Lima y la doctrina Estrada

El 20 de mayo de 2018 se llevaron a cabo elecciones presidenciales en Venezuela y con ello el triunfo para un segundo periodo presidencial de Nicolás Maduro, lo que no fue bien visto por parte de la comunidad internacional que acusaron que fueron unas elecciones antidemocráticas, carentes de oposición y sin observadores internacionales.

Este 10 de enero es la toma del presidente Maduro, por lo que 13 países que conforman el Grupo Lima se reunión en esa capital de Perú para demandar a Maduro que “no asuma la Presidencia, que respete las atribuciones de la Asamblea Nacional y que le transfiera –en forma provisional– el Poder Ejecutivo, hasta que se realicen nuevas elecciones presidenciales democráticas”.

México que pertenece junto a Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía al Grupo Lima, firmó una declaración para desconocer el proceso electoral que le aseguraba a Maduro un mandato más al frente de Venezuela.

A un mes de la llegada de Andrés Manuel López Obrador, aplica lo que comentaba durante su campaña, rescatar la Doctrina Estrada ante acontecimientos internaciones, sobre todo de reconocer gobiernos, ya que esta doctrina establece “la no intervención y la libre autodeterminación de los pueblos” y no manifestarse por el reconocimiento de algún gobierno.

Con esta acción AMLO se empieza a desmarcar de la política exterior que se había manejado en las últimas tres administraciones, ya que fue Jorge Castañeda en el sexenio de Fox quien criticó fuertemente el actuar del gobierno cubano, lo que contradecía esta doctrina adoptada por México de no intervenir en las decisiones de gobiernos extranjeros.

Sobre la crisis en Venezuela es tema que los venezolanos tienen que resolver, porque como manifestó AMLO ante este cuestionamiento “Nosotros no nos inmiscuimos en asuntos internos de otros países porque no queremos que otros gobiernos, otros países, se entrometan en los asuntos que solo corresponden a los mexicanos”.

El subsecretario para América Latina de la Cancillería mexicana, Maximiliano Reyes Zúñiga comentó: “México decidió mantenerse como miembro del Grupo de Lima, pero explicó que no puede unirse a la declaración en aplicación del principio de no intervención”.

México al ser el único de los 14 países integrantes que no firma la declaración comienza con una nueva etapa en las Relaciones Exteriores en América Latina, ya que los otros países tienen en coincidencia que son emanados de partidos de derecha y con estrechos lazos con los Estados Unidos. Y con ello poder ser un contrapeso en la región a los intereses de estos países por desconocer gobiernos extranjeros.

La conformación geopolítica de América Latina en especial de Sudamérica representa un reto para las relaciones internacionales basadas en principios de autodeterminación de las naciones en la era global que se enfrenta con las soberanías populares y los estados nación.

RENÉ SÁNCHEZ JUÁREZ / Práxis Política / Puebla, Pue. / Enero 10 de 2019.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.