La flaqueza en la sangre es igual a debilidad y fragilidad

Un proverbio español dice: “El perdón es el perfume que despide una flor después de ser pisada”. De un modo tan simple, breve y elocuente esta frase presenta una hermosa definición de lo que es el perdón. Siempre se puede perdonar, siempre se puede pedir perdón.

¿Cuántas personas han visto la película de Alicia en el país de las Maravillas? Esa película maravillosa que se convirtió en un clásico de todos los tiempos, la historia de una de las heroínas consentidas de Disney: “Alicia en el País de las Maravillas”. Una historia mágica y fantástica que te sorprenderá. El mundo donde la imaginación no tiene límites y la amistad libra cualquier barrera. “Alicia en el País de las Maravillas” en su edición de 1951, nos presenta personajes mágicos, música que ha permanecido a través de los años; una la clásica historia que va a encantar a las nuevas generaciones.

Cuantas Alicias son esa niña inquieta y soñadora, Alicia es una niña inquieta y soñadora, que llega por causas ajenas a ella (y persiguiendo a una conejito o vicio), a un mundo donde todo parece no tener ni pies, ni cabeza: con plantas y animales muy extraños, todos ellos con poderes y características fascinantes. Alicia, pasará por situaciones que nunca imaginó vivir.

El País de las Maravillas es un lugar donde todo es. (EL MUNDO REAL EN EL QUE VIVEN MILES DE ALICIAS) Lo que no es y lo que no puede ser, es. En ese mundo Alicia conocerá amigos muy raros y sobre todo divertidos que la llevarán a vivir fantásticas aventuras muy raras muy extrañas y muy perversas: el Sombrero Loco, los gemelos Tweedledee y Tweedledum, el Gato de Cheshire, la Liebre de Marzo, la Reina de Corazones y más personajes inolvidables, este es un asombroso mundo lleno de esplendor ¡qué no puedes perderte!

En una segunda película, más reciente, Alicia, regresa al País de las Maravillas para encontrar su verdadero destino y terminar con el gobierno de terror de la malvada reina Roja. Alicia tiene 19 años y está a punto de recibir una propuesta de matrimonio que no le hace demasiada ilusión, por no decir ninguna. Un día, Alicia asiste a una maravillosa fiesta en una gran mansión donde su pretendiente le pedirá la mano púbicamente, Alicia se encuentra ahora llena de vergüenza y frustración.

Justo cuando su pretendiente está a punto de hacerlo, Alicia sale corriendo tras un conejo blanco y acaba en el País de las Maravillas, un mágico lugar al que ya viajó diez años antes, pero que no recuerda. Allí se reencontrará con sus amigos de la infancia: el mismo Conejo Blanco, la Oruga, el Gato de Cheshire y el Sombrerero Loco, quienes sí guardan un gran recuerdo de ella.

Pues bien, ahora espera que les ayude a combatir a la Reina Roja, quien se ha hecho con el control del país y lo gobierna con mano de hierro. Alicia y sus amigos emprenden un peligroso viaje buscando el modo de derrotar a la tirana, misión en la que contarán con la ayuda indispensable de la hermana de la Reina Roja, la mucho más benevolente Reina Blanca, que gobernaba el País de las Maravillas antes de ser traicionada.

Este país de las Maravillas que les voy a describir, lo gobierna con mano de hierro la Reina Roja, quien se ha hecho del control de muchas vidas de Alicias por la flaqueza de muchas mujeres y las gobierna con mano de hierro a su antojo, pues son débiles, porque la flaqueza en la sangre de estas Alicias es igual a debilidad y fragilidad, Pero ¿Quién es La Alicia del País e las maravillas?, veamos:

«La Alicia -Ana de 15 años consultó para realizarse una prueba de embarazo por insistencia de su prima. Ella asegura no estar embarazada porque siempre que lo hizo “él terminó afuera”.
La Alicia -Juana de 15 años, y con bebé en brazos, consultó preocupada porque le “salieron unas pelotitas en sus genitales”. La Alicia -Raúl de 20, se desplomó en el consultorio pidiendo que le realizaran exámenes porque una de sus múltiples compañeras sexuales le contó que era VIH positivo.  La Alicia -María de 14 años, vivía en un hogar para niñas huérfanas, lloraba y gritaba mientras paría a su bebé de 9 meses, quien tenía un par de días muerto dentro de su vientre.

La Alicia -Raquel de 25 años, con un importante retraso mental, no podía siquiera decir su nombre ni su edad, pero ingresó a parir a su hijo #7.
La Alicia -Amanda de 17, madre de un niño cuyo padre es su padrastro, ingresó a parir su segundo bebé producto de una relación con un hombre de 34 años.

La Alicia -Mario de 17, quien no quería hablar frente a sus padres, consultó porque “eso le olía mal y le salía como pus”.

La Alicia -Isabel de 13 años, ingresó acompañada de su novio de 15 años a parir a su bebé.

La Alicia -Nicole de 1 semana de nacida y con muchos problemas de salud fue abandonada en el hospital por su madre adolescente. La Alicia -Juan de 18 años ingresó por un cáncer de garganta producto del virus de papiloma humano.  La Alicia -Tania de 16, ingresó a emergencias tras un intento de suicidio, su tía contaba que en el colegio la molestaban mucho porque decían que era “tortillera”(lesbiana).La Alicia -Luisa de 14 años, se le iba a realizar su primer Papanicolaou pero le daba vergüenza que yo le viera sus genitales, sin embargo ya había tenido 3 compañeros sexuales.

Y así fui testigo de tantas historias de Alicia, todas producto de una sociedad desinformada, irresponsable y en la que “Dios guarde hablar de sexualidad”.
Si a alguno le ofende estas publicaciones de Alicia o le parece inapropiado lo que digo, he ahí otra razón por la que es necesaria la educación sexual en este país. En lugar de criticar, hay que ayudar a educar. En un programa oficial de Educación Sexual Integral dice una  leyenda al pie de la misma publicidad: «Vivir en un mundo de maravillas trae consecuencias reales».

La Flaqueza espiritual es un vicio que se engendra con el hombre, nace y crece con él y generalmente lo acompaña hasta el sepulcro. Procede como la Debilidad y la Fragilidad del primer pecado; pero se desarrolla y reina en las almas por medio de los vicios. La Flaqueza crece con los vicios y el alma que la lleva consigo  para nada vale, ni jamás levantará los pies para recorrer los ásperos caminos del espíritu que conducen a la Santidad. Las almas flacas que no tienen el vigor y la energía que producen las virtudes, siempre se quedarán ruines y miserables, sin dar un paso en la vida espiritual que es de continuas y esforzadas luchas.

La Flaqueza lleva en sus venas la sangre de la Debilidad y de la Fragilidad. Todas son de una misma familia y los vicios las hacen culpables. Las tres son innatas en el hombre. Más el hombre por los vicios las eleva de naturales a dignas de castigo y de reprobación. La Flaqueza crece también con la Sensualidad y con suma facilidad hace caer al alma en el pecado. La Flaqueza hace que el espíritu  pierda su energía y Fortaleza. Y lo debilita para todo bien. Satanás sabe muy bien sostener a esta Flaqueza del alma, con la cual consigue las frecuentes recaídas en el pecado. Ya pueden estas almas confesarse, no tienen fuerzas espirituales para sostener sus turbios propósitos, y caerán mil veces presas de su desfallecimiento moral.

Mientras estas almas no sacudan su Flaqueza y se curen con la higiene del Sacrificio. Del Vencimiento, de la Penitencia, Mortificación y constante Abnegación, que son los únicos tónicos del alma. Los cuales matan a la Flaqueza, ésta  siempre enervará las fuerzas del espíritu y lo conducirá a innumerables recaídas. A este vicio es preciso derrocarlo de raíz con el hacha de la propia crucifixión y desprecio. El alma que no tenga esta energía para pisarse y vencerse, siempre se quedará en su raquítico estado y nunca dará frutos de vida eterna.

Los vicios que ha dictado son una manifestación muy particular de mi grandeza pues al desenmascarar a Satanás me descubro Yo y me doy gloria. El mundo también me la dará por este medio. CC 15, 11. No sabemos lo que nos depara el mañana, así que no te enojes por mucho tiempo. Aprende a perdonar y a amar con todo el corazón. No te preocupes por la gente que no te quiere. Disfruta a los que te aman.

El autor Seewald Peter, en su libro  “Joseph Ratzinger. Dios y el mundo”. Editorial Sudamericana. Año 2005. En el que habla entre otras cosas acerca de las opiniones del Papa Emérito Benedicto XVI sobre los grandes temas de hoy, y se refiere a esta hermosa  parábola donde el Señor habla de distintas modalidades de caridad: “Estaba desnudo y me vestisteis; estaba enfermo y me visitasteis; estaba en la cárcel y viniste a verme.”

Con esto ofrece una pequeña tipología de los necesitados, que representan a Cristo en el mundo. Se trata siempre de hacer algo concreto. No sólo de amar en teoría y  mandar una transferencia de dinero ocasionalmente, sino de tener los ojos abiertos para ver dónde me necesitan las personas en mi vida.” Al mencionar y hablar así de las opiniones del Papa Emérito Benedicto XVI sobre distintas modalidades de caridad y los grandes temas de hoy que escribe Peter Seewald en su libro , Me hace pensar en otra de la virtudes que tienen que ver con la Reciprocidad, y me refiero en concreto a la virtud de la Correspondencia.

La Reciprocidad o La Correspondencia que nos haría ver de otro modo a Las Alicias del País de las Maravillas que he mencionado al principio de este documento, buscando el modo de derrotar a la tirana Reina Roja que gobernaba con mano de hierro el País de las Maravillas aprovechando la flaqueza de las personas, pero se podrá derrotar a esa mala Reina con la ayuda indispensable de la hermana de la Reina Roja, la mucho más benevolente Reina Blanca, que gobernaba el País de las Maravillas con Valores y Virtudes antes de ser traicionada.

“El que es fiel en las cosas pequeñas también lo será en las grandes Lc. 16,10.” “El que persevere hasta el fin, este se salvará Mt. 10,22, La Reciprocidad o La Correspondencia son hijas de la Docilidad  que es una virtud que tiene por ser, el Amor de Dios; por apoyo, la profunda Humildad; por aliento y vida, la propia Desconfianza. Su crisol está en el Dominio Propio. Su círculo es la Actividad y su misión la propia perfección.

La Reciprocidad o La Correspondencia en un alma pura no cesa ni de día ni de noche,  siempre está en vela porque el amor no duerme ni descansa; su descanso es no descansar. Esta virtud envuelve una grande perfección; es el eje sobre el cual la vida espiritual gira. Sin La Reciprocidad o Correspondencia no existe, por ejemplo en Las Alicias del País de las maravillas, la vida espiritual; porque el  Espíritu Santo se retira de un alma sorda, de un alma perezosa,  que no se sacude, ni corre,  ni trabaja, ni se sacrifica, ni corresponde de esta manera a las divinas gracias que en ella derrama.

La Reciprocidad o La Correspondencia es hermana de la Diligencia y siempre la lleva consigo. La Correspondencia se amolda y adapta todas las virtudes; en la que  más campea, son: La Obediencia Espiritual perfecta. La Reciprocidad o La Correspondencia recibe y devuelve, este es su oficio. Siempre está recibiendo y siempre está devolviendo, más en este devolver se enriquece, y en este recibir se empobrece, porque cuando devuelve, se le da más,  y cuando recibe  ella se da con los dones recibidos, y por lo tanto se queda pobre,  pobrísima en su riqueza.

Todo lo posee el que nada posee, renunciándose. La Reciprocidad o La Correspondencia  a la gracia es hermosa y riquísima de tesoros divinos: es una  escala (para el cielo) por lo cual el alma sube al cielo sin sentirlo; es el  acueducto del Espíritu Santo para el alma, es el principio, medio y fin de la vida espiritual y de la santidad.

Sin esta La Reciprocidad o Correspondencia no hay virtud que dure sin marchitarse. Ella atrae al Divino Espíritu, y le convida a hacer en el alma que la posee, su morada, ella es la que hace que el rocío divino de la Caridad fertilice  en el campo de todas las virtudes: en ella es, en fin,  una de las virtudes más amadas de mi Corazón. La vida de María no fue otra cosa, sino una constante Reciprocidad o Correspondencia a la divina gracia, amorosa y dolorosa.

La Reciprocidad o La Correspondencia  tienen un ejército de enemigos, pero generalmente, la corta  la Soberbia; la detiene la Desconfianza, la entretiene el  Respeto humano, La Vanidad, la Envidia y la Pereza. Sus escollos principales existen en la Desobediencia y en el juicio propio. CC 13, 97. ¿Cómo te das a los demás? ¿Cómo te das a las Alicias del país de las maravillas. Parafraseando la Oración para las parejas en crisis nos vamos a referir a la Oración para la Caridad de las Alicias en el País de las Maravillas.

«Que ese amor que tú bendijiste al bautizarlas, o bautizarlos brote nuevamente…»

Jesús, aquí estamos, los frente a ti, como aquel día en que recibimos el sacramento del bautiza. Como aquel día en que bendijiste nuestra llegada al ser hijos de Dios. Pero ahora Jesús estas Alicias, están derribadas, secas, lejos de ti, sin el agua de tu amor. Y ya su amor se ha secado, derrama tu Santo Espíritu sobre La Alicias, para que las limpie, las  lave, las restaure y las renueve, para que ese amor que tú bendijiste brote nuevamente.

Jesús, corta y libera toda atadura de Las Alicias al pecado, aleja todo espíritu de infidelidad a tu amor, paséate por sus familias, por sus hogar sufrientes, bendice a estas y estos hijos, bendice sus vidas. Permite, Señor, que las Alicias sean lo que mi familia y tu anhelas que yo sea,  y que las Alicias, ellas sea lo que realmente anhelan. Señor, restaura fuerte ese sacramento del bautizo por el que estamos unidos. Sana, Jesús.

Jesús, que la Sagrada Familia se mude a mi hogar, para que sepamos ser las Alicias hijas como lo fue Jesús, hijo con el estilo de María y José, y para que las Alicias sean como Tu. Mándanos a tus santos ángeles, a los arcángeles san Rafael, san Gabriel y san Miguel, para que nos protejan. Derrama tu preciosa sangre sobre estas Alicias, sobre el hogar, sobre la familia, y Madre María, cubre a las Alicias  con tu manto. Amén.

Un proverbio español dice: “El perdón es el perfume que despide una flor después de ser pisada”. De un modo tan simple, breve y elocuente esta frase presenta una hermosa definición de lo que es el perdón. Cuando leas “el perfume que despide una flor “piensa en Las Alicias. Siempre se puede perdonar, siempre se puede pedir perdón.

Monterrey, Nuevo León / Mayo 20, 2019

Entre Griegos y Troyanos

Mtro. QFB. Fernando De la Fuente García

E-Mail: ferdelafuenteg@gmail.com

Facebook: Fernando DelaFuente García

Twitter: @FerranFercho

WhatsApp: 4444-16-9864

LA FLAQUEZA EN LA SANGRE ES IGUAL A DEBILIDAD Y FRAGILIDAD

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.