión de la jornada electoral hago dos anuncios y una reflexión.

PRIMERO.

Cuento con todos los elementos para impugnar la elección, incluso para lograr su anulación.

Por lo tanto, como es mi convicción y como pienso que deben tomarse las decisiones, consultaré sobre este tema a los militantes que nos dieron su confianza y respaldo.

SEGUNDO.

No nos vamos, no me iré del PRI. Seguiré y trabajaré dentro del PRI para luchar porque la democracia real llegue al partido y para defender a la militancia.

Ese fue mi compromiso como candidata a la presidencia del PRI. Y lo mantengo intacto.

A los militantes que han confiado en este proyecto, seguiré junto a ustedes para defender la democracia dentro del PRI, para evitar el abuso de poder y denunciar la corrupción, que es el mayor mal que tiene nuestro partido.

Y una reflexión:

Esta elección ha sido muy importante para el futuro del partido.

Hemos trabajado durante años para que la democracia interna avance.

Este es un primer paso.

Fue un proceso inequitativo y la cúpula derrochó recursos e irregularidades.

Pero a partir de ahora el PRI está obligado a hacer miles de elecciones internas, tanto para cargos de elección popular como para dirigencias, desde las municipales hasta la nacional.

Ahí estaremos al lado del priismo.

Militantes: levanten la cabeza y sigamos trabajando por un PRI diferente.

El PRI de la cúpula se está agotando y vamos a insistir en la lucha por un PRI de la militancia, un PRI de la democracia, un PRI cercano, un PRI sin amiguismos ni compadrazgos, sobre todo, un PRI que nunca más olvide a su base.

A los miles y miles de priistas que trabajaron, lucharon y nos dieron su confianza y su voto a Pepe y a mí, de todo corazón gracias. Muchas gracias.

Les pido que sigamos luchando, porque nuestras convicciones son mucho más grandes que una elección.

A los que piensan que este es un punto final, con toda la confianza les digo, éste apenas es el comienzo.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.