Minuto a Minuto

Universitarios: ¡Ojo con sus exámenes a título!  Muchas veces ni siquiera existen

Si eres estudiante, tal vez te sientas identificado con el término “exámenes a título” o “título de suficiencia”, estos exámenes son presentados por aquellos estudiantes que obtuvieron de promedio académico una puntuación NO mayor a 4.9; entre muchas causas de este bajo desempeño está el hecho de ser poco hábiles en la asignatura, tener diversas ocupaciones además de la Universidad, o simplemente resignarse a llevar a cabo el plan de la materia por decisión propia. Por otro lado, los alumnos que obtienen de 5.0 a 5.9 deben presentar un examen llamado “extraordinario” y solo aquellos que tienen un promedio superior o igual a 6.0 pasan en calidad de estudiantes regulares la asignatura.

La diferencia entre el examen a “título de suficiencia” y el “extraordinario” es que mientras el extraordinario es gratuito, el título tiene hasta este último ciclo escolar un costo de $295 pesos según datos de la Universidad Estatal, aquí en SLP., este precio te da derecho a presentarlo en una fecha y horario específico; el monto que maneja la Universidad Estatal comparado con aquellos que Instituciones de Educación Superior ya sean públicas o  privadas tienen para exámenes similares es notablemente bajo, aun así no es motivo para que se presenten cada semestre anomalías o exámenes fantasma que fueron pagados y nunca se requirió presentarlos.

Los profesores están obligados a dar fe de quienes aprobaron o reprobaron la asignatura que imparten antes de una fecha en específico pues depende de cada Facultad, esto con el fin de permitirle a los alumnos realizar el pago de sus exámenes a título o pagar un curso intensivo de vacaciones recusando ya la asignatura o adelantando su siguiente nivel en caso de que sea seriada. Sin embargo, existen muchos casos de profesores que por diferentes razones no hacen un buen cálculo del promedio de algún alumno en específico y le indican que se encuentra en condición de reprobado en la materia y se hace acreedor de realizar un examen de título, el alumno en cuestión verifica en su Kardex digital (calificaciones en línea) y se percata que es cierto y debe pagar dicho examen, una vez ya pagado algunos estudiantes no vuelven a abrir su Kardex incluso hasta después de haber presentado su título, pero aquellos que lo hacen pueden llevarse la sorpresa de que en realidad pudieron hacer el examen extraordinario pues su promedio era de 5.0 a 5.9 o peor aún que ni siquiera están reprobados, por lo tanto el pago por el título nunca debió haber sido realizado.

Hace poco tiempo, la Universidad Estatal fijó una política de NO devolución a pagos de cuotas de exámenes, cursos intersemestrales, cursos de verano e invierno, entre otros; esto derivado (no oficialmente) a una maniobra de austeridad que desde el 2016 la máxima casa de estudios implementó, la cual incluía entre muchos lineamientos uno muy polémico dónde se les impedía a los alumnos, administrativos y todo el plantel docente  consumir más de una vez agua del garrafón o llenar algún envase que sobrepasara los 500ml; esto debido a que había que ahorrar en el vital líquido.

Al contrario de la prohibición anterior (la del agua), la regla que quitaba el derecho de exigir devolución a un pago bajo algún concepto, aunque este ya no existiera, aún está vigente y cada semestre es el martirio de decenas de alumnos que sufren de estas extrañas “anomalías” Yo en lo personal fui víctima de este problema hace ya un año, pero dado que nos encontramos nuevamente en la época de final de semestre entre mis conocidos, condiscípulos y compañeros de clase se escuchan otra vez las quejas derivadas de esto.

Existen fuentes de información ajenas a la política de transparencia de la Universidad que sostienen el hecho de que por cada alumno que pague un examen de título, un porcentaje del monto va destinado a comisión del docente; sin embargo, eso ya lo hago en forma de comentario puesto que según la Universidad no es del todo cierto. Lo alarmante aquí es que aún con un sistema informático y tecnológico de datos y cifras donde las calificaciones, las tareas, la asistencia y los justificantes están basados en plataformas cuyas licencias de uso no son para nada baratas, sucedan este tipo de percances que lo único que ocasionan es golpear la economía de alumnos de todo tipo.

Sígueme en mi Twitter

ulibarri_javier.

Hasta la próxima.

FRANCISCO ULIBARRI / En Curva / Diciembre 14 de 2018.