Minuto a Minuto

Candil de la calle, obscuridad de la casa

“Un vaso medio vacío de vino es también uno medio lleno, pero una mentiras a medias, de ningún modo es una media verdad”. Jean Cocteau. Poeta, novelista, dramaturgo, pintor, ocultista, diseñador, crítico y cineasta francés. 1889 - 1963

“Un vaso medio vacío de vino es también uno medio lleno, pero una mentiras a medias, de ningún modo es una media verdad”.  Jean Cocteau. Poeta, novelista, dramaturgo, pintor, ocultista, diseñador, crítico y cineasta francés. 1889 – 1963.

El pasado 12 de octubre de 2018 salió de Honduras una caravana de migrantes con destino a los Estados Unidos de Norteamérica. A un mes de llegar a territorio mexicano, aún se encuentran en él.

Días después, le siguen una segunda caravana y hasta una tercera. Se escuchan rumores de formación de una cuarta caravana en El Salvador. Al parecer, todas tienen la intención de llegar a la frontera norte de México, sur de los Estados Unidos y presentan como causas, la violencia en sus países, la inseguridad, la falta de empleo y la “pobreza extrema” en la que viven.

Pero conozcamos un poco mas de la terminología que debemos utilizar en esta aportación: migrante, es aquel que se desplaza de su país de origen a otro distinto, es el que va de traslado. Inmigrante, es aquel que llega a un destino, que sale de su país para llegar al nuestro. Emigrante, es aquel que llega, que se queda, que se aposenta temporal o definitivamente, legal o ilegalmente

Se puede ser migrante legal, es decir, ingresar a un país cumpliendo con los requisitos que marca la legislación de la materia, y obtener el permiso correspondiente para la permanencia temporal o definitiva, incluso adquirir la nacionalidad; o se puede ser migrante ilegal, que es cuando se ingresa de manera subrepticia, oculta, sin cumplir con los requerimientos legales para su internamiento para trasladarse a otro punto, como en el caso de los integrantes de las mencionadas caravanas, que cruzan nuestro país con la intención de ingresar a los Estado Unidos.

Ahora bien, muchos de los migrantes que ingresaron en las caravanas en cuestión, lo pretendieron hacer de manera ilegal, sin documentos requeridos y mediante la fuerza, la violencia física y la presión política.

Si bien, las autoridades mexicanas, particularmente el Instituto Nacional de Migración a cargo de su Comisionado, Gerardo Elías García Benavente, quien fungió como delegado estatal del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN) en San Luis Potosí en el año 2004, buscaron darles acreditación para que su estancia y paso por el territorio nacional fuese de manera ordenada y legal, muchos de los centroamericanos pretendieron no dejar registro fidedigno de su identidad con las instituciones mexicanas.

La intención de ingresar por la fuerza, agrediendo instalaciones, agentes migratorios y policías, exigiendo prebendas de los gobiernos federales y estatales, no se realizó por los conductos legales administrativos establecidos, violentando el Estado de Derecho, las instituciones y el marco jurídico.

Se les ha brindado la ayuda humanitaria para que continúen su marcha; se les ha proporcionado alojamiento digno, comida, agua, asistencia médica y apoyo logístico, pero también ha quedado registro de sus exigencias, su maltrato, robo, aprovechamiento, abuso, el desperdicio de alimentos y apoyos, así como su actitud agresiva e irrespetuosa, documentada por todos los medios de comunicación y por los propios afectados.

Cabe mencionar que nuestro país tiene una larga tradición de acoger a extranjeros que solicitan auxilio, asilo político o simplemente vienen a buscar trabajo y mejores oportunidades de vida.

Desde hace décadas, en la Segunda Guerra Mundial, el gobierno del General Lázaro Cárdenas del Río, acogió a emigrantes chinos y japoneses. León Trotsky, un político clave en la revolución bolchevique y segundo al mando del propio Lenin, recibió asilo político en México, hasta que fue asesinado por el español Jaime Ramón Mercader del Río Hernández, en su casa en Coyoacán.

Durante la dictadura de Francisco Franco en España, México fue el país de destino de muchos españoles, quienes destacaron en el comercio, la cultura, las letras y el espectáculo. Lo mismo sucedió y sigue sucediendo con los cubanos, que huyeron del régimen de Fidel Castro.

Posteriormente, cuando se estableció el gobierno militar de Augusto Pinochet en Chile, nuestro país fue el refugio de la familia del extinto presidente Salvador Allende. En fin, nuestra historia registra muchos casos de esta índole.

Aunque muy poco conocida y, desgraciadamente, no respetada y violentada en últimos tiempos, la Doctrina Estrada (es el nombre del ideal central de la Política Exterior de México desde 1930. Su nombre se deriva de Genaro Estrada, Secretario de Relaciones Exteriores durante la Presidencia de Pascual Ortiz Rubio), es la decisión del gobierno mexicano de intensificar la promoción y el respeto de los derechos humanos; la posibilidad de enviar tropas al extranjero para que participen en operaciones de paz de las Naciones Unidas; la participación de México como miembro no permanente del Consejo de Seguridad, el respeto y no intervención en la política interna de otras naciones; ha sido por mucho tiempo, el pilar de la política exterior y el respeto al reconocimiento de los Derechos Humanos.

Pero, todo tiene un límite. Todo extranjero que desee estar en nuestro país, debe de respetar las leyes mexicanas; debe de comportarse con el debido respeto a las instituciones y a nuestros connacionales que les brindan ayuda y solidaridad; debe acatar las leyes del país y no invadir nuestro territorio.

Quien busca un modo honesto de vivir, de manera legal, en plena libertad, gozando de los derechos y garantías que nuestra Constitución establece, es bienvenido.

No es posible que, los propios agentes de la Policía Federal Preventiva (PFP), que hace unos meses, detenían a todo aquel transportista que se atreviera a trasladar a migrantes ilegales y eran procesados por el delito de tráfico de personas; ahora, con ayuda de personal de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, detengan a los transportistas, en las carreteras de cuota, para que, con o sin carga, trasladen a los migrantes de esta caravana entre un punto y otro de su camino. Existen pruebas fehacientes de ello que circulan en las redes sociales.

Que gobiernos estatales destinen recursos públicos para el traslado, alimentación, hospedaje, ayuda médica y vituallas, mientras sus gobernados sufren de las inclemencias del tiempo o de los efectos devastadores de los fenómenos climatológicos.

Que el presidente saliente Enrique Peña Nieto ofrezca apoyo y hasta trabajo al migrante ilegal que decida quedarse en el territorio nacional; y que el presidente electo y aun no en funciones, declare que ofrecerá lo mismo para aquellos que decidan quedarse en México.

¿Dónde queda el estado de Derecho? ¿Dónde queda el respeto a nuestra legislación? ¿Dónde están los legisladores federales y locales que se desgarran las vestiduras defendiendo nuestra soberanía? ¿Dónde están esos “luchadores sociales” que pugnan por nuestros compatriotas que pretenden cruzar la frontera norte en busca de mejores oportunidades de vida? ¿Por qué se solapan robos, saqueos, abusos, invasiones a la propiedad privada, a la privacidad personal y a la soberanía nacional? ¿Dónde los partidos políticos “revolucionarios”, “nacionalistas” “mexicanos”? ¿Acaso somos “candil de la calle y obscuridad de la casa”?

Defendemos con vehemencia cuando a la selección nacional de futbol le marcan indebidamente un penalti; cuando le roban la pelea a Saúl “El Canelo Álvarez”; cuando interpretan torpemente el himno nacional; cuando nos dicen que somos un país de narcotraficantes y corruptos; pero no somos capaces de exigir respeto, solidaridad y un poco de educación.

Porque no se piensa que el gobierno de Donald Trump no va a dejar entrar a los migrantes, que se van a quedar en las ciudades fronterizas, si se les iba a dar apoyo logístico para su traslado, ¿porque no llevarlos a la frontera mas cercana ¿Dónde están las relaciones diplomáticas con los representantes de los sus países de origen?

Se dice que estas caravanas tiene un doble fondo político. Primero, que son financiadas por los miembros del Partido Republicano de los Estados Unidos, previo a las elecciones intermedias, para subir la popularidad de sus candidatos ante la desastrosa administración de compañero Donald Trump y así no sufrir la perdida de la mayoría en la cámara baja de ese país.

También de rumora que es una prueba para el próximo gobierno mexicano encabezado por Andrés Manuel López Obrador para ver sus reacciones, o de apoyo a la política exterior de Trump o su desacuerdo con ella, y así marcar el derrotero de las relaciones bilaterales futuras entre ambos gobiernos.

Sea cual sea la realidad, nosotros, los mexicanos de a pie, sufrimos los estragos; nuestra economía se debilita y la incertidumbre se hace presente.

No es cosa sencilla ni fácil. Pero no se eligieron autoridades solo para que cobren y hagan como que hacen; necesitamos y exigimos acciones claras, concretas, de frente al pueblo y en beneficio de todos y cada uno de los mexicanos. Tiempo al tiempo.

Comentario 1.- En la aplicación de las penas hacia conductas ilícitas, los delitos de competencia federal, comparados con los delitos del fuero común, son de mayor penalidad. Cuando un delito es cometido por un servidor público (funcionario o empleado), la penalidad aumenta. Existen delitos de acción, pero también de omisión. Y nadie debe estar por encima de la Ley. Bueno esos dicen nuestra legislación y nuestros representantes populares federales, estatales y municipales. Hasta conductas de índole político electoral son sancionadas con severidad cuando en estas se utilizan recursos públicos, al menos en teoría, porque la experiencia nos dice que en la práctica se aplica el dicho de “Tapaos los unos con los otros”. Así que la disposición de apoyos federales para realizar proselitismo político, partidista o particular, debe ser una conducta sancionada severamente. El legislador federal José Ricardo Gallardo Cardona, coordinador de la bancada perredista en la Cámara de Diputados; aun se encuentra con una orden de vinculación a proceso por disponer de recursos federales para fines personales, cuando fungió como presidente municipal de Soledad de Graciano Sánchez. La pregunta: ¿el mismo trato se le dará al regidor del municipio de Ciudad Valles, por disponer de recursos del Fideicomiso Fondo de Desastres Naturales (Fonden) del Sistema Nacional de Protección Civil de la Secretaria de Gobernación?

Comentario 2.- ¿Hasta cuándo el inquilino mayor del palacio de gobierno tomará conciencia y abrirá los ojos para sustituir a los titulares de las dependencias del gabinete de seguridad? ¿Acaso se necesitan más muertos, secuestros, feminicidios, homicidios, robos a casa habitación, robo a cuentahabientes, robos a comercios, robo de vehículos, robo a transeúntes? ¿Acaso requiere más recomendaciones de las Comisiones de Derechos Humanos? ¿Se necesitan más comparecencias a modo para lucir números y estadísticas, que ni propios ni extraños se las creen? ¿Qué se requiere para que estos personajes hagan su trabajo, y lo hagan bien, que para eso se les paga y muy bien? ¿Acaso es necesario que la población se haga justicia por su propia mano? ¿O será necesario que los inversionistas nacionales y extranjeros retiren sus inversiones para tomar medidas extremas? Dígame Señor Gobernador ¿Quién manda en nuestro Estado?

GABRIEL GAYOSSO BERMAN / La Cicuta / San Luis Potosí, S.L.P. / Noviembre 15 de 2018.