«La Mayor de las Derrotas del Ser Humano es el Hambre»: Marcelo de los Santos

La mayor de las derrotas del ser humano, es el hambre, porque el hambre está precedida por la ruina económica, por la indiferencia, y, a veces, por la calamidad moral del individuo y la sociedad, consideró Marcelo de los Santos Fraga, al recibir un reconocimiento del Banco de Alimentos de San Luis Potosí durante la celebración del XX Aniversario de su fundación.

En grande celebró 20 Años el Banco de Alimentos de San Luis Potosí, organizó dos eventos: uno en la Plaza de Aranzazú donde entregó reconocimientos a fundadores, donadores frecuentes y personal del mismo Banco de Alimentos, y cerró con broche de oro con una cena de gala en el Restaurante El Argentino, para reconocer el esfuerzo de quienes han hecho posible el crecimiento del Banco de Alimentos que cuenta con un padrón de 80 mil afiliados en la entidad.

Autoridades municipales y legisladores, quienes han apoyado a la institución, asistieron a los eventos para recordar los inicios y escuchar los logros de 20 años. Llamó la atención el discurso del exgobernador Marcelo de los Santos, a quien consideran que ha sido uno de los pilares más importantes del Banco de Alimentos por las aportaciones como titular del Ejecutivo y ahora como “un potosino”más.

Discurso completo de Marcelo de los Santos Fraga…

La mayor de las derrotas del ser humano, es el hambre, porque el hambre está precedida por la ruina económica, por la indiferencia, y, a veces, por la calamidad moral del individuo y la sociedad.

El que sufre de hambre, ha sufrido ya de pérdidas irreparables, de aislamiento, de falta de oportunidades, incluso de la disminución de su capacidad de hacer respetar su dignidad humana.

Una vez instalada en la casa del pobre, el hambre multiplica las enfermedades, las dolencias espirituales, las limitaciones educativas y su dominio de crueldad se extiende hacia la casa del prójimo.

Por ello, quienes tenemos la oportunidad de dar, lo debemos hacer bajo la premisa de que somos afortunados de estar del lado de quienes tienen y no necesitan. Entonces, dar se vuelve una misión.

Compartir el pan con el hambriento, es una de las filosofías más puras y humanas, ya que al compartir algo tan esencial como lo es el alimento, se comparte también el amor hacia la humanidad.

La labor que el Banco de Alimentos de San Luis Potosí realiza es un reflejo de ese amor hacia la humanidad, de esa solidaridad fundamental que hace, de los alimentos, un acto sagrado.

Recibir este reconocimiento, es recibir parte de ese amor que ustedes reciben de quienes sienten un alivio temporal a una necesidad permanente. Por eso, el reconocimiento es para ustedes.

Ustedes son quienes merecen el aplauso, el agradecimiento, la felicitación. Ustedes son quienes merecen el respaldo de instituciones públicas y privadas, y el apoyo de toda sociedad.

Mahatma Gandhi dijo que “hay gente tan hambrienta en este mundo, que Dios no puede aparecer frente a ellos a salvo en forma de pan”. He ahí que el Banco de Alimentos sea un templo para el hambriento.

Todos hemos tenido hambre: de justicia, de reconocimiento, de oportunidades, y la hemos podido saciar. La única hambre que no debemos saciar, es el hambre de amor hacia el prójimo.

Es por eso que quiero pedirles que, aunque los tiempos sean complejos, nunca renuncien a su labor, y sigan buscando el respaldo de los tres del país: el público, el privado y el social.

Solo de esa forma podemos seguir combatiendo un flagelo vergonzante como lo es el hambre, y aprovechar nuestras capacidades productivas para construir una sociedad más justa en lo esencial.

Hay que “dar para volver a dar”, dice Pablo Neruda. “Dar hasta que duela”, dice Teresa de Calcuta; porque “cuando yo doy, me doy a mí mismo”, dice Walt Whitman.

Por ello, les yo doy las gracias por haberme dado la oportunidad de servirles y de dar, cuando fui Gobernador, Presidente Municipal y un ciudadano más de San Luis Potosí.

Y doy gracias a Dios, porque sé que por personas como ustedes, nuestra sociedad es una sociedad cuyo alimento es la bondad y cuya riqueza son todos y cada uno de ustedes.

Muchas gracias y sigamos dando lo mejor de cada uno e nosotros.

Hector D’Argance, presidente del Banco, destacó que de mayo de 1999, la política y la mística que ha seguido es dar gracias a Dios por lo que se tiene, así como en tener claro  en «no fijarse en lo que no tenemos, sino qué podemos hacer por los demás.

Lamentó que el individualismo y el protagonismo le hayan hecho tanto daño a San Luis, donde cada uno quiere un San Luis diferente. «Tenemos un deuda social con los potosinos que padecen hambre», abundó y mencionó que se han tenido que enfrentar a grupos políticos que esclavizan a la gente y los mandan a invadir terrenos y a pedir limosna a cambio de 100 pesos.

Finalmente celebró y reconoció la participación de los 80 mil beneficiarios, en las siete sucursales que hay en la entidad y destacó también el apoyo de Xavier Nava, ahora presidente municipal capitalino y desde que fue diputado federal.

 

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.