Pragmatismo partidario

“La ideología nos divide, pero el presupuesto nos une”. J. Carmen García Vázquez. Abogado, diputado, escritor y periodista potosino (1931-2011).

El pasado viernes 5 de abril, el abogado Gabino Morales Mendoza, Delegado Federal de los Programas Integrales para el Desarrollo en el Estado de San Luis Potosí, festejó su trigésimo cumpleaños, realizando una celebración faraónica, con el acceso exclusivo para sus invitados, en donde figuraron personajes de la vida política, económica y social de esta entidad.

No es de extrañarse que un funcionario público realice una apoteótica celebración, con las mejores viandas, reciba regalos que pueden sobrepasar lo permitido por la Ley de la Administración Pública Federal, corran a raudales los mejores destilados de agave, caña de azúcar, uva o cualquier otro fermentado, que asistan cientos de invitados de los diversos estratos sociales, que se amenice con mariachis, DJs y grupos musicales, se erogue una gran cantidad de dinero en meseros, arreglos, toldos, mesas, sillas, mantelería y vajilla, se sirvan comidas y platillos autóctonos y campiranos, siempre que esto sea pagado de su peculio.

Lo raro, insólito, incongruente y anecdótico es que este funcionario público, solo tenga 4, si amable lector, solo cuatro meses, en el cargo como “superdelegado”, con un sueldo, según dicen los que saben de estas cosas, no mayor a los 90 mil pesos mensuales.

Si Pitágoras no nos falla, supongamos que dicho sueldo lo percibe el abogado Morales Mendoza, desde que fue designado por el entonces Presidente electo de la República, Andrés Manuel López Obrador (a) “El Peje” o “AMLO”; como coordinador estatal de programas de desarrollo integral en San Luis Potosí, allá por el mes de julio de 2018 (https://labrecha.me/?p=175413), serian 8 meses en los cuales recibiría un sueldo equivalente a $720.00 (setecientos veinte mil pesos).

Pero da el caso que la nueva administración federal inició sus funciones a partir del día 1° de diciembre del 2018, es decir, a escasos 4 meses, por tanto, el delegado Federal Gabino Morales, solo ha recibido sueldo del erario federal por un monto de $320.00 (trescientos veinte mil pesos).

Señalan los enterados, que el costo reservado del festín en comento pudo haber ascendido a más de $2,000,000.00 (dos millones de pesos). Entonces, la pregunta obligada es ¿de dónde salió el costo de la fiesta de cumpleaños del Sr. Morales Mendoza, Delegado de los Programas para el Desarrollo de la actual administración federal encabezada por el Sr Andrés Manuel López Obrador?

Dejaremos que usted saque sus propias conclusiones.

Se resalta la incongruencia entre el discurso de AMLO con respecto a la austeridad republicana de los funcionarios federales, pues estas acciones demuestran la fastuosidad, el culto a la personalidad y el derroche económico de una persona que, hace un año, era casi un total desconocido, salvo para la comunidad estudiantil de la Facultad de Derecho de la UASLP y algunos individuos que conviven en el ámbito electoral.

El detalle es que a dicho festejo acudieron funcionarios y servidores públicos federales, del poder ejecutivo estatal de extracción priísta; legisladores locales de casi todos los partidos políticos; algunos dicen que el diputado local del Partido Conciencia Popular no fue requerido; alcaldes potosinos de extracción verde ecologista, priístas, panistas e independiente (al parecer los perredistas tampoco fueron invitados), y empresarios distinguidos y de poder económico identificados con el Partido Revolucionario Institucional.

Es de resaltarse que el cumpleaños próximo pasado de Gabino Morales, paso sin pena y sin gloria; claro, aun andaban en plena campaña política y aunque las preferencias colocaban a AMLO en el primer lugar, no había sido electo titular del Ejecutivo Federal, y el señor Morales Mendoza solo figuraba en los corrillos partidistas y electorales.

En esos tiempos, Gabino Morales figuraba como Presidente o Coordinador Estatal de MORENA, y consecuentemente no tenía los recursos económicos propios, ni la presencia, ni las amistades que le dieron el realce a este trigésimo onomástico.

El señor “superdelegado” es libre de poder invitar a sus festejos a todas las personas que desee, de la filiación política partidista que quiera; de los estratos sociales que le dé su gana y queda en la voluntad y conciencia de los convocados, el asistir o no a la reunión.

De hecho, muchos de los asistentes a la comida en comento, eran enemigos políticos del festejado; no lo conocían y si lo habían oído mencionar, tenían algunos adjetivos calificativos no muy halagüeños para su persona.

Claro que no estuvieron todos sus compañeros de partido, no es bien visto ni simpatiza con un buen número de morenistas y simpatizantes de la coalición “Juntos Haremos Historia”; recordemos que incluso fue suspendido en sus derechos partidarios hace menos de un año.

Lo interesante es el pragmatismo partidario de algunos asistentes. Claro que no hubiesen asistido, particularmente un buen número de empresarios identificados con el PRI y el PAN, legisladores locales, alcaldes y miembros del Poder Judicial y del Ejecutivo, si Gabino Morales Mendoza no ostentara el cargo federal que tiene.

Algunos de sus catedráticos de la Facultad de Derecho de la UASLP, lo recuerdan como un estudiante más o menos aplicado, también lo recuerdan por su participación en movilizaciones, eventos y actos de apoyo a los derechos de la comunidad LGBTTTIQ.

Lo interesante es ese “pragmatismo partidario” de casi la mayoría de los asistentes, empresarios y funcionarios públicos, y uno que otro colado al jolgorio, pues de sus “compañeros de partido”, fue escasa la presencia.

Las fotografías y “selfies” no se hicieron esperar; los regalos de diversos costos, algunos rebasando lo permitido por la ley, fueron bien recibidos; la convivencia fue de lo más grata y amena; todo ello, lógicamente sin costo para los asistentes.

Algunos dicen que el joven funcionario federal “enseño musculo”, sin estar en tiempos electorales o de campañas partidistas; otros, su incongruencia con el discurso político y moral de su representado, es decir, del Presidente López Obrador.

Los medios de comunicación electrónicos, impresos y digitales no han dejado que el tema pase desapercibido, ha corrido tinta y comentarios, desgraciadamente, nada favorables a la figura del señor Morales Mendoza; incluyendo algunos que vaticinan su pronta salida del cargo que ostenta, a pesar de su estrecha amistad con el hijo menor del titular del ejecutivo federal.

Comentan que la actual es una nueva forma de hacer política; que AMLO es un presidente incluyente (ojala eso opinen las madres de las estancias infantiles, los ex trabajadores del SAT, y algunos otros), que el consenso de la administración federal no es el disenso de los ciudadanos mexicanos, aunque las redes sociales, algunos medios de comunicación no oficialistas ni identificados con el Peje, difieran de la opinión de los “Chairos”, los “Amlovers” o como se les quiera llamar, con base a la actitud rijosa que muestra casi a diario en sus conferencias mañaneras el Sr López Obrador.

¿Acaso será una nueva forma de hacer política o solo que ahora se es más pública y notoria? ¿Esta será la manera que refleja la austeridad republicana y la lealtad de la militancia de los institutos políticos? No lo sabemos.

Esperemos que la esperanza de esos 30 millones de mexicanos que votaron por los candidatos a cargos de elección popular de la coalición “Juntos Haremos Historia” (MORENA, PT y PES) en verdad sea recompensada y dé los frutos que todos estos ciudadanos mexicanos esperan.

Las dirigencias estatales y municipales de los partidos existentes, incluyendo a los integrantes de la Coalición mencionada, han hecho mutis, bueno, tanto que hasta el propio dirigente estatal de MORENA, Sergio Serrano (tampoco asistente al evento) ha permanecido en silencio.

En lo personal, aun no me convence la propuesta de autoridad republicana y ni la de pobreza franciscana del Señor López Obrador, ni los desplantes, acciones y dichos de los legisladores federales, locales y ahora los funcionarios de esta administración federal.

¿No lo cree usted?…  Tiempo al tiempo.

Comentario 1.- Aunque parezcamos disco rayados, por siempre comentar el mismo tema en estos espacios, la verdad que el problema de la inseguridad, la procuración de justicia y la impartición de justicia penal en la entidad, da mucho de qué hablar y mucho que extrañar. Las ejecuciones, los homicidios dolosos, los robos a casa habitación y a negocios, con sus consecuentes linchamientos; el robo de auto; los robos a los automóviles, los asaltos a transeúntes, a cuentahabientes, a empresas, y los feminicidios, apresar de la llamada “Alerta de Genero”, se han convertido en el pan nuestro de todos los días. Estos hechos no son exclusivos de la zona metropolitana, en la huasteca sur, en la huasteca norte, en la zona media y en la región altiplano, también se “cuecen habas”. Claro, las declaraciones mediáticas lelas del Secretario General de Gobierno, del Secretario de Seguridad Publica y su lacayo, el Director de Seguridad Pública del Estado, quienes solo están a las “caiditas” de los dineros; los boletines de la Fiscalía General del Estado y las declaraciones del vocero del gabinete de seguridad, son puras mentiras, observaciones lelas, apartadas de una realidad cotidiana, de la percepción social cada vez mayor de que la delincuencia organizada y común, les han ganado la batalla. ¿Hasta cuándo Sr Gobernador, Doctor en Derecho, tomara decisiones y acciones para que la tranquilidad y la paz vuelvan a San Luis Potosí?

Comentario 2.- Lamentable que aun este sin resolver el homicidio de la joven estudiante de la Universidad Politécnica de San Luis Potosí, Paola Guerrero Meléndez, de 20 años de edad, quien desapareció el domingo 10 de marzo y su cuerpo fue encontrado, decapitado y desmembrado hasta el domingo siguiente, 17 de marzo. Si esta joven mujer estudiante, que vivía en el barrio de San Sebastián, hubiese sido alumna de algunas de las instituciones de educación superior establecidas al poniente de la ciudad capital, o su domicilio fuese en alguno de los fraccionamientos y “cotos” de la zona VIP del municipio, tal vez ya se hubiese resuelto este FEMINICIDIO. Pero como no hay interés político, económico ni social en el caso, se ha dejado, como los llamados “crímenes de la delincuencia organizada” en el olvido y el carpetazo. Lamentable que San Luis Potosí, sea noticia nacional por bustos “chuscos” de Benito Juárez o de AMLO, o por la fiesta faraónica del representante del ejecutivo federal en la entidad, y no por la resolución de este tipo de delitos que lastima y lacera, no solo a la sociedad potosina en general, sino a los jóvenes estudiantes de todos los niveles educativos. ¿HASTA CUANDO?

GABRIEL GAYOSSO BERMAN / San Luis Potosí, S.L.P. /11 abril 2019.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.