La indiferencia y los delitos

El cómplice del delito de corrupción es frecuentemente nuestra propia indiferencia: Bess Meyerson.

Cuando llega a nosotros la noticia de cualquier evento de la delincuencia, parece que jamás nos pasaría a nosotros y dejamos que pase, hasta que nos toca la desgracia, entonces quisiéramos que todos nos escucharan. La indiferencia sigue siendo el aliado más poderoso de la violencia y desde luego para los delincuentes.

La desconfianza se ha apoderado de las personas que vivimos en México. Antaño el cumplimiento de la palabra en compromisos pactados era cuestión de honor y por ella se podía perder la vida misma. Hoy ni siquiera con la obligación de la ley, en ocasiones puede hacerse cumplir la obligación reclamada.

Últimamente en razón de lo que todos somos responsables, se ha iniciado campañas de prevención. Mirando que las instituciones, por más que queramos recuperarlas, están rebasadas; no nos alcanza para hacer valer el orden, la paz y disciplina con la que se debería vivir en un entorno gregario.

La seguridad de las personas y su patrimonio se han convertido en toda la Republica Mexicana, en la principal preocupación de los ciudadanos. En los últimos los años la incidencia de los delitos del fuero federal y común, han aumentado, desde las colonias hasta los estados, dejando hogares con dolor y pérdidas enormes.

Los desatinos con los que se atiende a la población por medio de las instituciones, no alcanza para darnos la convivencia necesariamente pacífica, por ello, aumentan con rapidez los actos de hacerse justicia por individualidad propia o, colectiva. Igualmente las personas que nos relacionamos en un espacio determinado, por más cercano que sea, nos hemos separado, dando lugar a que nos lastimen.

La prevención debe ser un aliado en nuestras vidas que aún cuando resultemos conocidos, puede ayudar a que las personas ahorren problemas entre ellas, pero fundamentalmente, para que los que se dedican a la delincuencia, o nos lastimen.

Cada día la violencia aumenta para hacerse de lo ajeno. Tortura, extorsión, engaños, secuestros, robos, muerte. Así, se nos ha lastimado en todo el país. Por ello la importancia de prevenir, de adelantarnos a la delincuencia y, de no distraernos en el andar cotidianos.

Desde luego es importante la recuperación del respeto a las autoridades y, para ello, tendremos que trabajar juntos, conociendo a quienes se encargan del orden ciudadano en los diferentes ámbitos. Verlos a la cara, anotar nombres.

La prevención realizada de la mejor manera que las personas quieran hacerla, se convierte hoy en la mejor arma en contra de la violencia y los delincuentes dedicados a toda la serie de atracos que impunemente, realizan muchos de ellos.

En los cambios de estrategia y de nombres de programas, jamás se encontrará resultados ni en el largo plazo, mucho menos en el corto. Todo cuanto se realice en favor de querer reducir la violencia y atajar caminos a los delincuentes, tendría que hacerse en coordinación de las corporaciones policiacas, en dignificar a ellos y, ellas, trabajando de policías, excluyendo a los malos elementos pero, igualmente, excluyendo a los malos elementos de la sociedad civil.

El reencuentro y, la reconciliación de la sociedad, tendrían que dar por resultado la refundación de nuestra sociedad mexicana.

La reacción ante los delitos jamás se terminará, pues estríamos queriendo componer los sucedido, en el lugar de prevenirlo. La inteligencia tiene que estar a nuestro servicio y, no a favor de los delincuentes.

@jaimechalita

JAIME CHALITA ZARUR / Espacio de reflexión / San Luis Potosí, S.L.P. / Mayo 18 de 2019.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.