El género en la política

¿Instituciones a las mujeres o mujeres  a las instituciones?

“La ciencia y la teoría política han sido, tradicionalmente, ciegas  al género. Ello quiere decir que no han tomado  en cuenta las desigualdades entre hombres y mujeres, tampoco han valorado las distintas experiencias y necesidades de unas y otros. Eso hace que la disciplina sea sesgada, incompleta y en último término incorrecta. Sin embargo en el ámbito de las ciencias políticas y sociales, desde los años 80 la academia inició una tarea de la revisión de sus teorías, metodologías y estudios empíricos, para identificar y corregir sesgos de género y ser inclusivas del conjunto de la sociedad que querían analizar”. Con estas palabras la Doctora María de la Fuente, Profesora asociada de Ciencia Política en la Universidad de Girona, Doctora en Ciencia Política por la Universidad Autónoma de Barcelona, ha comenzado un interesante ensayo sobre política de género o política feminista que justo así se denomina y forma parte del Curso de Ciencia Política” que es una obra muy interesante que compila a varios autores en diferentes temas de la Ciencia Política  que ya ven a la equidad al género, al feminismo, como una parte importante de esta ciencia política.

Lo anterior viene a cuento porque la estabilidad de cualquier Estado depende de la credibilidad y fuerza en sus instituciones, entendidas para este efecto en el más amplio concepto, como las figuras jurídicas y organizativas creadas para las relaciones entre poderes y ciudadanos, así como los propios institutos y organismos públicos y privados que le son propios a una sociedad para entenderse, desarrollarse y trascender. ¿Por qué tenemos que asociar a las mujeres con las Instituciones? Porque hablar de Ciencia Política y hablar de las Instituciones en una Democracia, exige respeto inclusión, igualdad y equidad de géneros. Si no las asociamos y las incluimos, las Instituciones serán incompletas, van a ser instituciones discapacitadas para tratar con igualdad a la sociedad. En estos tiempos se habla de equidad de género, de igualdad y empoderamiento de la mujer,  sin embargo realmente hemos hecho pocas concreciones,  pocos logros y avances en los hechos reales. Habrá que reconocer la inclusión que ya tenemos en las Cámaras por vía de modificaciones a la Ley Electoral y por vía de políticas de género que están apoyando a las mujeres, como los refugios que están ahora siendo analizados cuando la nueva Administración hizo también que se hablara de cancelarles como si fuera algo tan simple; los refugios de mujeres e hijos son algo reciente pero indispensable porque muchas viven constantemente en el peligro cuando el problemas está en la propia casa, con el mismo marido y padre. Refundidos en lo más oscuro de nuestras conciencias, como cercano desahogo de la patología de la violencia machista.

María de la Fuente ha elaborado  importantes gráficos sobre las atribuciones de lo femenino y lo masculino en el Sistema sexo-género que tenemos en el mundo, la Doctora habla de la esfera propia, que en lo femenino vendría a ser únicamente el hogar y el ámbito doméstico y la esfera propia en lo masculino, que  se refiere a la economía monetaria y política; Cuando habla de los roles y estereotipos, señala que en lo femenino encontraremos a la ternura, la emocionalidad, la debilidad, el altruismo y no la iniciativa sexual; y en lo masculino, a la fortaleza, la racionalidad de liderazgo, la defensa de los propios intereses y/o de la unidad familiar que encabeza y además la iniciativa sexual prácticamente como monopolio escriturado de forma sacramental. También sobre el reconocimiento social y económico, que en lo femenino es poco o nulo con respecto de las tareas y trabajos de la esfera propia y de las características asociadas considerándolas características poco valiosas y trabajos que valen poco o nada.  Entonces la mujer no tiene reconocimiento ni forma parte de muchas tareas institucionales tanto públicas como privadas. Hay un cambio en lo público pues los poderes de gobierno se han presionado por la ola internacional de Derechos Humanos, pero ¿Qué sucede en lo privado, esperaremos que las organizaciones, asociaciones civiles y Sociedades Profesionales o Mercantiles alcancen por ósmosis una transformación menos que gradual? He propuesto para el Plan Nacional de Desarrollo que éste contenga políticas públicas de promoción cultural en este sentido y que promueva las reformas legislativas que el Código Civil y otras normas requieren para conceder los Permisos de Relaciones Exteriores que acreditan la constitución y legalidad de esas personas morales, exigiendo equidad de género en sus miembros y directivos. La mujer fortalece las instituciones, Las Instituciones Fortalecen a la Mujer.

PEDRO OLVERA / Retruécanos / San Luis Potosí, S.L.P. / Marzo 10 de 2019.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.