AMLO incongruente

La congruencia es coherencia. Se trata de una característica que se compone a partir de un vínculo entre dos o más cosas, actividades o, acciones que realiza el ser humano en las diferentes tareas en torno de su persona, pero igualmente en el medio social que se desarrolla, con la posibilidad de hacerlo positivamente.

El vínculo que se establece entre el pensar, decir y hacer, correspondería a la conducta de los seres humanos. La única libertad absoluta de la que gozamos, es realmente la que radica en nuestro pensamiento y está alimentado por las experiencias, bagaje cultural, filias y fobias, pero que la mayor parte del tiempo permanecen en el secreto de nuestro intelecto.

Cuando convertimos los pensamientos en palabras, siempre se matizan dependiendo de con quien hablamos, adecuándonos a las circunstancias que se viven. Pero un tamiz o, filtro más se presenta cuando las palabras las convertimos en acciones, pues habría que adecuarlas, cuidando nuestras formas, para no lastimar el entorno social, de convivencia y, preservar la  paz o podríamos con intención, provocar la fricción del algunos sectores sociales.

Desde luego, la claridad de las acciones desprendidas de la congruencia, facilitan el trabajo que se hace desde la condición humanas, para no fomentar la desconfianza, pues ella misma, ha terminado con temas trascendentes que, podrían haber sido de beneficio para las personas en su desarrollo social y económico, buscando las buenas prácticas desprendidas de lo que pensamos, decimos y hacemos.

Se cumplen ya 100 días del nuevo Gobierno Federal que encabeza el Presidente Andrés Manuel López Obrador ,y se va construyendo en la pretendida Cuarta Transformación, para refundar las formas de hacer política y querer servir al pueblo. Han sido claros y obscuros los momentos de esto días, mismo que nos van dando una perspectiva de lo que será nuestra vida política y social en este sexenio.

Entre metáforas, lenguaje coloquial y ejemplos desprendidos de la experiencia del Presidente de México han transcurrido los primeros meses del Gobierno Federal. Con apoyo y consenso inédito en nuestro país, para instalar lo nuevo y demoler lo viejo, pareciera que se lleva mucha prisa, lo cual ha hecho incomodar a varios sectores de la población, pues damos cuenta de numerosas ocasiones que el Mandatario, ha tenido que recomponer dislates de sus seguidores, que han querido quedar bien con El, pero, a costa de lastimar la textura de la sociedad y, con ello, a las personas que más necesitan, como estoy seguro, no es el  interés del Gobierno Federal.

Primero los pobres, ha dicho el Mandatario, lo cual es muy importantes mejorar el nivel de bienestar de de lo mexicanos que sufren condiciones deplorables de vida, pero esto no quiere decir que se siga seccionando o confrontando a la población con epítetos de ínfima calidad en el imaginario de las personas para confrontar a la sociedad que disfrutan de un patrimonio desprendido de su trabajo y que abonan al gasto de nuestros gobiernos que, de paso sin ello, no podríamos tener y mantener a nuestro México.

La incertidumbre va creciendo cuando el marco legal no es una garantía y la corrupción no disminuye, tampoco la impunidad y la violencia. Las resistencias naturales al cambio se van dando y venciendo casi todas ellas pero, se crece la polarización de la sociedad y eso no le sirve a nadie.

La congruencia se ausenta cuando se evidencian los reclamos y aunque la popularidad del Presidente es aún alta, se va dando el desgaste del ejercicio del poder.

La suspensión del NAICM, el problema de Matamoros, los bloqueos de la vías en Michoacán, las estancias infantiles, los refugios de mujeres que sufren violencia, la desaceleración de la economía, la pérdida de empleos, las calificaciones financieras en negativo son elementos que marcan este sexenio.

Sin embargo, poder hablar, hasta ahora, con el Presidente, es algo que las personas agradecen. Mostrar su humildad y cercanía con el pueblo, se lo agradecen también, hacer política de frente a la información de lunes a viernes, dando la nota, marca la agenda del día, recomponer los señalamientos sin decirlo, habla de poder reflexionar en los diferentes temas y, hacerlo en el interés de México, seguro traerá beneficios a la población.

Claro obscuros de nuestra vida en México, parece ser la historia de quienes queriendo vivir en paz y así mismo progresar. Nuestros problemas no pueden ser resueltos solo por una persona, todos tenemos corresponsabilidad.

JAIME CHALITA / Espacio de reflexión / San Luis Potosí, S.L.P. / Marzo 10 de 2019.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.