Minuto a Minuto

La evolución de la democracia en México

Por increíble que sea, la evolución de la democracia y la estabilidad económica, han sido posible por la creación de organismos que han querido ser autónomos y, desde la sociedad. Queriendo estar en el lado de la ciudadanía, se han creado estas instituciones.

Pareciera que Montesquieu, con su separación de poderes, ha llegado a su final, o, cuando menos, pasó la moda que había implementado en forma magistral, refiriéndose a los equilibrios en la separación de las tareas, en referencia a la rectoría de un Estado, evitando se produzca el poder absoluto en una sola persona. Los poderes legislativo y ejecutivo y, quizás, en vías, de hacerlo, el legislativo, se han concentrado en una sola persona.

Qué pena da escuchar a los legisladores del senado y del Congreso de la Unión, continuamente hacer referencia a los deseo del Presidente de la república mexicana, Andrés Manuel López Obrador. Se borran las fronteras del el precario equilibrio que se había creado en la sangre de muchos mexicanos y, parece que habríamos de recorrer caminos ya superados.

Desde luego que aparece el fantasma de la perpetuidad de las personas en el poder, aún cuando ha fijado su postura el Presidente de México, en cuanto a la negativa del autoritarismo y la reelección.

Espero estar equivocado pero, en la formación política de muchos, del Partido Morena, están presente sus orígenes y, desde luego son referencia a la época del unipartidismo, populista y demagógico, autoritario y, represor, como ahora podría ser. Aquello de “si el Pueblo me lo pide” está más vivo que nunca. Hago referencia al engaño de la consulta que se hizo en torno al Nuevo Aeropuerto Internacional de México: menos de un millón de personas participaron y, con ello se dijo que el Pueblo había solicitado suspender tal mega obra. Qué pena, nos siguen queriendo engañar.

El mundo exterior y el interior es diferente en cada persona y, cambiante en la misma. Cada quien tiene su modo de interpretar, su particular realidad. La verdadera libertad de interpretación está en el pensamiento que, luego se puede traducir en palabras y, estas estarán mediadas por la realidad y, la conveniencia de cada quien, pero, cuando se trata de aterrizar los pensamientos en palabras y, estas en acciones que repercuten en al sociedad, son matizadas.

Los intereses, las prioridades, las necesidades, de las personas son tan diferentes como el número de habitantes. No pode haber una visión unipersonal, de un país cualquiera, los enfrentamientos no tardarían en aparecer y, con ello la violencia, como si se tratara de abonar a la que ya tenemos.

La corrupción, la impunidad y la violencia, forman parte de nuestras inquietudes y deseos de desaparecer estas calamidades; para hacerlo, no será posible, actuando unilateralmente o, en la creencia de poseer la verdad absoluta, igualmente pensando tener la receta para todo mal. Así fallaremos una vez más.

El llamado de la reconciliación y reencuentro de muchos ciudadanos y, en espacial del Presidente de México, ha sido continuo pero, por el camino donde se transita, no es, ni será, el apropiado.

México es un país, multicultural, con realidades locales o, regionales. El absolutismo, autoritarismo, la tiranía, la oligarquía, son tentadoras en el poder absoluto. Cuidado, nuestra patria ya no aguanta.

Mientras tanto, seguiremos viviendo entre linchamientos por la ausencia de justicia y, el dolor que causan los feminicidios.

@jaimechalita

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.